RAMTHA Evolucion genética

Ahora, en tu cuerpo tienes lo que se llaman genes evolutivos. En otras palabras, el cuerpo humano está creado — escucha con atención— por los patrones genéticos de sus padres. Entonces, ¿cómo evolucionan los padres sus propios genes para producir descendencia con mejores cualidades? ¿Cómo hacen eso? Bueno, tú podrías decir que es el acto aleatorio de la copulación lo que une a estos genes de una forma cohesiva y coherente para que produzcan lo que se llamaría una entidad superior a la suma total de lo que son sus padres. Esto no es así, en absoluto.

¿Sabes cómo consiguieron tus padres que tú seas mejor que ellos? Sucedió porque cada emoción humana que  tus padres tuvieron, fue transferida a sus genes en forma de un patrón genético. Así, el viejo atributo que se os ha impuesto y que dice que vosotros habéis heredado los pecados de vuestros padres y madres, no quiere decir nada malo. Simplemente se refiere a la limitación. ¿Cuántos de vosotros entendéis eso? Ahora, lo que esto quiere decir es que el cuerpo que tú exhibes es el del miedo emocional de tu madre y el de la fuerza interna de tu padre. También es el cuerpo de la compasión de tu madre y la determinación de tu padre.

Si tu espalda es más recta y más fuerte que la de tu padre es así porque *la determinación de tu padre produjo en sus genes una mutación de sí mismo, y la descendencia de esa determinación serían los portadores de una espalda más fuerte.

*La determinacion: La voluntad modifica el ADN

Todo el mundo lleva consigo el cuerpo de sus padres, pero lo que el cuerpo de tus padres quiere decir, realmente, es el conjunto de las actitudes de tus padres. ¿Entendido?

Cada vez que sentís miedo, éste afecta al cuerpo emocional. El cuerpo emocional, en respuesta, lo imprime en un programa en el ADN. Cada vez que logras algo, cada vez que tienes un deseo —cada vez que deseaste que tu espalda fuera más fuerte, tu cerebro más lúcido y tu vista más aguda, cada vez que sientes esas cosas genuinamente—, estás afectando a las futuras generaciones con esas actitudes. ¿Lo entiendes? Que así sea.

Ejemplo

Digamos que vosotros vinisteis aquí en pleno apogeo del Tyrannosaurus Rex.

¿Habíais escuchado ya este nombre? Tiene una reputación bastante despreciable. Digamos que tú nunca habías  visto un tiranosaurio en tu vida. Entonces un día estás afuera muy ocupado recogiendo las frutas que habías descubierto, porque tu madre te las había enseñado. Y estás ahí, comiendo, cuando de repente sientes un aire caliente en tu espalda y algo que suena como la erupción de un volcán en la distancia; se parece mucho, pero es otra cosa. Y tú te das la vuelta y casi no puedes reconocer lo que estás viendo, pero esos dientes parece que van por ti, y tú ya los has visto antes.

De repente te das cuenta de que los dientes de esa boca son mucho más grandes que los de tu madre, y que ese aliento es caliente y hediondo. Por un momento no estás seguro si es ahí donde quieres estar, te levantas y empiezas a correr tan rápidamente como tu pequeño cuerpo de homínido te lo permite. Estás corriendo y cuando miras hacia atrás esta criatura ciertamente empieza a tomar forma, y cada vez que la miras se vuelve más grande y más mala. Y lo que es más, te está alcanzando.

Esta pequeña entidad está corriendo con todas sus fuerzas. Y lo que muy pronto se vuelve obvio para él es que va a perder en esta carrera contra un aliento terrible y unos dientes feroces y algo desgastados. Y el último pensamiento que tiene es: «Cuánto hubiera deseado tener unas piernas más largas».

¿Entendéis esto? Ese es el último pensamiento, mientras esa criatura gigante lo atrapa, lo mastica —destrozando su espalda y su cuello— y finalmente lo engulle, en medio de una gran convulsión que lo envía hasta sus jugos gástricos. Su alma y su espíritu, al mismo tiempo, se desprenden y dicen: «Esto ya es demasiado». ¿Cuántos de vosotros lo en- tendéis? Aún no hemos acabado, así es que no os vayáis a dormir ahora. Esta entidad sufre una muerte bastante extraordinaria. La muerte es su primera experiencia aquí abajo, y no ha estado tan mal, bueno un poco  desagradable al final. Y lo que hace es que regresa a la luz*, ya sabes, esa entidad fastidiosa que le espera ahí arriba.

