El Prisma De Lira – Lyssa Royal [Extracto]

La información presentada en este libro es una recopilación de años de interiorización, deducciones razonadas y canalizaciones. Para ello, se han utilizado referencias meticulosamente cruzadas de varias canalizaciones (sobretodo el material proporcionado por la coautora Lyssa Royal), al igual que la investigación de trabajos autorizados de antroposofía y metafísica. El lector puede considerar esas ideas literalmente o simbólicamente, ya que la historia es la misma. No hay una reclamación de que esto sea la indiscutible verdad con respecto a la aparición de nuestra Familia Galáctica en esta realidad. Si a usted le parece bien, utilice las ideas aquí propuestas como un catalizador para su propio crecimiento. En el caso contrario, tal vez, este material le pueda llevar un paso adelante hacia su propia evolución personal.

La infusión dimensional

Toda conciencia y toda energía estaban, en su día, fusionadas en un Todo integrado. Ese Todo era consciente de algunos aspectos suyos, pero de manera diferente de una conciencia individualizada.

Antes de esta fragmentación de la Fuente, el Todo existía en otra octava de la realidad dimensional. Desde ese lugar de unificación, el Todo lo Que Es pensó qué pasaría si se separaba y se olvidaba temporalmente de la existencia integrada. La fuerza de semejante pensamiento a un nivel tan masivo, comenzó a crear la fragmentación. La ilusión creada debido a la fragmentación iba a ser el olvido en el que la conciencia tendría que crear (de su propia naturaleza divina) un recuerdo para volver a unificarse.

Lo que se ha denominado «la creación» en realidad es esta fragmentación, o si se quiere, la infusión dimensional. La curiosidad inicial del Todo con respecto a la existencia fragmentada creó esa misma realidad.

El código de la heliografía contenía la opción del «Libre Albedrío» de cada uno de los fragmentos o almas. El reto consistía en recordar que cada conciencia lo poseía.

Otra idea que está presente en la heliografía elegida, es que los fragmentos del Todo son completamente responsables de sus acciones, aun en estado de amnesia. Siendo conscientes o no, cada acción generaría una respuesta por parte del universo. Algunos han denominado esto karma; no obstante, es mucho más que un «ojo por ojo». En lugar de castigo por una conducta negativa, existe siempre la opción de ampliar la conciencia de uno. Por ello,

la sabiduría borra, de algún modo, el karma.

Aunque pueden parecer reglas de algún tipo de juego cruel del cosmos, el resultado ya está decidido. Teniendo esto en cuenta, no es necesariamente el destino lo que cuenta, sino más bien el viaje en sí. Lo que cuenta es cómo se juega este juego.

Otro aspecto de la heliografía consensuada fue el código etérico generado en el conjunto del tapiz universal.

¿Cuál fue el verdadero proceso de la infusión dimensional?

Dentro del tejido del tiempo/espacio de la constelación de Lira existe algo que se podría denominar agujero blanco. Se puede comparar este agujero blanco con un prisma. Al pasar un rayo a través de un prisma, se obtiene un espectro de luz fragmentada en siete frecuencias de colores visibles.

Cuando una parte del Todo pasó por el Prisma de Lira (el agujero blanco), la conciencia fue fragmentada en siete frecuencias vibratorias que representan la conciencia colectiva de la Familia Galáctica de la Tierra.

Cada fragmento obtuvo conciencia de todas esas frecuencias o densidades diferentes.

Anteriormente se experimentaban las frecuencias como algo integrado en el Todo (como luz blanca). Cuando esa parte del Todo pasó por el prisma, se manifestó en siete frecuencias conscientes. También la conciencia se fragmentó, y los fragmentos se «apartaron» el uno del otro tal como se sugiere simbólicamente en la teoría del «Big Bang». De este modo surgió la ilusión de que cada fragmento estaba muy, muy sólo.

El Todo comprendió que el propósito de esta experiencia era aprender a reintegrarse a partir de un punto de la separación. Pero ¿cómo? Como almas individuales o en grupos, los fragmentos investigaron el universo que se acababa de crear 1.La infusión dimensional no sólo creó una fragmentación de la conciencia, sino también creó estrellas, planetas, gases y moléculas que configuran la realidad física. No obstante, la realidad física representa solamente algunas pocas frecuencias energéticas que surgieron debido a la fragmentación.

