Inuit: Espiritualidad

El significado del nombre Inuit es, ‘pueblo de seres humanos’

Desde el punto de vista racial, constituyen un tipo antropológico autónomo con característica mongoloides, que se designan también con el nombre de protoamericanas.

Los esquimales creen en multitud de espíritus o fuerzas, que residen en las personas, los animales o lugares y los objetos inanimados. Se distinguían tres clases de fuerzas humanas: -El espíritu inmortal, -El aliento y el calor del cuerpo. -El alma

https://lanaveva.wordpress.com/2011/07/06/creencias-y-rituales-de-los-esquimales/

El sistema de creencias tradicional de los inuit se basa en la existencia de un mundo natural o visible y un mundo sobrenatural o invisible, centrados en los animales, la caza y las relaciones con la Tierra. De esta forma podríamos decir que el inuit plantea una peculiar forma de creencia «animista», según la cual el mundo es visto como el conteniendo de un gran número de entidades espirituales, algunas de las cuales son asociadas con seres materiales, como animales u objetos inanimados, mientras que otros no tienen forma visible material.

Los yupik creen en la existencia de dos mundos diferentes: el visible y el invisible. Ambos mundos ocupaban el mismo espacio físico, aunque los espíritus del segundo rara vez pueden ser contemplados por los habitantes del primero. Los espíritus bondadosos o «mishtapeuat» residen en el «Tshishtashkamuk» o el mundo espiritua similar al mundo de los inuit, ya que tiene lagos, montañas, y vegetación. Según las creencias tradicionales de los inuit, su pueblo habitó una vez ese mundo de los espíritus, pero fue inundado y ahora viven en el mundo que conocemos, que no es más que una isla conectada al mundo de los espíritus por un puente de tierra. La frontera entre los dos no suele ser muy permeable, aunque en los momentos de transición, con los nacimientos, muertes y la pubertad, se hace algo más transparente. En estas ocasiones, es esencial la armonía o «tunghat» que se alcanzaba con los rituales adecuados. Según la espiritualidad inuit, todos los objetos, animados o inanimados, tenían su espíritu, o «yuas», con forma humana. En el pasado todos los animales tenían la cualidad de transmutarse según su voluntad.

Con respecto a la estructura del Cosmos, para estos pueblos aborígenes del Ártico, el Universo se compone de muchas capas diferentes mantenidas en un frágil equilibrio. Las acciones imprudentes de la gente podían ofender a los espíritus y romper este equilibrio. El resultado podía ser la enfermedad, la falta de caza o las tormentas. Por lo tanto, una parte fundamental del entrenamiento consistía en aprender a tener un comportamiento correcto.

Por otro lado, debemos de tener presente que para los inuit, no sólo los seres humanos están dotados de conciencia, sino también todos los elementos de la naturaleza. Estos aborígenes viven en un mundo consciente y allí donde vayan están entre los espíritus de sus antepasados, así como los de animales, plantas, colinas, vientos, lagos y ríos. De este modo, su sentido de lo sagrado se centra en una naturaleza práctica, no en la idealización de deidades y la racionalización teológica. El pragmatismo es la base de sus planteamientos sagrados. Teniendo en cuenta esta concepción, podemos entender que para los inuit una de las preocupaciones principales es el mantenimiento de la armonía en su propio ambiente y en esto nos recuerda la espiritualidad planteada por los aborígenes australianos.

Respeto hacia una orientación armoniosa ecológica. El respeto es, por lo tanto, un elemento clave para la espiritualidad inuit; es un pilar para el mantenimiento de buenas relaciones con el mundo de los espíritus, y con los elementos naturales (los animales, el agua), así como con los elementos físicos.

El pragmatismo es la base de sus planteamientos sagrados.

Matar sin causan alguna, es considerada un crimen atroz y el castigo suele ser el destierro. Como sucede con los aborígenes australianos, la gente inuit fue advertida para que nunca hiciese el mal o abusase de los animales.

Podemos apuntar como un rasgo principal en el sistema de creencias inuit, la integración de la espiritualidad dentro de actividades diarias, como la caza, y dentro de su vida en el contacto directo con el ambiente natural. En este sentido, para el inuit el ser humano, está integrado dentro de la Naturaleza y no es un elemento que permanezca al margen de ésta.

Esto supone la asunción de que la humanidad, la tierra y los animales están unidos no sólo físicamente, sino también ética y espiritualmente, ya que todos forman parte del mismo universo moral.

Un último rasgo de la espiritualidad inuit podría ser el mantenimiento de las tradiciones espirituales del pasado como fuentes de inspiración en la formación de las expresiones actuales de identidad étnica, en el contexto de sociedad moderna, multi-cultural del Ártico.

http://sabiduria.es/espacios-de-curacion-58/

Para los Inupiat de Alaska, todo lo que existe posee un alma.

