RAMTHA Origenes de la civilización humana [Extracto]

Si bien es cierto que la humanidad siempre ha tenido a su alcance fragmentos de la verdad —tal y como la  estamos empezando a conocer hoy en día—, no debemos olvidar, sin embargo, que la gran labor de censura y persecución a través de los siglos surtió un gran efecto y triunfó a la hora de ocultarnos esa sabiduría, ese conocimiento innato en todos los seres humanos y atributo de nuestra divinidad.

Introducción

Ahora, esto es lo que os quiero enseñar sobre la religión. Ninguna religión quiere admitir mi época porque fue la  era de los dioses, antes de Jehová. Si Jehová hubiera vivido en mis tiempos no hubiera tenido ni una oportunidad. Cuando llegó el momento de la evacuación final y el despegue de la Tierra —cuando los seres humanos se habían reproducido para ser esclavos y sirvientes de los dioses— una gran inteligencia partió. Y lo que quedó fue la memoria de los dioses, pero lo que ellos realmente fueron es seres sobrehumanos.

Y lo que vosotros sois hoy en día, los cuerpos que elegisteis, son de dioses, no sólo dioses en forma de Homo erectus, sino dioses como los de esa otra línea genética que os fue dada hace cuarenta mil años y hace doscientos cincuenta mil años. ¿Por qué elegisteis este cuerpo? Porque estáis listos para usar el cerebro de gran tamaño y para usar aquello que trasciende la superstición. ¿Vosotros sois dioses? Claro que sí.

Vosotros estáis escuchando al primer dios que entendió cómo ascender, un ser humano que nunca fue un cruce con lo que llamáis los atlantes, sino la rama pura de un grupo que los atlantes usaban como esclavos, de verdadera herencia lemuriana.

LECCIONES DE UN ÉPOCA ANTIGUA

Así pues, en los tiempos del caos, hace 35.000 años, surgió con un bárbaro y su gente un concepto inicial de enseñanza espiritual, enseñanza mística. Por ejemplo, encontrar la verdad sobre el Dios Desconocido no en una máquina, sino en los motores de la naturaleza, observando al pájaro nocturno en su nido junto a mí, y a todas las generaciones que regresaron y anidaron allí mismo. Y aprendí sobre la vida, no sobre la vida fanática, sino sobre la vida, a través de la naturaleza.

La maravillosa y gran pregunta comenzó en la conciencia espiritual de hace 35.000 años: ser conscientes de la vida y de que estamos interconectados con ella.

Así, yo enseñé a mi gente a vivir la vida no absteniéndose, sino separándose de lo aburrido y tedioso —porque nosotros hicimos eso en el camino; levantábamos el campamento y marchábamos— y caminando hacia un modo de vida más simple, que en medio de tal simplicidad sostiene una gran conciencia. Yo les enseñé a ser conscientes y a sentir el viento y los sutiles cambios en la tierra y en las estaciones, y a establecer una armonía con ellos. Cuando lo hicieron, estuvieron en armonía con la naturaleza.

La evolución espiritual de la humanidad

Sólo cuando el yo espiritual sea definido equilibradamente, separado del yo físico, sólo cuando los tengamos separados, seremos totalmente preservables e incorruptibles. Sólo entonces, con el poder, seréis capaces de no morir nunca.

Pero escucha esta profecía: la profecía dice que aquello que llamamos carne y hueso —carne y hueso en las antiguas profecías significaba sólo una cosa, el cuerpo físico— no puede entrar en el reino de los cielos, y para entrar en el reino de los cielos tú debes vestir un nuevo ropaje, y el nuevo ropaje es el Espíritu.8 Esto está muy claro. Ello no quiere decir que tengas que morir antes de entrar a lo que se llama el cielo. Quiere decir que el cuerpo no puede ir allí. El cuerpo está sentenciado a su reino mientras el Espíritu continúe sin despertar. Pero cuando el Espíritu despierta y tiene un claro poder emergente,

es el reino de los cielos traído DESDE EL ESPIRITU HASTA LO FISICO

Incluso a mí —que el día que fui provocado por el viento y tomé mi decisión, eso es lo que yo quería ser— me  tomó años entender cómo serlo, porque yo era carne y hueso sopesado contra una fuerza invisible. ¿Cómo podría la carne ser la fuerza invisible? La primera vez que dejé mi cuerpo, me tomó siete años recrearlo. Y trabajé en ello cada día, no sólo en los cursos,  porque no había cursos en mis tiempos.

¿Y sabéis por qué no lo pude lograr al día siguiente? Porque estaba tratando de alcanzarlo desde la perspectiva de la persona que es de carne y hueso en lugar de Espíritu.

Pero tomó siete años entender eso. Y fue sólo accidentalmente la segunda vez, cuando ocurrió siete años después, y fue cuando yo no estaba buscando. Eso es muy importante. Y cuando supe eso comenzó mi gran jornada. Y yo crecí como ser espiritual. Ramtha el conquistador creció hasta ser Ramtha el Iluminado. Y fue iluminación de pleno poder lo que me permitió regresar y llevarme el cuerpo conmigo, sin cenizas ni cadáver.

Vosotros estáis aquí no para ser gente física, sino espiritual. Aunque el laberinto es físicamente exhaustivo, es desde ahí donde se cultiva el Espíritu.

Venir aquí a enseñaros significa seguir recordándoos eso, llevaros a ser capaces de definirlos claramente en vuestra propia vida, hacer que el Espíritu se manifieste a vuestra voluntad y entonces traerlo y dejar que el cuerpo disfrute de su frecuencia. Eso es lo que estamos esforzándonos en hacer. Esto, entonces, es convertirse en un ser espiritual. No tiene nada que ver con parecerse a un monje ni a un cura. No tiene nada que ver con parecerse a un ángel o a María. No tiene nada que ver con eso. Tú puedes llevar tu gorra de béisbol y estar iluminado, o tu sudadera cien por ciento algodón. Tú sólo tienes que estar iluminado. Eso es Espíritu. ¿Entiendes?

Yo estoy aquí para enseñarte a hacerlo, y sólo te puedo decir que eres un inconsciente si esto lo das por hecho, lo haces a un lado y no lo usas, porque has sofocado a tu Espíritu por el bien de tu cuerpo. Tu cuerpo es corruptible, se corromperá hasta tu tumba. El Espíritu es incorruptible.

La ascensión: Dios-hombre

Este es el entrenamiento. Y cuando lo has recibido —iniciación plena de la disciplina espiritual—, y tú puedes lograrlo, puedes manifestar esa moneda en tu mano. Entonces puedes manifestar pan en tu mano. Ahí estás siendo el Espíritu absoluta y totalmente. En ese momento has entrado en el cielo, porque no hay nada que no puedas hacer. Tú has sido escogido para siempre —para siempre— de entre la mediocridad y las costumbres del hombre. Nunca serás un hombre  de nuevo.  Siempre  serás  un Ser  divino  porque  ya  nunca puedes  suprimir  ser  este  Ser divino que ha entrado en el reino de los cielos y ha comido en la mesa de Dios. Una vez hagas eso, nunca volverás a ser un hombre normal. Las costumbres del mundo nunca más te llamarán.

¿Quiere eso decir que dejas de ser un hombre? Tú dejas de ser un hombre, te conviertes en un dios viviendo en el cuerpo de un hombre. Y tu programa en la vida cambiará también. ¿Quiere eso decir que el programa de un dios- hombre es menos estimulante que el del hombre? No lo creo. ¿Quiere esto decir que el dios-hombre es incapaz de tener relaciones sexuales, que es incapaz de amar, que es incapaz de reír? No, es capaz de mucho más, mucho más, porque ser un Espíritu implica todo esto. Un Espíritu es un dios que ríe. Un Espíritu es aquel de amor verdadero, poderoso y magnifico, y que lo abarca todo. El hombre es voluble; Dios, no.

