Barbara Marciniak: La Tierra, una Biblioteca Viviente

Contactada pleyadiana desde 1988, por el cual supo y retransmitió en libros, un mensaje que rompía con lo clásico contactista en el mercado editorial: la humanidad es un experimento de “dioses creadores” que, alterando el ADN humano, bloquearon mentalmente a los seres, desconectándolos entre sí y del cosmos, degradándolos espiritualmente; todo esto con fines de “alimentación energética” por parte de estos dioses (alienígenas) “reptoides”, que se nutren de los miedos, odios y dolores humanos.

Extracto del libro “Mensajeros del Alba” de Barbara Marciniak.

Algunas declaraciones sobre la Boblioteca Viviente:

Como miembros de la Familia de la Luz, vosotros sabéis quiénes sois. Son los humanos los que no saben quiénes son. Sin embargo, como vosotros estáis disfrazados de humanos, a veces también os engañáis pensando que no sabéis quiénes sois. Sabéis, desde la porción eterna de vuestro ser, que sois miembros de la Familia de Luz. Llamamos a la Tierra la Biblioteca Viviente porque todos tenéis una imagen de lo que es una biblioteca: es un lugar donde la información está almacenada y disponible. Utilizamos esta analogía porque queremos evocar la imagen de que, dondequiera que vayáis, estáis en una biblioteca. Simplemente, aún no habéis descubierto cómo interpretar la información o cómo encontrarla en la biblioteca.

Una vez se hallan formulado las doce hélices que os conectan con los doce centros de información, la biblioteca quedará activada. Los humanos fueron diseñados para ser la clave de acceso a esta información de la Biblioteca Viviente.

La tarea de los Guardianes del Tiempo era diseñar un proyecto mediante el cual la consciencia pudiera evolucionar, tener información y ser utilizada para acceder a la información. Originalmente, el papel de guías de la biblioteca de los ocupantes humanos era un honor. Sin el ocupante humano uno no podía acceder a la biblioteca y, cuanto más sintonizado estuviera el ocupante humano, podía uno acceder a más en la biblioteca.

El ocupante humano se enorgullecía de estar lo suficientemente relajado y lo suficientemente conectado como para hallar la información en todas las cosas.

Si los humanos eran tarjetas de biblioteca, entonces unos eran mejores tarjetas de biblioteca que otros. Había un entrenamiento para ser tarjeta de biblioteca y, cuando llegaban seres que querían información sobre el planeta, se fundían con el ocupante humano que estaba codificado para responder a ciertos códigos. Si alguien tenía un código bajo, entonces sólo podía ver una parte de algo; cada uno llegaba con la intención de acceder a una información específica.

No se retenía información porque fuera secreta, sino porque dicha información no era electromagnéticamente apropiada para la estructura biológica del que la solicitaba. La información debe ser capaz de penetrar el sistema de creencias de un individuo; de otra forma, el individuo podría estallar si fuera sobrepasado por una energía que no estuviera fuertemente templada con amor. El hecho de estar fuertemente templada con amor impide que el individuo estalle y lo mantiene concentrado en la recepción de un concepto más amplio.

La frecuencia del amor

La frecuencia de la luz no es capaz de transportar grandes conceptos porque no está conectada con la emoción. La frecuencia del amor sí está conectada con la emoción.

Es así como los conceptos llegan a este planeta: viajan en la frecuencia del amor.

Cuando un individuo está creando un concepto expandido de sí mismo, debe haber un amor que le dé un propósito. Sin amor, el individuo no siente que haya un propósito, y siempre debe sentirse conectado con el propósito para poder comprender lo vastas que son las cosas.

La Sexualidad como Puerta

Cuando eres sexual con alguien es como si abrieras una avenida hacia otras bibliotecas.

Tiene que ver con muchas, muchas cosas. Parte de lo que queremos que todos vosotros hagáis es que améis y honréis vuestros cuerpos, os améis a vosotros mismos y os aseguréis que vais a ser sexuales con alguien que os quiere de verdad. Eso no quiere decir que os tengáis que casar con esa persona. Pero tiene que haber amor para que sepas a quién te estás uniendo; de esta forma, los descubrimientos que hagas se mueven entre vosotros dos. Más que preveniros, lo que estamos haciendo es avisaros porque veréis que a aquellos que no son cuidadosos con su poder les sucederán cosas. En otras palabras, la sexualidad no es algo con lo que se pueda jugar. Es una manera de abrir muchas avenidas. Si uno no se acerca a ella con cuidado, puede atraer energías incluso sin tener pareja. Si uno utiliza la sexualidad para activar la información, podría invitar a las energías equivocadas.

Debido a que el segundo chakra emana el poder de la vida, es ahi donde se centran las entidades desencarnadas. Estas energías no físicas absorberán la energia que teméis poseer, pero, a su vez, nunca seréis totalmente libres para que esta energía suba por toda la columna vertebral y conecte los chakras más bajos con el resto de los centros. Para abrir completamente vuestro segundo chakra tenéis que honrar la habilidad de traer vida a este mundo y debéis aceptar la responsabilidad de vuestra actividad sexual. Vuestra identidad sexual os da el poder en la realidad física para construir puentes de amor y conciencia espiritual entre la realidad física y la no física.

De manera que tened cuidado con la frecuencia de la sexualidad porque hace aflorar a las emociones, y éstas son la llave de acceso a la información almacenada en la Biblioteca Viviente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Autores, Espiritualidad, Mensajes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Barbara Marciniak: La Tierra, una Biblioteca Viviente

  1. Pingback: La Salida del Laberinto | ETnoesmiamigo

  2. SamBell02 dijo:

    La Tierra fue creada hace billones de años con un propósito. Ella iba a ser un centro intergaláctico de intercambio de información, parte de un enorme sistema bibliotecario, donde se almacenarían los datos de muchísimas galaxias – una Biblioteca Viviente, para ser exactos.

    Los Dioses Creadores, aquellos que se creyeron la fuerza de la creación, se reunieron, juntaron sus conocimientos y comenzaron a crear formas de vida. Pidieron prestados ADN’s y material genético de muchos mundos diferentes. Este material lo almacenaron en el sistema bibliotecario de la Tierra el cual, a su vez, estaba conectado con un sistema de doce bibliotecas cósmicas.

    http://www.bibliotecapleyades.net/esp_codigos_geneticos.htm

    Me gusta

  3. Pingback: #V Usted ES el planeta Tierra | La Salida del Laberinto 2.0

Los comentarios están cerrados.