Todo está interrelacionado en el espacio y en el tiempo. En el espacio por las conexiones entre las diferentes dimensiones visibles e invisibles del universo. En el tiempo, por los ciclos dinámicos que recorren todas estas dimensiones. El verdadero ser humano no es el cuerpo, sino el alma, representada por el nombre, de ahí que, como los indios pieles rojas y tantas otras culturas antiguas, el nombre es algo que debe conquistar cada uno, cada uno debe lograr conocerse a sí mismo.

El sentido de las ceremonias ha sido siempre lograr unirse a la naturaleza y al cosmos, buscando la armonía y la unión con ese universo al que se pertenece.

Para los inuits nada muere, todo reencarna.

Para los Inuits de Groenlandia el hombre está compuesto de un cuerpo, un nombre y un alma inmortal. Tras la muerte del cuerpo, el alma se dirige hacia un paraíso, localizado en el mundo subterráneo, o hacia un mundo de hambre y frío localizado en el mundo de arriba. Los Inuits ven el cosmos como constituido por varios mundos, visibles e invisibles, interconectados, evolucionando simultáneamente y en los cuales ellos participan de varias maneras. La reencarnación pertenece al proceso dinámico de relaciones entre estos mundos.

Para ellos la educación está basada en el despertar de memorias que remontan más lejos que la existencia actual. Aprender es recordar, como enseñaba Platón. Piensan que la observación atenta es el medio de aprender.

 A partir de aquí, la vida en curso es desarrollo y enriquecimiento. La educación inuit implica mucho más que una simple programación del cerebro, una puesta en marcha del ser humano integral, pretendiendo que aproveche la vida aprendiendo a vivir.

https://www.revistaesfinge.com/culturas/culturas-del-mundo/item/630-29la-espiritualidad-del-artico-los-inuits

No existe Dios ni el tiempo

En las antigua tradiciones de este pueblo, dicen que el cosmos no está regido por nadie, por ninguna entidad superior, para ellos no existen las divinidades ni dioses, solamente serés espirituales (espíritu del viento, del sol, de las estrellas, etc.). No hay castigos eternos después de la muerte, y sobre todo tienen el pensamiento de vivir solo el presente, no como en la actualidad, que sólo nos proyectamos en el futuro y en el pasado, dejándonos invadir por los miedos, inseguridades y remordimientos, que deberíamos de olvidar quitándonos esa carga de encima para vivir única y exclusivamente el ahora.

http://es.blastingnews.com/opinion/2016/03/las-creencias-y-curiocidades-de-los-inuit-00854255.html

Mitología inuit

Hace miles de años, cuando el primer inuit siguió al caribú a nuevas tierras, se encontró con tierras habitadas por dos tipos de personas.

Algunos son pequeños y delicados. Estaban los pequeños duendes* que cabían en la palma de la mano y estaban siempre alegres y cantando.

Y estaban los Tuniqs, unos temibles gigantes que medían cinco veces el tamaño de un inuit. Los Tuniqs eran violentos guerreros, y les gustaba capturar a los inuit para comerlos.

La gran inundación

Los inuit creen que el hielo y la nieve que recubren el ártico són fruto de una gran inundación que hubo en el pasado, una inundación tan colosal que llegó incluso a cubrir montañas y valles.

https://es.wikipedia.org/wiki/Mitolog%C3%ADa_inuit

Ramtha Los esquimales – Inuit

*El aspecto de los seres que visitan vuestra tierra es variado. Una vez ellos colonizaron este planeta; por ellos se conocen las hadas y los seres diminutos. Sus naves son magníficas y sin embargo las podríais sostener con las manos. (Ramtha)

¿De dónde vinieron los dioses? De varios lugares. Los dioses son simplemente lo que vosotros sois, avanzados. Ellos exhiben la más alta psiquis del humano formada en conciencia. Ellos van más allá de las barreras y limitaciones de las creencias subjetivas y triviales; son conocimiento puro en el mejor, sentido de la palabra.

Según la historia de la antigua civilización de los esquimales, la primera civilización de seres humanos que vivió fue la más grandiosa que haya vivido. Porque eran seres humanos que, poseían todo el conocimiento. Claramente entendían las nebulosas y las cuatro esquinas del firmamento, y se habían designado para viajar por todo el espacio. Esta civilización estaba aquí en la Tierra. Los esquimales no vienen del helado Norte; son originarios de Ceilán.

¿Cómo llegaron adonde están? Parte de su pueblo fue deportado de esa base y su antigua tradición habla de grandes maestros que vinieron en pájaros plateados y los transportaron al Norte. Y hasta hoy día siguen esperando a que regresen esos maestros.