¿Qué fue aquello que dijo Yeshua ben José? ¿Que si tienes fe en la semilla de mostaza eso es todo lo que necesitas? Si tu creencia es tan grande como un grano de mostaza, conseguirás tu objeto. Ocupará tu realidad inmediatamente, y ésa es toda la fe que necesitas. Bueno, entonces, ¿qué sucederá si algún día tu fe es tan grande como un roble, como el mundo? ¿Qué podrás hacer entonces? Todo.

Tú debes ser capaz de definir en tu vida la diferencia entre tu yo espiritual y tu yo humano, y ambos deben ser muy claros.

Y aquí está el detalle. ¿Cuántos años os tomó caminar erguidos y respirar cada día y hacer las cosas que hacen  los seres humanos normales? ¿Cuánto tiempo va a tomar para que tú seas un Espíritu que pueda moverse a través de las paredes conscientemente, bilocarse y manifestar la mesa llena? ¿No conlleva la misma cantidad de disciplina el hacer que tu cuerpo esté vivo cada día que te levantas y tienes que alimentarlo, tienes que evacuar, tienes que  lavarlo, y tienes que hacer todas las cosas que haces para mantenerlo en buenas condiciones? ¿Crees que tu Espíritu puede sobrevivir por sí mismo? ¿Crees que simplemente va a crecer y un día ser un Espíritu adulto? Debe de desarrollarse, y nosotros lo desarrollamos cuando elegimos serlo. Él también necesita su comida. Él necesita que tú lo asees y lo trabajes.

Y no necesitas toda una vida para desarrollar lo extraordinario.  ¿Qué puedo decirte? Son un nuevo cielo y una nueva Tierra los que están por llegar. Tú eliges de qué lado quieres estar. Yo te pido que hagas esto con absoluto enfoque, conocimiento y sinceridad. Y no toma mucho tiempo hacerlo, quizás una hora, unos pocos minutos. Sólo debes ser consistente con ello, y no vas a tener que echar tu ancla en el cuerpo nunca más. Tendrás que echar esa ancla hacia el cielo, anclarte en tu Espíritu y decir: «Lo que yo quiero de mi vida es esto más que ninguna otra cosa». Y entonces vas tener que ser deseoso de ser esto —elevado, intachable, magnífico—, y tener la habilidad de soñar más allá de las fronteras del hombre común, ser capaz de sentarte todos los días, extender esas manos y arrancar del cielo un pensamiento hasta que se sienta incandescente en tu mano, y saber que cuando aparece frente a ti, en tu camino, o en tu automóvil, lo estás haciendo. Y así cada día lo trabajas y  lo trabajas y lo trabajas. Y un día, tú puedes hacer cualquier cosa. Eso es ser un Ser espiritual. Sana tu cuerpo, tu vista, tu cerebro, tus genitales, tu corazón. Todo ello puede hacerse de la misma manera, eso os he enseñado yo esta semana. Y si tú no lo haces, entonces es que no has definido este poder.

Convertirse es un proceso solitario

Convertirse en un Cristo es un proceso solitario, pues, ¿con quién te vas a relacionar? ¿Quién lo sabe? Si lo supiera, simplemente lo sabría. ¿Con quién hablas? Con el viento, el Padre interior, Dios el Padre. Es un proceso solitario, solitario, solitario. No es extraño que tengas que hablar en parábolas. Nadie entiende el pensamiento. Tú no puedes simplemente ser. No puedes simplemente ser quien eres; debes tener una explicación de por qué eres como eres. Diles a ellos que se lo traguen, que se traguen todos sus pensamientos limitados sobre ti y que se los lleven por la puerta trasera, que te dejen en paz. Eso es divino.

Ahora, superconciencia es este proceso solitario, tú estás también avanzando hacia lo que es la conciencia original que se llama pensamiento.Así, el pensamiento hacia el cual se está moviendo la superconciencia va a estar enlazado con ese conocimiento,  y ese conocimiento irá a algún lugar. Es el Ser que a partir de ahí se va a desenvolver para siempre. Y en ese proceso, tú comienzas a estar conectado con él.

Y tan pronto como esto se abre a través del amor, a través de mantenerte en lo que tú eres, te conviertes en el flujo de ese conocimiento. Y, en ese conocimiento, estás en el flujo de la vida. Entonces tú eres proclamado, por siempre y para siempre. Esto es absoluto. Y así, tú te das cuenta de que la vida, el Ser y el pensamiento son siempre continuos.

¿Sabes por qué la  meditación trascendental no funciona? Porque no puedes parar la mente de Dios. Eso no funciona. ¿Nunca pensaste sobre esto? ¿Cómo puedes parar el siempre jamás? Tienes que ir a su ritmo para pensar que está parado, ¿correcto? Entonces tú eres supermente. Cuando vas al mismo paso no existe el tiempo, no existe distancia ni medida. Sólo está el Ser, y ese es el cielo infinito, el siempre jamás, el cielo que es siempre eterno. Es alfa y omega, el principio y el fin. Trasciende el ser hasta la absolución. Alfa y omega son la conciencia social. El Ser es el más allá.

VIVIR EN EL PAISAJE DEL SUEÑO

Me gustaría preguntarte algo: ¿te ha sucedido alguna vez cuando vas a ver una película en el cine que dejas de  ser consciente de quién eres y de repente te atrapas en lo que se llama el drama de lo que está pasando? ¿Has  hecho eso alguna vez? Y en un momento sales del cine y ya estás otra vez caminando con tus dos pies y entonces puedes reflexionar; pero mientras tú estabas en el cine, eras realmente parte de la película. Esto es una muestra del éxito producido por una ilusión. ¿Entiendes?

Yo te digo esta noche que no tienes que hacer nada drástico en tu vida, sólo tienes que vivir hasta el punto de que cada día puedas escuchar tu programación. Y si lo haces como el observador y después tienes dominio sobre ello, podrás reunirte con aquellos de nosotros que fuimos lo suficientemente sabios para abandonar este lugar, aquellos que nunca fuimos parte de este lugar, y que cuando miramos a lo que se llamaría las almas mordaces de la humanidad decimos: «Dios mío, ¿no conocen ellas la verdad?»

¿Y cuál es la verdad? Bueno, que ellos están drogados. Ellos están drogados por sus emociones y sus miedos  para poder permanecer en el statu quo. Ahora, cada uno de los seres que sospecharon esto y vivieron de manera diferente, y fueron merecedores de su hora de liberación y de su ingenio, siempre supieron la verdad, y siempre la trascendieron. Lo que tú no entiendes es que eres un juguete —un juguete viviendo en el reino de los juguetes;11 no lo entiendes aún— y que cuando te vas de este reino llegas a ver la manipulación que tiene lugar aquí.

¿Nunca se te ha ocurrido que tienes familia, amantes y amigos en algún otro lugar? Muchas veces, en la carne, aquéllos con quienes nos creemos predestinados a vivir no son realmente con quienes deberíamos estar.

Yo sabía eso. ¿Pero cómo podía descuidar a mis hijos? Y una vez que experimenté eso (otra historia que nunca  ha sido contada por mí en este plano), ¿cómo podía ignorar el lugar de donde vine? La mayoría de vosotros tenéis parentela en otro nivel. Ellos siempre os han esperado, os han querido y han encendido esa luz en la ventana para vosotros, esperando vuestro regreso a casa de las guerras de hacer conocido lo desconocido. Y si nosotros volvemos a casa con las vestiduras rotas, harapientas y rasgadas, con una liga de un ejército que no es exactamente el que comenzó, siempre somos celebrados a nuestro regreso.