Tal como descubrió la ciencia, la materia es vibración energética densificada que se mueve a un ritmo específico. Cada aspecto del universo está hecho de energía. Según la tecnología terrestre aún no se ha descubierto cómo medir ciertas partes de la realidad. Si la tecnología tuviera semejante habilidad se podría distinguir un número infinito de portales hacia el tiempo, el espacio y la dimensión. De momento, se explorarán los siete niveles de frecuencias de la Familia Galáctica de la Tierra que se fragmentaron al pasar por el Prisma de Lira.

Siete niveles de frecuencias/Densidades

1ª Densidad

Conciencia como un punto, materia física. Este nivel de frecuencia es el más básico. Proporciona la materia y la energía para la creación de átomos y moléculas. Las formas de vida básicas de los minerales y el agua, por ejemplo, están funcionando desde la 1ª densidad. Los seres humanos poseen esta frecuencia dentro de sí mismos. Compone hasta los códigos genéticos básicos.

2ª Densidad

La Conciencia como una línea, materia biológica, desarrollo de la identidad de especie. La conciencia expresada por las vibraciones de 2ª densidad no poseen conciencia de sí mismo (o ego). La mayoría de las especies dentro de los reinos vegetal y animal existen aquí, sin embargo su ubicación en la densidad depende de muchos factores, incluyendo la presencia o ausencia de ego.

3ª Densidad

Conciencia volumétrica, ego, pérdida de identidad grupal, desarrollo de la identidad individual, habilidad para recordar el pasado y conocer al futuro sin perder la conciencia presente. Esta es la densidad, donde surgen los seres humanos. Es una vibración que crea la ilusión de la separación y por lo tanto es un desafío hacia para el despertar.

Actualmente la humanidad está pasando por un período de transición en la realidad la 4ª densidad, que puede dar cuenta de los muchos y rápidos cambios que la raza humana está sufriendo. Esta es la frecuencia que expresa la mayor separación del Todo. Es desde aquí que se aprenden muchas lecciones acerca de la integración. Este es el más intenso de todos los niveles en el cultivo de crecimiento del Yo.

Los cetáceos ( delfines y ballenas ) existen actualmente simultáneamente en la 3ª y 4ª densidad y están transitando fuera de la tercera, junto con la humanidad.

4ª Densidad

Contención de la conciencia volumétrica, super-conciencia, la reintegración de la identidad de grupo sin pérdida de identidad del yo, a medida que aumenta la vibración, la percepción del pasado, presente y futuro se hacen más líquidas junto con la capacidad para interactuar con las realidades multidimensional y multi-densidad, la conciencia de orientación negativa se vuelve más difícil de mantener.

En la actualidad en la Tierra, la realidad de la 4ª densidad se está traslapando a la tercera. En el caso de la humanidad, esto puede explicar el aumento del deseo por la unidad, la paz y el amor incondicional frente a la ilusión de la separación que caracteriza a la tercera densidad.

La tasa vibratoria de la realidad de uno ya ha dado un paso, y por lo tanto, uno puede encontrarse con asuntos personales de una manera mucho más rápida e intensa.

5ª Densidad

Conciencia experimental del “yo” como una identidad de grupo, no limitado por el tiempo lineal. En esta densidad la conciencia sensible comienza a despertar a su patrimonio. Esta es la densidad de la sabiduría. Al despertar uno la sabiduría interior, muy a menudo quiere compartirla con aquellos que aún se centran en las densidades más bajas.

Muchos de este reino optan por convertirse en guías para los demás. Un ser de la 5ª densidad se funde con su familia de conciencia (“alma superior” o “ser superior” si se quiere) y comienza a recordar. Esta es la primera densidad en la que se experimenta una orientación no física.

Nota : no hay una distinción clara al transitar de la 5ª a la 7ª densidad. Debido a que estas densidades no están físicamente orientadas, hay mucha mezcla en estas transiciones.

6ª Densidad

La Conciencia como la dimensión misma. Esto a menudo ha sido llamada la “Conciencia Crística”, ya que muestra un nivel de frecuencia igual al del Cristo o del Buda. A partir de esta frecuencia se produce un recuerdo total, y comienza a tomar responsabilidad por el todo en lugar de uno mismo. El proceso de avance del Yo y el progreso del todo se vuelve uno y el mismo.