  • *El tercer plano, el de la luz visible, es donde toma lugar la revisión de la luz después de nuestra muerte. Véase Revisión en la Luz en el Glosario.

Y éste le dice: «Veamos lo que hiciste». El contesta: «De acuerdo, veámoslo». Entonces ellos ven la escena repetida.

«¿Aún quieres regresar?», le pregunta.

«Quiero regresar», contesta él.

«¿Por qué quieres regresar?»

«Porque quiero regresar».

«¿Y qué vas a hacer allí?»

«Lo voy a hacer mejor».

«¿Por qué quieres mejorar?»

« Porque quiero mejorar».

«Pues yo diría… Ve».

«Que así sea».

Mientras esta entidad está haciendo la revisión de su vida, lo último que ve en su revisión es su deseo de tener unas piernas más largas. Realmente quiere eso. Mientras piense en términos de carne y hueso, ¿cuál será su próximo paso en la evolución? Unas piernas más largas. ¿Estáis de acuerdo? Ahora, mientras él está haciendo su revisión de la vida, ese mismo monstruo espantoso está persiguiendo a otro homínido, con la excepción de que éste es un poco más inteligente. Es bastante inteligente. Ya conoce al tipo que le persigue. Entonces, cuando empieza la carrera logra despistar al Tyrannosaurus Rex con sus maniobras, pues él es un poco más inteligente que el otro homínido y sus piernas son, además, un poco más largas; aunque para mayor seguridad le gustaría que éstas fueran aún más largas. De todas formas logra su objetivo y se esconde; es inteligente. La bestia estúpida no puede verlo, y de esa forma consigue escapar. Esa misma noche él regresa a su cueva empapado en un sudor frío y le cuenta a su mujer la historia más turbulenta que nunca hayas escuchado. Le cuenta paso por paso cómo pudo burlar a la bestia heroicamente. Después, plenos de gozo, hacen el amor.

Ahora, con el gozo del acto sexual, él le dará al vientre de su amante una semilla completamente nueva, y esa semilla, su esperma, tendrá codificada la excitación que produjo ese día. Y entonces un nuevo ser empieza a crecer dentro de ella. El niño va a ser una evolución de sus padres basada en la experiencia que tuvieron los padres. Ahora  la copulación está ocurriendo aquí (primer plano), en medio del placer, y al mismo tiempo tenemos una revisión espiritual de la vida que está sucediendo aquí arriba (tercer plano). ¿Y dónde se encuentran los dos? Ciertamente en el lecho, por supuesto, porque esta entidad, que acaba de pedir unas piernas más largas, quiere regresar a la carne. Él es un dios, debe de adueñarse de la experiencia. Que así sea. Entonces él será el niño, el dios que tomará el lugar del niño en el vientre. Él ha creado su cuerpo. Va a nacer ahora, y algún día va a tener que enfrentar a su rival de nuevo, pues ése es su deseo. ¿Y por qué es éste su deseo? Porque él es un dios. Él no sabe que es un dios, pero lo es, y está equipado para serlo.

¿Por qué tendrá que enfrentar a la bestia de nuevo? Porque para poder hacer conocido lo desconocido, debe enfrentarse a su adversidad, y en el encuentro comprobar si realmente está preparado. Y así un día, cuando se ha convertido en un muchacho joven, alto y delgado, sobrepasando en altura a sus padres, la criatura llega al pueblo en medio de un gran estruendo y acaba con todo el mundo. Pero él comienza a correr enfrente de la bestia y empieza la persecución. ¿Qué creéis que va a pasar? Ciertamente se está cumpliendo el destino. El muchacho deja atrás a la bestia. ¿Y qué creéis que piensa cuando el monstruo tropieza y se cae? «Benditas sean estas piernas que tengo.

¡Que así sea!» Ahora, ¿va a seguir teniéndole miedo al Tyrannosaurus Rexl ¿Está preparado? ¿Lo está? ¿Qué tipo  de descendencia traerá él al mundo? Entidades más inteligentes y con las piernas más largas.

RAMTHA Origenes de la civilización humana [Extracto]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad. Guarda el enlace permanente.