Dios sabe que esto es sólo una ilusión y que nosotros, a quienes se nos dio el poder máximo para colapsar la energía en realidad con el mayor nigromante que tenemos, fuimos seducidos por las cualidades de nuestra emoción, que con ello nos mantuvo esclavizados a ciertos principios que aunque vencimos y fuimos felices, nosotros siempre nos preguntaríamos quien fue el bufón aquí, pues no somos más que un participante. Y nosotros no queríamos escuchar esas voces. Y las pusimos a dormir y confortamos nuestras perturbadas sienes con pañuelos perfumados y aceites de fragancias de rosa y jazmín, y continuamos con nuestro drama. Y siempre se oía esta voz que nos llamaba desde otro lugar y nos decía: «¿Por qué no regresas a casa? Tú solo estás soñando esto». Y aun así, nosotros nos decíamos: «No, yo te estoy soñando a ti. Esto es real. Yo lo puedo probar, lo puedo oler, lo puedo sentir. Puedo eyacular y sentir su éxtasis, lo puedo abrazar, lo puedo conquistar. Esto ha de ser real». Y la voz contestaba: «No lo es, amor mío. Esto es un sueño que estás soñando.»

¿Sabías que es posible despertar de este sueño? Y toda esa gente que ha jugado una parte tan íntima con nosotros, ¿sabías que quizá sólo eran simples actores? ¿Cómo les decimos eso? No podemos, porque primero nos lo hemos de decir a nosotros mismos. Y quizá nosotros somos realmente dioses, porque ¿no está ahí el mensaje de la enseñanza de que sí lo somos, y que hemos caído en la carne de la genética para jugar nuestra parte a través de  ella? Y quizá cada una de esas partes a las que nos aferramos tan ferozmente, que prohibe, es realmente una parte que hemos creado.

Nosotros creamos algo para que nos atara y encadenara, para que nos encadenara a una feroz pared de piedra. De esta manera lucharíamos para liberarnos, para que el corazón del valeroso sirviente se liberara de las cadenas de la servidumbre. ¿No sabéis que nos hemos puesto estas cadenas para que de alguna manera en nuestro sueño podamos crear un espacio mental en el que manifestemos el escenario de nuestra fuga y en última instancia siempre seamos los héroes?

Y mañana por la mañana, ¿sabes qué más podemos hacer? De una sola pincelada, nosotros que somos sabios podemos decir: «¿Sabías que tengo a toda esta gente en mi vida porque ellos me mantienen dormido, porque tengo miedo a despertar?» ¿Y sabes que con una sola pincelada los podemos eliminar? ¿Y sabes lo que nos da realmente miedo? Que en el fondo de nuestras mentiras, de lo que pensamos que es verdad, sabemos que no es así.

Estoy aquí para decirte que si eres Dios, no puedes estar encadenado a una pared.

Así pues, no es quien está en nuestras vidas —sea una persona o sean naciones—, nosotros las pusimos ahí. Son parte del vestuario de la obra. Ellas de alguna manera nos provocan para ser más grandes, para tomar decisiones más grandes que el sentido homogenizado de nuestras propias ilusiones. Nosotros hacemos que ellas nos hagan tomar decisiones.

LA ÉPICA DE LA CREACIÓN

EL PENSAMIENTO ES LA FUENTE DE TODA LA EXISTENCIA

Anteriormente al big-bang que causó vuestra existencia, ocurrió algo maravilloso. Ahora vamos a hablar sobre Dios, no como una imagen sino como una esencia sin imagen. Y en lugar de Dios puedes usar las palabras: «Ello», «el Ser», o «lo Absoluto», cualquiera que tú elijas.

Ahora, es muy difícil para vuestra mente contemplar el infinito, así pues lo haremos de este modo. Antes del big- bang, la esencia del pensamiento llamada Ser, o también Dios, era todas las cosas. Tenía la capacidad, en su  rapidez, de ser todo lo que era, una continuidad. Pero esta continuidad no existía en un vacío; simplemente era. Podía ser todas las cosas y como todas las cosas. Era, pero había algo que le faltaba. Y se llamaba experiencia. Experiencia.

Llegó un momento en que el pensamiento se volvió hacia adentro y contempló su «vastedad». En otras palabras, pensó en sí mismo. Y cuando hizo eso, provocó que un pensamiento se detuviera. A partir de este proceso nace la  luz. A esto se le llama conocimiento. Pensó en sí mismo. Ahí fue cuando nació la luz.

La luz está compuesta, y en verdad así es, en su forma magnificada, de lo que se llaman partículas. En las partículas tienes la partícula Z, tienes la partícula X, tienes la partícula de hidrógeno, la de oxígeno, y tienes el electro que las mantiene cohesivas y explosivas. Pero en su forma más elevada es una partícula la que obtiene y mantiene todas sus unidades inferiores. Cada forma de luz es una cohesión de pensamiento expresivo individual.

Vosotros nacisteis de Dios, del Ser, del espacio, por así decirlo, cuando el Padre se contempló a sí mismo y la contemplación se convirtió en luz, en movimiento. Así cada uno de vosotros era una partícula de luz. Esa es vuestra forma individual más elevada. Si vosotros la revirtierais otra vez al pensamiento, la luz desaparecería y regresaría a la eternidad del Ahora, que es todas las cosas.

Si tú eres todas las cosas y no tienes un reflejo de ti, careces de la experiencia de saber lo que eres. Entonces este Ser, como le llamaremos, computó una separación de su conciencia personal. Y la conciencia personal del pensamiento fue programada de antemano para que en el futuro regresara a sí misma. Haría una jornada en absoluta separación. Y la separación entre ella y sus partículas de conciencia sería lo que se llamaría tiempo, distancia y espacio, y ello constituiría la realidad.

Ahora, este factor Ser, o Dios, como lo quieras llamar, se contempló a sí mismo y en un gran momento estalló, y lo que llamamos las partículas de conciencia personal se separaron de lo que él era. En el momento que contemplas el ser interior de cualquier cosa te separas de ella. Y así tenemos la teoría del big-bang.

El big-bang fue, en esencia, que aquello que llamamos conciencia personal explotó en una conciencia de multitud, donde todas las partes estaban conectadas al todo. ¿Lo entiendes?

Ahora imagina un número infinito de estas pequeñas cosas. Esto se llama conciencia. Cada uno de vosotros es esto: conciencia. Ahora, esta conciencia se llama: «el despertar». Y en el momento que esto sucedió comenzó la jornada que duraría eones, programada por el gran Ser para conocerse. Y esta conciencia creó un espejo para sí. Y éste dividiría, entre ambos, una realidad potencial.

Así, en el principio, cuando todos vosotros erais una explosión de luz de conciencia personal, emprendisteis la jornada hasta la materia densa o corpórea. Bajasteis siete niveles de vibración, y en verdad, de conciencia. Ahí vais. Ahora vosotros estáis en el principio de la evolución. Y en el principio de la evolución vuestra tarea es hacer conocido lo desconocido a partir de esto, el yo inmortal, que todos vosotros sois; aquello llamado Dios, que todos vosotros sois, y su reflejo en el espejo, el yo personal. Ahora esta jornada trata de un Espíritu y un alma en un Libro de la Vida, llamado evolución.