7ª Densidad

Conciencia como experiencia multidimensional, identidad de grupo matriz, (complejo de memoria social).

Esta es la frecuencia de total unidad o integración y las vibraciones en esta frecuencia se fusionan en su identidad y se convierten en un conjunto de masas conscientes. Éstas magnetizan las demás frecuencias y proporcionan la corriente para el flujo natural hacia la integración.

Una vez que los seres de séptima densidad alcanzan la masa crítica alcanzará la siguiente octava en donde espera otra aventura.

DENSIDAD: La densidad indica una frecuencia vibracional y no un lugar, tal como lo hace el término «dimensión». La estructura de la densidad de esta realidad se expresa sobre todo en siete niveles, aunque cada nivel contiene subniveles, La escala de densidad es un modelo utilizado para comunicar la percepción de orientación de uno en relación con otras realidades.

DIMENSIÓN: El concepto «dimensión» hace más bien referencia al lugar en el cual uno se encuentra dentro del tiempo/espacio y no tanto a la frecuencia vibratoria de una persona. El diccionario Webster define dimensión como: «Magnitud medida en una dirección en particular, especialmente en el sentido de longitud, anchura, grosor o tiempo». Hay un número infinito de dimensiones que existan dentro de una densidad o frecuencia vibracional dada.

Es importante tener en cuenta que como partes del Todo que se fragmentaron al atravesar el Prisma de Lira, cada conciencia retuvo el recuerdo de todos los niveles de densidad. No obstante, parte del olvido perduró. Desde niveles más centrales de densidad (como pueden ser la tercera y cuarta, pueden darse ausencias de recuerdo con respecto a la coexistencia de otros niveles. Conforme tiene lugar la integración, uno se va dando cuenta de estos otros aspectos.

Si se llega a entender que no importa hasta qué punto un individuo se puede fragmentar (ya sea a nivel del alma o de la personalidad) y que el regreso a casa siempre será debido a la integración, esa persona no perderá nunca de vista su meta. En este caso, realmente podemos volver a casa.

La creación de la Familia  Galáctica

Al pasar a través del Prisma de Lira, el primer fragmento creó un grupo de seres que se pueden llamar ««Fundadores».

Sabían que los «hijos» son portadores de los códigos de los «padres» en esa heliografía. Debido a que ellos juegan el rol de padres es su responsabilidad guiar el crecimiento de la nueva conciencia que se acababa de crear Al asumirlo, se convirtieron en la heliografía, comenzaron a comprenderla y vivirla, sabiendo que esto iba a proporcionar códigos para futuros fragmentos.

Los Fundadores empezaron a comprender el patrón energético natural de la realidad polarizada que se acababa de crear. Se dieron cuenta claramente de que la conciencia colectiva recientemente fragmentada interactúa con determinadas realidades (es decir, densidades) dentro de un marco de tres aspectos principales,

un punto de positividad pura

un punto de negatividad pura

el punto de integración de ambos

Toda interacción ocurre dentro de esa línea que conecta cada punto.

Cuando los Fundadores creyeron que estaban listos para ello, crearon una nueva fragmentación. Al igual que cuando la parte del Todo tenía curiosidad y creó ese reino a partir de sus pensamientos, los Fundadores imitaron a sus «padres» utilizando energía del pensamiento para crear una fragmentación de sí mismos. Esa fragmentación sucedió a lo largo y a lo ancho; conciencias individualizadas surgieron de la toma de conciencia del grupo de Fundadores y comenzaron a explorar el universo. Gracias a esa fragmentación, cada ser que existe dentro de la Familia Galáctica aquí presentada es parte de los Fundadores.

Cuando los Fundadores se fragmentaron, algunos permitieron que se densificara su energía lo suficiente para poder entrar en la realidad física. Los Fundadores ya habían elegido planetas que podían sostener vida humana. Suavemente guiaron a esos fragmentos hacia una existencia física en la tercera o cuarta densidad. Al cabo de un tiempo, los fragmentos acostumbraban a una existencia física y la ayuda (que todavía estaba presente, aunque en menor medida) de los Fundadores cada vez era menos necesaria.