Hubo una gran ciudad cerca de un lago, que ahora está situada en la altiplanicie. Hubo dos grandes ciudades allá, y sus gentes eran muy avanzadas, como vosotros. Tenían la misma carne y sangre, los mismos globos oculares; iban al baño como vosotros, pero eran muy avanzados. Excepto que avanzaron tanto que instauraron una religión decadente, subordinada a la miseria y al dolor humanos y a la separación de los seres humanos entre sí. Por medio de la alquimia habían descubierto la forma de desintegrar la materia y liberar su energía. Tenían el poder de la bomba y la usaron.

Se tomó una gran decisión en el consorcio, una decisión como la que se está tomando ahora. Se tomó la decisión de acabar con esa raza genética, porque estaba produciendo una conciencia decadente en conocimiento; estaba muriendoen conciencia y adorando el conocimiento sólo hasta el punto que les servía de arma poderosa para subyugar a otros. Y estaban destruyendo la fuerza de vida en el planeta.

A un mortal se le permitió montar en la nave ese día para registrar lo que sucedió. y lo que se vio está escrito en los libros antiguos de mi pueblo, El Ramayana . Un hombre observó como, en un horrible momento, salió una ráfaga en forma de una columna de fuego blanco, más poderosa que diez mil soles y en un abrir y cerrar de ojos acabó con dos magníficas civilizaciones que habían empezado a decaer en este plano.

Desaparecieron en un instante. Y un hombre estuvo en la nave y observó lo que pasó. El cabello y las uñas de los sobrevivientes se desprendieron, así como la piel de sus cuerpos. Sus aves y animales se tornaron blancos y su agua fue envenenada y sus campos asolados. Su línea genética desapareció en un instante.

¿Cruel? Quiero que despertéis y os deis cuenta de lo que estamos tratando acá. ¿Fue eso cruel? ¿Qué hay del libre albedrío? ¿Se trataba de Dios infligiendo castigo sobre alguien más? ¿Quién juzga esto?

La planicie todavía existe cerca de ese gran lago y hay cuevas que muestran restos de esta civilización.

La decisión se tomó porque esta gente había liberado la energía de la materia; habían caído en decadencia, en la adoración del cuerpo físico y en lo que llamáis poder. Su conocimiento de la energía atómica los hizo amos de esa parte del hemisferio. Eran gentes decadentes que estaban arruinando y amenazando al mundo entero.

Es ese pequeño cromosoma, ese cromosoma autodestructivo que tenían. Y su progreso llegó únicamente hasta donde su poder los condujo.

Para beneficio de todo el mundo y de las civilizaciones por venir, se tomó la decisión de que ésta, la Némesis de la civilización, debía ser destruida. Y, en un momento, desapareció. Y este maravilloso hombre que montó en la nave, escribió sobre ello en su texto.

¿De dónde vino la religión? ¿De dónde salió esa horrible imagen de un Dios implacable que os castigaría si no erais buenos? Este es un ejemplo de la ilación que os ha llevado a esa conclusión.

Un día, estos maestros de hace 10,000 años empacaron sus pertenencias divinas, tomaron todo su gran conocimiento y partieron, esperando que las semillas de la verdad empezarían a germinar en el jardín de la humanidad.

Lo que os he contado no es una leyenda; es la verdad. Esto no es un mito. Lo que les sucedió a esas dos ciudades no fue por causa de algún dogma ridículo; no sucedió bajo los auspicios de ningún cura o una ley que separa a los seres humanos. No sucedió por causa de alguna ley que produce guerra y desacuerdo. Los maestros siempre han dicho: “Os inspiraré, os enseñaré y os elevaré más allá de la carne para daros las aguas de la vida eterna y para daros el conoci miento que os permitirá comprender todas las mansiones que hay en el cielo.

Pero, para lograr ese objetivo, debéis dejar de ser primitivos y empezar a ser el dios que sois. Si queréis el conocimiento, creced y ganad el derecho a obtenerlo. Y además, debéis vivirlo; debe ser un fuego viviente dentro de vosotros”.

Esa era la ley.

Y estos mismos seres, estos maestros, han vigilado vuestra civilización durante toda la historia; han evitado que os destruyáis a vosotros mismos y que caigáis en total decadencia. ¿Sabéis que cuando la mente cesa de aprender y el espíritu no se acciona, el cuerpo físico es controlado por las hormonas? Se vuelve decadente porque esa es su realidad.

Fuente: “Ovnis: Conciencia extraterrestre y la mente interdimensional” Ramtha

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad. Guarda el enlace permanente.