El alma

Yo sé lo que la mayoría de vosotros piensa que es el alma.  Bueno, os voy a dar un mayor entendimiento de lo que es. Descansa aquí (en el pecho). No está aquí arriba (en la cabeza); esta aquí, en una cavidad situada junto a ese músculo vuestro que nunca para, vuestro corazón. Y en esa cavidad hay una esencia de luz. Pesa trece onzas. Y cuando te sientes bien en tu alma, crees que te sientes bien en  el corazón. Bueno, tu corazón es sólo una bomba; no se enamora de nada. Es el alma la que siente.

La única manera como las partículas de luz, o los dioses, pudieron guardar el pensamiento que les llegaba de su Padre —el flujo que les daba sustancia para mantener la luz unida—, era que ellos debían de tener algo que pudiera detener el pensamiento. Y ahí fue cuando nació el alma, o el Señor de vuestro ser; ella descansa justo aquí. El Dios de tu ser es la gran luz (o aura) que abarca la totalidad de lo que eres. En ella está el alma inmortal.

Ahora, el alma es como una computadora. Guarda el pensamiento. Sin vuestra alma, vosotros no conoceríais  nada, no podríais expresar nada, no podríais crear nada; no seríais nada más que el Ser. El alma graba cada pensamiento que hayas tenido. Y no lo graba como un pensamiento, sino como lo que el pensamiento produjo eléctricamente en tu modus operandi en forma de luz. Eso se llama «sentimientos». Los sentimientos son lo que hay detrás de la materia gaseosa en vuestro universo.

EL ALIENTO DE LA VIDA

Todos les disteis el aliento a esas formas acuosas creativas llamadas células. Les disteis un patrón. Le disteis a la célula el aliento de la vida, lo que se llama los patrones de destino. ¿Sabéis quién hizo eso? Vosotros lo hicisteis. ¿Sabéis cómo lo  hicisteis? Desde el sentimiento del Ser, cautivándolo con el alma y sintiendo algo hasta darle vida.

¿Sabías que con una tira de tejido sustraído de tu nariz —vosotros ni siquiera sabéis esto—, están clonando  dobles a partir de las células?

¿Sabías que una célula posee el patrón del todo? ¿Sabías que cada forma de vida, cada cosa en la vida tiene el patrón del todo? Es verdad.

LA MÚSICA DE LAS ESFERAS

Éste es el único plano en el que no puedes escuchar la música de la luz, pues es el único plano desprovisto de luz en la mayor parte de sus experiencias, en favor de la oscuridad. En todos los otros planos tú puedes oír la música; es cierto.Y la música, toda ella significa amor.

Aquellos que vienen a este plano y están poseídos por el sonido de tal manera que intentan perfeccionarlo arduamente con lo que se llaman instrumentos, están haciendo esto como una representación y una réplica, entidad, de los sonidos en las esferas mayores de los cuales son conscientes.

El sonido es la vida resonando en su belleza.

Y así, entidad, la música se ha convertido en el lenguaje universal, pues todos los que la escuchan —aunque no hablen el mismo idioma—, se vuelven comunicativos unos con otros.

La música es esto en esencia, entidad, los sonidos de Dios y de la vida.

LA APARICIÓN DE LOS SISTEMAS SOLARES

Y entonces, he aquí, nacieron lo que tú llamas, en verdad, los universos de universos2 y cada uno permaneció ante su propia esfera, ante su propio entendimiento. Y mientras la creación se convertía en un hecho, los grandes soles centrales fueron situados  en sus  órbitas  por la gran  luz,  la caldera del pensamiento, que aunque  es quien   genera vuestra luz, no produce calor ni está caliente. Es luz pura, nada más. Y la luz que se posa en vuestro universo,3 vuestro sol central, fue creada en ese momento, con el solo propósito de dar vida, gracias al ingenio de su creador,  el mismo que creó las columnas centinelas de cada dios individual en sus comienzos.

Y el primer planeta, como tú lo llamas, tomó vida cuando el sol, que se había convertido en un punto con una órbita directa a partir de su eje, arrojó a su hijo en su primera cuna.5 Los dioses, que estaban viendo cómo todo esto se  ponía en marcha, vieron surgir al primer hijo, y he aquí que aquello que se llamó Malina —maravilloso hijo y primera creación—, se materializó en el espectro de la órbita de la madre sol. Y el hijo emergió por sí mismo y comenzó a  tener sus propias ideas y a crecer en su interior. Y mientras lo hacía se volvía más y más grande. Y propulsado por un gran salto, llegó a una órbita más grande, fuera de su órbita nodriza, donde ahora está lo que llamáis en vuestro entendimiento Mercurio. Así fue en verdad.

Malina ahí estaba, como un infante. La masa de un infante nunca es diseñada hasta que el alma se sitúa en su interior, y el Espíritu le ha dado su mano. De este modo, los centinelas, los dioses, trajeron consigo y establecieron sobre Malina, uno por uno, sus hermosos seres de luz, y ahí mismo, a través de sus propias vidas, como tú bien lo llamas, empezaron a convertirse en elementos cocreadores con el Padre, y esto se les concedió en el principio de sus principios. Y lo que aquí llamamos la vida comenzó su secuela sobre esos maravillosos planos. Y mientras todos se volvían grandiosos en sus seres, cada uno se volvía individual, de acuerdo con su actitud o su manera de pensar.Y cada dios, en su creación, se convirtió en la profundidad de su creación de sí mismo; de este modo, lo que tú llamarías su forma de luz corporal se convirtió en el objeto directo de su creatividad.

LA CREATIVIDAD DESAFIADA Y ATACADA

Mientras uno creaba lo que se llama apropiadamente la hierba, para que cuando caminaras sobre ella ésta produciera luz y cambiara su color, otro creaba lo que se llama en verdad un árbol.

Y uno de ellos miró a la hierba bajo sus pies y después miró al árbol, y al ver que el árbol era más grande que la hierba decidió crear otro árbol que fuera mayor que el primero. Y muy pronto, el creador del primer árbol, que estaba muy complacido, creó un árbol más grande.

Y el que había mirado a este primer árbol se fijó que esta entidad tenía dos y él solo uno, y entonces fue y creó un árbol más grande y más alto. Y creó una secuencia innumerable de ellos, y los hizo más grandes en su circunferencia. Y el que había creado los dos miró a sus dos árboles y después provocó un declive justo debajo de los árboles del otro, y este declive derrumbó todos los árboles. Y el otro que había creado estos árboles miró a la entidad y creó una grieta debajo de sus dos árboles…

La competitividad y el poder de los dioses eran superiores. Observad esto, ver y ser testigo de una actitud es contemplarla, y entonces convertirte en ella. Todos comenzaron a enfurecerse, y muy pronto la creación de la cólera fue algo grande. Todos estaban enemistados en su batalla, todos excepto unos pocos.Y fueron esos pocos los que presenciaron la destrucción de Malina y la batalla, donde cada dios estaba atacando a su compañero. Con la misma rapidez que sucedió la creación, todos ellos fueron aniquilados. Estos dioses no murieron, sólo pelearon unos contra otros. Y esta guerra ha continuado en lo que tú llamarías —con tu precisión— dos millones de años y algunos días, y aún no ha terminado.

LA TRISTEZA DE LA DESTRUCCIÓN

De hecho, se reunieron y llamaron a la madre sol para que les diera otro hijo en su lugar.

Y he aquí que surgió uno. Y cuando éste se materializó en el universo la diosa Dove lo llevó hasta el punto más lejano del sistema solar. Y allí, cerca del planeta que llamáis Plutón, es donde la diosa Dove y el cuerpo de dioses que no querían participar en la guerra comenzaron su creación en paz y desahogo. Hay seres que habitan un planeta que está en línea opuesta con vuestra Tierra, al otro lado del Sol, que vuestros científicos descubrirán antes del fin de vuestro siglo. Así que tenéis otro planeta ahí fuera que ni siquiera sabíais que estaba.