La primera zona elegida para ser colonizada eventualmente después de la fragmentación de los Fundadores se encontraba en la vecindad de la constelación de Lira. La mayoría de los miembros de la Familia Galáctica que tienen una conexión genética con la Tierra tiene sus raíces en el sistema de Lira. Es aquí donde tuvo lugar el primer intento de integración. Los Fundadores creyeron que iba a ser fácil y previsible; pero, en lugar de ello, las formas humanoides se extendieron hasta crear el tejido de un tapiz muy complejo. Los hilos del tapiz se enredaron de tal manera que se perdieron sus orígenes en una maraña de colores en el diseño del cortinaje.

A continuación se describen, desde la perspectiva de la Tierra, los principales caracteres implícitos en ese tapiz.

  1. La principal zona del «nacimiento» de la raza humanoide Todas las razas humanoides que forman parte de la Familia Galáctica tienen raíces genéticas conectadas con Lira.
  2. Es una estrella dentro de la constelación de Lira. Siendo descendientes de Lira, los seres de Vega dieron a luz a una raza de seres que manifestaron, tanto en sus creencias como en sus actuaciones, la polaridad opuesta de Lira. Hubo frecuentes conflictos entre las razas de Lira y las de Vega.
  3. El planeta Ápex. Es un planeta perteneciente al sistema de Lira y fue el lugar donde hubo el primer intento de crear una sociedad
  4. Un grupo de tres estrellas, conocido en la mitología de la Tierra como «el Can», Sirio fue una de las primeras zonas colonizada por seres procedentes del grupo de estrellas de Lira. Representó la energía del patrón triangular y perpetuó el impulso hacia la integración. Existe una gran variedad de diferentes tipos de conciencias que encaman en este sistema.
  5. Orión. Es el principal «frente de batalla» para el reto de la integración de la polaridad. Orión fue sembrado desde Sirio, al igual que Lira y Vega- Existe una conexión directa con la Tierra, tal como se verá en otros capítulos.
  6. Las Pléyades Fueron colonizadas por descendientes de Este grupo es la conexión genética principal de la Tierra con fuentes extraterrestres,
  7. Es un arquetipo o futuro «sí mismo» ideal de la Tierra. Arcturus ayuda a sanar las conciencias personales y planetarias. Su vibración, perteneciente básicamente a la sexta densidad, ha sido atribuida al reino angelical.
  8. Zeta Retículi. Esta civilización está íntimamente conectada con la Los Retículi son el principal grupo que lleva a cabo las abducciones (o dicho más correctamente, las «detenciones temporales», ya que ese grupo siempre devuelve a los abducidos). Se hablará más detenidamente de este grupo en los próximos capítulos.

El útero de Lira

Una vez fragmentada su conciencia más allá, los Fundadores comenzaron a convertir la energía en materia. Esto creó un prototipo de raza física según el cual la mayoría de las conciencias humanoides se encarnarían. A niveles meta-atómicos, existen códigos de organización que crean un cuerpo humanoide consistente y basado en el carbono como vehículo para la representación física de la concienciad. Los Fundadores utilizaron esos códigos, que se dan de forma natural para crear versiones de sí mismos, tanto en un estado físico como en un estado no físico. Esa forma refleja simbólicamente los aspectos del universo polarizado en el cual había entrado. De nuevo podemos decir que los «padres» crean a los «hijos» según su propia imagen.

Los Fundadores son los abuelos energéticos de la raza humana. Su deseo fue manifestar diferentes aspectos dimensionales de ellos mismos. Eso originó formas básicas de vida, que, a su vez, facilitarían el proceso de crear diversidad dentro de una nueva realidad que acababa de nacer Ellos son ambas cosas, son la Fuente y son el prototipo.

Conforme surgieron con esta forma de luz debido a la densificación de energía, se dieron cuenta de que toda vida evolucionará para volver a convertirse en los Fundadores y, posteriormente, en la Fuente La conciencia se fragmentará y se dispersará, a veces más allá de !o reconocible, pero siempre evolucionará de tal forma para volver a ser la Fuente, tanto física como mental, emocional y espiritual mente.

De modo que los Fundadores acometieron el siguiente paso del proceso de fragmentación. Su primer acto consistía en comenzar a elaborar los planes necesarios para esparcir vida por todo el sistema de Lira.

