Conexión a la Tierra

A través del proceso de conectar energéticamente nuestro corazón al corazón del planeta, nos quedamos profundamente cimentados en una forma muy potente y estable.

  • Cierre los ojos y tome algunas respiraciones lentas y profundas. Céntrese en el momento presente.
  • Concéntrese en su corazón y visualice la energía de su Soberano Ser Interno creciendo amplio y luminoso.
  • Envíe un haz curvo de suave energía desde el lado izquierdo de su pecho, yendo hacia abajo, a la tierra.
  • Visualice esta energía curvándose suavemente en un largo arco elíptico, eventualmente conectándole al lado izquierdo del núcleo de la Tierra.
  • Al hacer esta conexión con el núcleo de la Tierra, mental (o en voz alta) dígale a la Tierra, “Hola y gracias por apoyar mi experiencia humana. (Puede ser cualquier cosa con sincera gratitud.)
  • Visualice otra línea curva de energía emanando de la parte derecha del núcleo de la Tierra, curvándose suavemente hacia arriba para conectar con el tiempo en el lado derecho de su pecho.
  • Dedique unos momentos a disfrutar de la sensación de conectarse y sincronizar su centro del corazón al corazón del planeta.
  • Indique su intención de mantenerse totalmente, profundamente conectado a tierra y conectado al núcleo de la Tierra.
  • Abra sus ojos y siga el resto de su día en este estado profundamente anclado a tierra.

http://www.bibliotecapleyades.net/salud/salud_energyhealth25.htm

Qué son las Ondas Schumann

Las resonancias Schumann son un conjunto frecuencias del espectro electromagnético (ELF), aproximadamente equiespaciadas, cuyo primer armónico se ubica cerca de los 7Hz. Se trata de un fenómeno natural en el cual la superficie de la Tierra y la ionosfera actúan como cavidad resonante y la misma, al ser excitada por relámpagos, produce una onda electromagnética estacionaria cuyo modo fundamental se encuentra en 7,83Hz (la longitud de onda es igual a la circunferencia de la Tierra) y con sobretonos en múltiplos de 6,5Hz aproximadamente. Tienen particular importancia en la infraestructura eléctrica, dado que el noveno armónico cae en 59,9Hz, muy cercano a la frecuencia de red de algunos países. También resultan de interés en el estudio de ciertos fenómenos atmosféricos. Winfried Schumann predijo su existencia en 1952, luego confirmada experimentalmente por Schumann y König en 1954.
Conclusiones
Las ondas Schumann son un fenómeno real de la naturaleza, producido por la cavidad resonante que forman la superficie terrestre y la ionosfera. Su estudio tiene relevancia científica y técnica.
No existe evidencia alguna de que las resonancias Schumann afecten a las ondas alfa cerebrales ni algún otro proceso biológico. El ritmo circadiano no está influenciado por las ondas Schumann.
Mostramos que, pese a la creencia popular, la duración objetiva del día (tomada como el período de revolución de la Tierra sobre su eje) se incrementa continuamente. Si bien se trata de un pequeñísimo incremento (milésimas de segundo cada siglo), a lo largo de millones de años de historia del planeta la duración del día acumuló varias horas. Tampoco existe evidencia de que las ondas Schumann intervengan de alguna manera en algún aspecto físico relacionado con la rotación de la Tierra ni en el período de revolución de la misma.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad. Guarda el enlace permanente.