TERRA, EL NACIMIENTO DE UNA NUEVA PROMESA

Y el sol aún produjo más hijos. Los arrojó con fuerza y se laceró, pues uno de ellos fue demasiado grande para su vientre. Todos nacieron estériles, y ninguno salió del agrado de los dioses. Ninguno era perfecto hasta que surgió el más pequeño de los hijos del maravilloso sol. Él alzó la vista y miró a las grandes columnas de luz, y su luz se volvió muy pequeña. Y al tiempo que arrojaba a su hijo a la cuna de su órbita, éste salió de su delicado vientre. Este hijo pequeño era una semilla, y estaba sumergido en una aturdida sustancia acuosa. Y he aquí, los dioses lo  contemplaron y vieron en verdad el semblante de la madre sol, que había recuperado a su hijo y lo había concebido a su imagen y semejanza, pero esta vez protegido.(…) Y uno por uno, los dioses tomaron su estandarte y emanaron la perfección de la luz que habían emanado en Malina.

Ahora otros dioses estaban creando animales. Aquel momento de la primera descarga eléctrica —el primer relámpago—no se había olvidado fácilmente, era temido y respetado por todos los dioses. Y mientras se sentían intimidados por los animales de los otros invadiendo sus propias creaciones, seguían creando animales más grandes, con más dientes, más viles y más ágiles, meramente para defenderse de la creación del otro. Aquello se había convertido en una guerra sangrienta.

Comentarios del editor

En el modelo de existencia de Ramtha, la expansión de la conciencia y la energía, en su intento de conocerse a sí misma, produjo siete niveles distinguibles o planos de potenciales, que fueron construidos sobre el conocimiento que se adquiría y la disminución o reducción del tiempo en el cual se estaba creando la experiencia. La cosmología de Platón también identifica siete divisiones o planos de existencia que surgían como consecuencia de leyes geométricas y porcentajes que reflejan el orden de la realidad primordial indivisible e inmutable.

Ramtha explica que el universo físico de materia densa pertenece a la expresión más lenta de los siete niveles de conciencia y energía. Ramtha distingue el proceso de creación en términos de la jornada de involución y la jornada de evolución. La involución es la jornada que produjo los siete planos de existencia, y la evolución es la jornada de recordar y regresar a la unidad de Punto Cero y el Vacío, trayendo nuestras perlas de sabiduría.

La evolución es el proceso a través del cual conciencia y energía, el pensamiento original del vacío, produjeron el nacimiento de la creación y continúan expandiéndola como la expresión de su propio reflejo. Es por esto que la conciencia, según el pensamiento de Ramtha, es el principio que originó y que guía a la evolución.

Las emociones que resultan de una experiencia quedan grabadas en el código genético

«¿Sabes cómo consiguieron tus padres que tú fueras mejor que ellos? Sucedió porque cada emoción humana que tuvieron tus padres fue transferida a sus genes como un patrón genético. Así pues, la vieja frase que se os ha impuesto que dice que vosotros heredasteis los pecados de vuestros padres y madres, no quiere decir nada malo. Simplemente quiere decir limitación. ¿Cuántos de vosotros entendéis eso? Ahora, lo que eso significa es que sois los portadores del cuerpo de los miedos emocionales de vuestra madre y la fuerza interna de vuestro padre. Sois los portadores del cuerpo de la compasión de vuestra madre y la determinación de vuestro padre. Si tu espalda es más fuerte y más recta que la de tu padre, es sólo porque la determinación de tu padre su determinación—, produjo una mutación de sí mismo en sus genes: que la descendencia de su determinación portaría una espalda más fuerte.

«Cada uno es portador del cuerpo de sus padres, pero el cuerpo de tus padres quiere decir realmente las actitudes de tus padres. ¿Lo entiendes? Cada vez que sientes miedo, ese miedo afecta al cuerpo emocional. El cuerpo emocional, a su vez, lo sella en un programa en el ADN. Cada vez que logras algo, cada vez que tienes un deseo cada vez que deseas que tu espalda sea más fuerte, tu cerebro más brillante y tu vista mejor, cada vez que sientes estas cosas genuinamente, estás afectando futuras generaciones con esa actitud. ¿Cuántos de vosotros lo entendéis? Que así sea.

La realidad la crea el observador

En la visión de Ramtha, la evolución genética es igual a la evolución espiritual, o la evolución del conocimiento consciente. La ciencia y la metafísica están entretejidas. La separación entre Dios, el creador de la realidad, y la realidad misma, se reinterpreta en términos de la verdadera y desconocida naturaleza de la persona que está creando la realidad y haciendo conocido lo desconocido. Ramtha toma el concepto del efecto del observador de la física cuántica, para explicar el papel de la conciencia en el proceso de la evolución.

«La ciencia ahora tiene una manera de probar algo de esto sugiriendo al menos que el observador en nosotros es lo que causa que los campos de partículas reaccionen. Más aún, la ciencia dice, si la vamos a creer, que la energía se presenta en forma de ondas, y que cada onda no sólo puede ondular, sino que en el momento en que es observada, puede colapsar en forma sólida. Cuando el observador se aparta, entonces esa forma sólida se relaja y empieza a ondular de nuevo. Entonces, ¿quién es el observador? El observador eres tú. ¿ Qué es la realidad? Un campo de energía potencial, que aunque esté coagulada, puede ser disuelta y formada nuevamente de acuerdo al pensamiento, al pensamiento enfocado».”

Dualidad Mente-Cuerpo

La historia de la evolución de la especie humana, según Ramtha, muestra el deseo creciente de los dioses de convertirse en parte de las creaciones que habían imaginado. Ellos querían interactuar con el reino de los objetos materiales como parte de ese reino, y no simplemente como la imagen perfecta, el pensamiento o el aire que les dio la vida. La creación de un cerebro, un órgano físico, capaz de reflejar la naturaleza básica de los dioses del «pensamiento contemplativo», era esencial para el logro de este deseo. Una vez lograron este elemento con su creatividad, ellos —nosotros—, fueron capaces de emprender el famoso descenso desde el cielo, su reino de existencia, y convertirse en seres humanos, dioses en forma humana, el logro que coronaría la jornada de la creación.

«¿Es la mente lo mismo que la conciencia o la mente pertenece al cerebro? ¿Pertenece el cerebro a la conciencia y las mentes permanecen fuera de él? ¿Cómo funciona todo esto? Quizá funcione así: Si tú eres un ser espiritual, entonces eres la conciencia que fluye hasta un cerebro que fue genéticamente construido para ti, y el flujo de la conciencia es un poco como un río de luz, que hace que las bujías produzcan la chispa. Las bujías comienzan a producir la chispa únicamente de acuerdo a su destino genético, así, todo lo que mi cerebro piensa está produciendo el fenómeno llamado mente. Entonces, mi mente es un resultado de conciencia y energía en un cerebro humano creando pensamiento holográfico.

Esto ocurre gracias al pensamiento holográfico, que es el observador transformando la energía en vida».

LOS DIOSES SE CONVIRTIERON EN LA IMAGEN DE SU CREACIÓN

Las plantas estaban floreciendo, pues cada vez había menos de las entidades que comían plantas y más de las que se comían entre sí. Y sucedió que aquel que creó el primer animal sintió que debería haber orden en este caos. Deseaba crear un mejor diseño de sí mismo, uno en el que él pudiera estar entre su propia creación, para entenderla  y mejorarla.

