La vida, aún siendo “una ilusión”, debe de ser tratada como real – RAMTHA

Vosotros estáis aquí no para ser gente física, sino espiritual. Aunque el laberinto es físicamente exhaustivo, es desde ahí donde se cultiva el Espíritu.

El cuerpo está sentenciado a su reino mientras el Espíritu continúe sin despertar. Pero cuando el Espíritu despierta y tiene un claro poder emergente,

Es el reino de los cielos traído DESDE EL ESPIRITU HASTA LO FISICO

RAMTHA Origenes de la civilización humana [Extracto]

«Ley de la paradoja»

Lo que los hermetistas conocen como «Ley de la paradoja» es un aspecto del principio de polaridad.

Aunque para el TODO infinito el Universo, sus leyes, sus poderes, su vida, sus fenómenos, son como cosas contempladas en el estado de meditación o ensueño, el Universo debe ser tratado como real, y la vida, las acciones y los pensamientos deben estar basados en ello, acordemente, si bien se tenga un claro conocimiento y realización de la Verdad Superior cada uno respecto a su propio plano y leyes.

Si el TODO hubiera imaginado un Universo real sería desastroso para éste, porque entonces no podría ascenderse de lo inferior a lo superior, el universo se habría convertido en una cosa fija, inmóvil y el progreso resultaría imposible. Y si el hombre, por su parte, debido a su media‑sabiduría, actúa y vive y piensa en el Universo como si fuera un sueño (parecido a sus propios ensueños a finitos), así se convertirá efectivamente para él, y, al igual de un cadáver que caminase, se encontrará dando vueltas y más vueltas en un círculo, sin hacer el menor progreso y siendo forzado por último a despertarse y vivir por las leyes naturales que él hubiera olvidado. Conservad siempre la mente fija en la Estrella, pero mirad donde ponéis los pies, no vayáis a hundirlos en algún abismo. Recordad la paradoja divina que afirma que si bien el «Universo no es, sin embargo es». Recordemos siempre los dos polos de la verdad: lo absoluto y lo relativo. Guardémonos de las verdades a medias.

Kybalion: Mentalismo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad. Guarda el enlace permanente.