Dios se creo a sí mismo para ser una parte de todo lo que había visualizado

Cualquier imagen traída al estrato a través del vientre debe estar compuesta por los elementos del vientre. Ése es el propósito de un entendimiento dimensional. Si Dios se convertía en una parte de estas creaciones, iba en contra de este entendimiento, pues él no  es el elemento, simplemente es su creador. Así pues, él no podía ser parte del animal. De esta manera se creó el hombre a partir de su imagen, y por medio de ésta conoció su propia creación y su belleza.

Ballenas y delfines

Y sucedió que el dios que había creado los primeros amigos del hombre, como se les llama —que asimismo se perdieron en las creaciones de sus animales y estaban temerosos de abandonarlos, pues temían la muerte— se fue hasta el mar, y allí creó una vida para él y los suyos, y juntos descubrieron un reino que aún no había engendrado por sí mismo algo como la guerra sobre la faz de la tierra, con los animales y toda la destrucción. Allí encontraron seguridad. Algunos de ellos aún viven en vuestros océanos hoy en día y en este preciso instante: los delfines, las marsopas y las ballenas. Ellos son los vestigios de las almas de aquellos dioses que a causa de una antipatía muy marcada hacia los animales, decidieron permanecer en el mar por miedo a experimentar de nuevo aquella tragedia en sus elevados seres. Ellos aún permanecen allí incluso en este preciso instante.

Y lo que llamáis vuestras ballenas y, de hecho, vuestros delfines, son vuestros espíritus hermanos, pues ellos siguen ahí, atrapados. Y cuando les llega una ola de recuerdo, de urgencia, y la necesidad de estar cerca de aquello que aman, encallan en las playas8 y no regresan al mar, para morir en la Tierra, que es de donde ellos vinieron. Ellos siempre han amado al hombre, pues el hombre es su esperanza, siempre os han amado.

La razón por la cual ellos sienten amor por vosotros es que lo que existe dentro de ellos es también humano, lo que llamamos Dios. Así, ellos intentan desesperadamente comunicarse con vosotros.

Las ballenas encallan en gran número sobre vuestras playas, y aunque el hombre intenta empujarlas de regreso al océano, ellas no quieren ir porque quieren morir en brazos de la humanidad, porque los hom- bres son sus hermanos. Y su separación y la exterminación que han sufrido han causado una gran tristeza. Y en lugar de morir en el mar en manos de alguna criatura carnívora ellos vienen a estar cerca de aquellos  que  tienen compasión, porque

el alma de una ballena y la de un delfín es la misma que la de un ser humano.

ÁNGELES CAÍDOS: PRIMERA EXPERIENCIA COMO HOMBRE Y MUJER

Y aquello que vosotros llamáis razas fueron cinco en número.

  • Las cinco razas se distinguen por la variación de su color de piel —blanca, roja, amarilla, negra y verde— producida por el contenido mineral y el medio ambiente de las diferentes regiones de la Tierra. La raza cuyo color de piel es el verde vive en el interior de la Tierra. Ver el capítulo 2 de Reflexiones de un Maestro sobre la Historia de la Humanidad. Volumen III, titulado: Vida en el centro de la Tierra

UN DESCENSO MASIVO DE DIOSES Y LA EVOLUCIÓN GENÉTICA

Pero aquí está el detalle, lo que importa es que la humanidad —como es conocida— es mucho más antigua de lo que la ciencia percibe. Y si la consideramos en términos humanos, bueno, yo os diré que la última civilización hace 455.000 años no fue, ni mucho menos, tan brillante como la que estuvo aquí hace diez millones de años.

Ahora, ¿cuándo vinisteis vosotros aquí? ¿Cuándo llegasteis? Este grupo, vosotros, llegó aquí cuando ya había dioses que habían creado flora y fauna, bestias y flores. Ellos ya habían creado aromas, semillas y raíces, y diferentes variedades de hierba, árboles en potencia y frutas que se han extinguido en este plano desde hace ya mucho  tiempo.

¿Y cómo los crearon? Bueno, ellos hicieron exactamente lo que se les había enseñado mucho tiempo atrás. Tomaron y alinearon su enfoque con un sueño, y se volvieron analógicos con él.15 ¿Cómo afectamos un medio ambiente que es estático, en verdad, y que ya está aquí? Es fácil, del mismo modo que afectamos los medio ambientes en los cuales  ya hemos vivido anteriormente. Los afectamos al traer con nosotros el conocimiento de nuestra involución. Basados

en lo que se llamaría nuestro conocimiento, con la memoria de nuestra alma, podemos enfocarnos con este cuerpo en un nuevo sueño, por ejemplo una variación de la palmera, porque necesitamos una variación de ésta; necesitamos una que pueda sobrevivir las condiciones climáticas. ¿Y cómo hacemos eso? Todo lo que hacemos es diseñar tal planta y llevarla hasta su posición analógica en Punto Cero.

Ahora, es aquí donde el dios es tan extraordinario. La palmera ya existe, su variación está siendo ejecutada por alguien que decide que le gustaría que esta planta habite en las costas y pueda sobrevivir. Así, todo lo que ellos  tenían que hacer como dioses —aunque habitaran estos pequeños y casi mórbidos cuerpos— era desearlo, y desearlo con tal intensidad que ellos, como conciencia y energía, la Fuente primera, como observadores, fueran los legisladores de un océano de energía. Y la palmera no es nada más que pensamiento coagulado, energía que se ha formado en masa y a la cual su dios creador le dio sus características distintivas.

Frecuencias

  • De acuerdo con la cosmología de Ramtha, hay siete planos de existencia que corresponden a los siete niveles de conciencia y energía. Los siete niveles se crearon a través del proceso de involución o el reflejo en sí mismo de la conciencia. El universo físico corresponde al primer plano, el hertziano, el de la frecuencia de energía más baja. El segundo plano corresponde a la conciencia social y la frecuencia infra-roja; el tercer plano, al conocimiento consciente y la luz visible; el cuarto plano, a la conciencia-puente y el azul ultravioleta; el quinto plano, a la superconciencia y los rayos X; el sexto plano, a la hiperconciencia y los rayos gamma, y el séptimo plano, a la ultraconciencia y a la frecuencia de Infinito desconocido. Para una exposición detallada de los siete niveles de Ramtha de conciencia y energía y el proceso de involución y evolución ver Ramtha, Guía del iniciado para crear la realidad, edición corregida y aumentada (Editorial Sin Límites 2002).

Hemos estudiado hoy los campos de energía conocidos, que no son otra cosa sino el radio, la profundidad y la anchura de la energía ondulante. Entonces aquí (cuarto plano) tenemos un radio corto, aquí (tercer plano) tenemos un radio más largo, aquí (segundo plano) tenemos un radio aún más largo, y aquí (primer plano) tenemos el radio más largo de todos; toda esta energía es susceptible a nosotros porque ese es el modo como lo hemos creado.

Ahora, tú puedes ser una entidad espiritual en infrarrojo y estar apegado a este lugar, la Tierra, estar aquí deambulando como un fantasma. El problema que te causa morar tan cerca del plano terrestre es que tú no tienes el vehículo apropiado en este tiempo; y por eso no puedes oler las plantas, y de hecho no tienes paladar para degustarlas. No tienes ojos para percibir el color azul celeste, y no tienes el cuerpo que pueda abarcar la emoción con sentimientos o sentir la agitación de ser abrazado por otra criatura. Entonces, cuando tú quieres tocar la rosa, tu mano pasa a través de ella, porque tu mano en infrarrojo está vibrando más rápido que la rosa, cuya vibración es más lenta.

¿Lo entiendes? Así, para poder realizar tu último descenso, tú tienes que descender en un cuerpo que esté vibrando a la misma velocidad que lo hace la rosa. De este modo tú puedes probar la fruta, puedes ver el azul celeste y puedes sentir el abrazo de uno de estos seres humanos. Eso es lo que hicisteis.

Así pues, la evolución en la vida humana —puesto que no hay un elemento más bajo que éste— consiste en que debemos avanzar dentro de su flujo del tiempo. Y para hacer esto debemos crecer lentamente dentro de un cuerpo humano, acostumbrarnos a usar las facultades de un cuerpo humano que nos produzca un entendimiento emocional. Ahora bien, eso puede tomar mucho tiempo.

Evolucion genética

Ahora, en tu cuerpo tienes lo que se llaman genes evolutivos. En otras palabras, el cuerpo humano está creado — escucha con atención— por los patrones genéticos de sus padres. Entonces, ¿cómo evolucionan los padres sus propios genes para producir descendencia con mejores cualidades? ¿Cómo hacen eso? Bueno, tú podrías decir que es el acto aleatorio de la copulación lo que une a estos genes de una forma cohesiva y coherente para que produzcan lo que se llamaría una entidad superior a la suma total de lo que son sus padres. Esto no es así, en absoluto.

¿Sabes cómo consiguieron tus padres que tú seas mejor que ellos? Sucedió porque cada emoción humana que  tus padres tuvieron, fue transferida a sus genes en forma de un patrón genético. Así, el viejo atributo que se os ha impuesto y que dice que vosotros habéis heredado los pecados de vuestros padres y madres, no quiere decir nada malo. Simplemente se refiere a la limitación. ¿Cuántos de vosotros entendéis eso? Ahora, lo que esto quiere decir es que el cuerpo que tú exhibes es el del miedo emocional de tu madre y el de la fuerza interna de tu padre. También es el cuerpo de la compasión de tu madre y la determinación de tu padre.

Si tu espalda es más recta y más fuerte que la de tu padre es así porque *la determinación de tu padre produjo en sus genes una mutación de sí mismo, y la descendencia de esa determinación serían los portadores de una espalda más fuerte.

*La determinacion: La voluntad modifica el ADN

Todo el mundo lleva consigo el cuerpo de sus padres, pero lo que el cuerpo de tus padres quiere decir, realmente, es el conjunto de las actitudes de tus padres. ¿Entendido?

Cada vez que sentís miedo, éste afecta al cuerpo emocional. El cuerpo emocional, en respuesta, lo imprime en un programa en el ADN. Cada vez que logras algo, cada vez que tienes un deseo —cada vez que deseaste que tu espalda fuera más fuerte, tu cerebro más lúcido y tu vista más aguda, cada vez que sientes esas cosas genuinamente—, estás afectando a las futuras generaciones con esas actitudes. ¿Lo entiendes? Que así sea.

Ejemplo

Digamos que vosotros vinisteis aquí en pleno apogeo del Tyrannosaurus Rex.

¿Habíais escuchado ya este nombre? Tiene una reputación bastante despreciable. Digamos que tú nunca habías  visto un tiranosaurio en tu vida. Entonces un día estás afuera muy ocupado recogiendo las frutas que habías descubierto, porque tu madre te las había enseñado. Y estás ahí, comiendo, cuando de repente sientes un aire caliente en tu espalda y algo que suena como la erupción de un volcán en la distancia; se parece mucho, pero es otra cosa. Y tú te das la vuelta y casi no puedes reconocer lo que estás viendo, pero esos dientes parece que van por ti, y tú ya los has visto antes.

De repente te das cuenta de que los dientes de esa boca son mucho más grandes que los de tu madre, y que ese aliento es caliente y hediondo. Por un momento no estás seguro si es ahí donde quieres estar, te levantas y empiezas a correr tan rápidamente como tu pequeño cuerpo de homínido te lo permite. Estás corriendo y cuando miras hacia atrás esta criatura ciertamente empieza a tomar forma, y cada vez que la miras se vuelve más grande y más mala. Y lo que es más, te está alcanzando.

Esta pequeña entidad está corriendo con todas sus fuerzas. Y lo que muy pronto se vuelve obvio para él es que va a perder en esta carrera contra un aliento terrible y unos dientes feroces y algo desgastados. Y el último pensamiento que tiene es: «Cuánto hubiera deseado tener unas piernas más largas».

¿Entendéis esto? Ese es el último pensamiento, mientras esa criatura gigante lo atrapa, lo mastica —destrozando su espalda y su cuello— y finalmente lo engulle, en medio de una gran convulsión que lo envía hasta sus jugos gástricos. Su alma y su espíritu, al mismo tiempo, se desprenden y dicen: «Esto ya es demasiado». ¿Cuántos de vosotros lo en- tendéis? Aún no hemos acabado, así es que no os vayáis a dormir ahora. Esta entidad sufre una muerte bastante extraordinaria. La muerte es su primera experiencia aquí abajo, y no ha estado tan mal, bueno un poco  desagradable al final. Y lo que hace es que regresa a la luz*, ya sabes, esa entidad fastidiosa que le espera ahí arriba.

  • *El tercer plano, el de la luz visible, es donde toma lugar la revisión de la luz después de nuestra muerte. Véase Revisión en la Luz en el Glosario.

Y éste le dice: «Veamos lo que hiciste». El contesta: «De acuerdo, veámoslo». Entonces ellos ven la escena repetida.

«¿Aún quieres regresar?», le pregunta.

«Quiero regresar», contesta él.

«¿Por qué quieres regresar?»

«Porque quiero regresar».

«¿Y qué vas a hacer allí?»

«Lo voy a hacer mejor».

«¿Por qué quieres mejorar?»

« Porque quiero mejorar».

«Pues yo diría… Ve».

«Que así sea».

Mientras esta entidad está haciendo la revisión de su vida, lo último que ve en su revisión es su deseo de tener unas piernas más largas. Realmente quiere eso. Mientras piense en términos de carne y hueso, ¿cuál será su próximo paso en la evolución? Unas piernas más largas. ¿Estáis de acuerdo? Ahora, mientras él está haciendo su revisión de la vida, ese mismo monstruo espantoso está persiguiendo a otro homínido, con la excepción de que éste es un poco más inteligente. Es bastante inteligente. Ya conoce al tipo que le persigue. Entonces, cuando empieza la carrera logra despistar al Tyrannosaurus Rex con sus maniobras, pues él es un poco más inteligente que el otro homínido y sus piernas son, además, un poco más largas; aunque para mayor seguridad le gustaría que éstas fueran aún más largas. De todas formas logra su objetivo y se esconde; es inteligente. La bestia estúpida no puede verlo, y de esa forma consigue escapar. Esa misma noche él regresa a su cueva empapado en un sudor frío y le cuenta a su mujer la historia más turbulenta que nunca hayas escuchado. Le cuenta paso por paso cómo pudo burlar a la bestia heroicamente. Después, plenos de gozo, hacen el amor.

Ahora, con el gozo del acto sexual, él le dará al vientre de su amante una semilla completamente nueva, y esa semilla, su esperma, tendrá codificada la excitación que produjo ese día. Y entonces un nuevo ser empieza a crecer dentro de ella. El niño va a ser una evolución de sus padres basada en la experiencia que tuvieron los padres. Ahora  la copulación está ocurriendo aquí (primer plano), en medio del placer, y al mismo tiempo tenemos una revisión espiritual de la vida que está sucediendo aquí arriba (tercer plano). ¿Y dónde se encuentran los dos? Ciertamente en el lecho, por supuesto, porque esta entidad, que acaba de pedir unas piernas más largas, quiere regresar a la carne. Él es un dios, debe de adueñarse de la experiencia. Que así sea. Entonces él será el niño, el dios que tomará el lugar del niño en el vientre. Él ha creado su cuerpo. Va a nacer ahora, y algún día va a tener que enfrentar a su rival de nuevo, pues ése es su deseo. ¿Y por qué es éste su deseo? Porque él es un dios. Él no sabe que es un dios, pero lo es, y está equipado para serlo.

¿Por qué tendrá que enfrentar a la bestia de nuevo? Porque para poder hacer conocido lo desconocido, debe enfrentarse a su adversidad, y en el encuentro comprobar si realmente está preparado. Y así un día, cuando se ha convertido en un muchacho joven, alto y delgado, sobrepasando en altura a sus padres, la criatura llega al pueblo en medio de un gran estruendo y acaba con todo el mundo. Pero él comienza a correr enfrente de la bestia y empieza la persecución. ¿Qué creéis que va a pasar? Ciertamente se está cumpliendo el destino. El muchacho deja atrás a la bestia. ¿Y qué creéis que piensa cuando el monstruo tropieza y se cae? «Benditas sean estas piernas que tengo.

¡Que así sea!» Ahora, ¿va a seguir teniéndole miedo al Tyrannosaurus Rexl ¿Está preparado? ¿Lo está? ¿Qué tipo  de descendencia traerá él al mundo? Entidades más inteligentes y con las piernas más largas.

La mente

Vosotros y yo somos los responsables de que nuestros cuerpos genéticos, en cada una de nuestras vidas, sean — y hayan sido— como son. Nosotros fuimos los responsables porque el cuerpo es el templo de un dios viviente. El dios viviente conoce siete niveles del paraíso, y con él ha traído el vínculo de esos siete niveles y tiene el poder de su propia divinidad. ¿Qué es esa divinidad? La mente. Esa mente es superior a la materia. Y esa mente, en su estado más bruto y hermoso, cambia cualquier medio ambiente en el cual se encuentre presente. Ésa es la ley. Ahora, el cuerpo que tenéis hoy en día es el resultado de diez millones y medio de años de evolución desde que descendisteis sobre la Tierra. Y si vais a un museo y estudiáis algunos de los fósiles originales, encontraréis que ha habido una evolución en el ser humano. Y lo más dramático de esa evolución es el tamaño de su cerebro.

Cuando el dios despierta en ti, el cuerpo, como regalo de tus antepasados, tiene no sólo la capacidad de detener el proceso de envejecimiento, sino también un generador en su interior que a través del cerebro y el sistema nervioso puede producir que cada célula en tu cuerpo vibre tan rápidamente que este cuerpo tuyo nacido en la frecuencia hertziana, pueda verdaderamente vibrar y resonar en la frecuencia azul ultravioleta. Así, tú  nunca tienes que morir de nuevo para poder tener esa experiencia, ¿lo entiendes?

Si tú eres un ser espiritual, entonces eres la conciencia que fluye hacia un cerebro que fue genéticamente construido para ti. El flujo de esa conciencia es de alguna manera como un río de luz que hace que las bujías produzcan la chispa. Y las bujías producen su chispa solamente si están de acuerdo con su destino genético. Todo lo que el cerebro piensa está produciendo el fenómeno llamado mente. De este modo, mi mente es el resultado de conciencia y energía en un cerebro humano que está creando pensamiento holográfico.

Nunca intentes ser algo mejor, sé algo mejor.

Os aseguro que hay una gran diferencia entre estas dos declaraciones.

Vivid vuestras vidas bajo el modelo de la paz absoluta, sin la complicación de las acciones que os puedan inculcar inteligencias ajenas. Vividlas con el propósito de aprender y saber, y cuando seáis sabios os convertiréis en cada faceta del honor y la sabiduría, y en el bien intencionado que se os ha enseñado, pues os elevaréis hasta el viento como yo lo hice. Y si aplicáis estos principios aunque sea una sola vez, y no surten efecto y decidís no continuar, entonces, queridos míos, ésa será vuestra pérdida desafortunada en ese momento, pero esperemos que sea la ganancia en el futuro. Todos estos principios funcionan, todos están gobernados por leyes precisas, con las cuales el Padre ha gobernado todas las cosas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a RAMTHA Origenes de la civilización humana [Extracto]

  1. SamBell02 dijo:

    El cuerpo está sentenciado a su reino mientras el Espíritu continúe sin despertar. Pero cuando el Espíritu despierta y tiene un claro poder emergente,

    Es el reino de los cielos traído DESDE EL ESPIRITU HASTA LO FISICO

    Vosotros estáis aquí no para ser gente física, sino espiritual. Aunque el laberinto es físicamente exhaustivo, es desde ahí donde se cultiva el Espíritu.

    RAMTHA Origenes de la civilización humana [Extracto]

    «Ley de la paradoja»

    Lo que los hermetistas conocen como «Ley de la paradoja» es un aspecto del principio de polaridad.

    Aunque para el TODO infinito el Universo, sus leyes, sus poderes, su vida, sus fenómenos, son como cosas contempladas en el estado de meditación o ensueño, el Universo debe ser tratado como real, y la vida, las acciones y los pensamientos deben estar basados en ello, acordemente, si bien se tenga un claro conocimiento y realización de la Verdad Superior cada uno respecto a su propio plano y leyes.

    Si el TODO hubiera imaginado un Universo real sería desastroso para éste, porque entonces no podría ascenderse de lo inferior a lo superior, el universo se habría convertido en una cosa fija, inmóvil y el progreso resultaría imposible. Y si el hombre, por su parte, debido a su media‑sabiduría, actúa y vive y piensa en el Universo como si fuera un sueño (parecido a sus propios ensueños a finitos), así se convertirá efectivamente para él, y, al igual de un cadáver que caminase, se encontrará dando vueltas y más vueltas en un círculo, sin hacer el menor progreso y siendo forzado por último a despertarse y vivir por las leyes naturales que él hubiera olvidado. Conservad siempre la mente fija en la Estrella, pero mirad donde ponéis los pies, no vayáis a hundirlos en algún abismo. Recordad la paradoja divina que afirma que si bien el «Universo no es, sin embargo es». Recordemos siempre los dos polos de la verdad: lo absoluto y lo relativo. Guardémonos de las verdades a medias.

    Kybalion: Mentalismo

    Me gusta

  2. SamBell02 dijo:

    Y lo que llamáis vuestras ballenas y, de hecho, vuestros delfines, son vuestros espíritus hermanos

    RAMTHA Origenes de la civilización humana [Extracto]

    Jacques Mayol

    Un hombre misterioso para muchos, Mayol era conocido como “hombre delfín” y fue objeto de estudio de muchos investigadores interesados en la fisiología del ser humano bajo el agua.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Jacques_Mayol

    Pelicula sugerida: El gran azul (1988)

    Me gusta

  3. Pingback: Ballenas y delfines | ETnoesmiamigo

  4. Pingback: RAMTHA Evolucion genética | ETnoesmiamigo

  5. Pingback: La vida, aún siendo “una ilusión”, debe de ser tratada como real | ETnoesmiamigo

  6. Pingback: ¿Vivimos una Realidad simulada por un Ordenador? | ETnoesmiamigo

  7. Pingback: La vida, aún siendo “una ilusión”, debe de ser tratada como real | Laberinto 2.0

Los comentarios están cerrados.