Dentro del grupo de estrellas se eligieron planetas para que acogiesen estas nuevas razas. A medida que estos planetas comenzaron a desarrollar de forma natural vida primaria, los Fundadores implantaron en aquellos primates en vía de desarrollo energía de plasma6 a niveles meta-atómicos dentro de su estructura de ADN. Esto pasaba a lo largo de muchas generaciones hasta que los primates/humanoides poseyeron la genética necesaria para sostener una vibración tan alta como la de la conciencia de la tercera densidad. Con pequeñas alteraciones, el proceso de encarnación iba a comenzar pronto en varios cuerpos planetarios.

Los Fundadores se fragmentaron aún más para liberar la conciencia necesaria para encamar en esos planetas. Durante esa fragmentación, cada conciencia fue trasladada a un planeta específico en el cual la vibración era más compatible con el fragmento individual.

Mientras esos grupos evolucionaron, logrando viajar por el espacio, se expusieron al desarrollo de otros grupos planetarios de la zona. Las culturas comenzaron a mezclarse y a crecer Nacieron nuevas filosofías. Durante una época, las razas liranas desarrollaron rápidamente una tecnología avanzada, una filosofía de expansión y un fuerte desarrollo social debido a la interacción entre esas culturas planetarias. Fue entonces cuando se podían apreciar claramente las dinámicas de los patrones.

La polaridad comenzó a solidificarse generando su propia polarización, que a su vez continuó polarizando exponencialmente. Las polaridades negativas se astillaron y manifestaron sus propios polos negativos/positivos. Los polos positivos hicieron lo mismo. Lo femenino expresó su parte masculina y lo masculino su parte femenina. Las polaridades estallaron, como si fuesen un virus, en las civilizaciones anteriormente florecientes.

El sencillo juego de espejos que habían creado los Fundadores se hizo añicos y dio lugar a un número infinito de fragmentos. Habían perdido el contacto directo con muchas «ventanas» genéticas (seres físicos) que ellos mismos habían creado. Esos seres físicos habían adquirido vida propia, aunque los programas originales seguían siendo un factor soterrado que influenciaba su desarrollo.

El primer grupo en desarrollarse específicamente como especie no lirana fue la civilización de Vega.8 Esta creó una filosofía altamente distintiva y también una orientación espiritual diferente y, además, comenzó a aislarse de las razas liranas. Inicialmente fue una civilización de orientación negativa, expresándose como polo negativo de Lira, ya que había adoptado una filosofía de servirse a sí misma (contracción). La propia Lira puede ser considerada como el polo positivo, puesto que todas las demás civilizaciones «nacieron» de ella (expansión).

Pasado el tiempo, la fricción entre la gente de raza lirana y la civilización de Vega aumentó. Ningún grupo estaba progresando en su camino de integración. Ambos albergaron dentro de sí el conflicto de la polaridad. Ningún grupo estaba en lo correcto o en lo equivocado; todos representaban las mismas ideas, sólo que las veían desde perspectivas diferentes. Sencillamente no fueron capaces de interpretar cómo equilibrar sus energías. La polaridad seguía creciendo exponencialmente mientras rivalizaban con sus civilizaciones y con ellos mismos.

Una tercera civilización comenzó a surgir de las razas de Lira, Debido a que ese planeta era el ápice de un triángulo simbólico de integración (representando ambas polaridades, la negativa y la positiva), ese planeta podría denominarse «Apex» en esa fase de desarrollo.

El planeta Apex comenzó su civilización atrayendo características de las polaridades tanto de Lira como de Vega. Genéticamente, fueron una mezcla. En sus razas, la diversidad fue aún mayor que en nuestra Tierra actual. Hubo gente de piel oscura y clara, pacifistas y conquistadores, artistas, músicos y soldados. Incluso, en comparación con nuestra raza terrestre, ellos no coexistieron para nada pacíficamente.

Cuando se fuerzan las polaridades opuestas- no se integran sino que causan una fusión. Esa fusión se manifestó en el planeta Apex como una guerra nuclear Un pequeño grupo de habitantes se salvaron bajo tierra.

Entretanto, las razas de Lira y Vega siguieron su desarrollo. Grupos de liranos desearon desaparecer ante la fricción con Vega, de modo que buscaron otras áreas para colonizarlas. También grupos de habitantes de Vega escaparon de los conflictos de su planeta y fundaron unas cuantas civilizaciones, incluidas la civilización de Altaír y la de Centauri.

De modo que desaparecieron las líneas claras de una filosofía determinada y de una historia genética. La humanidad fue rápidamente esparcida, llevando consigo las semillas de experiencia y polaridad. la meta siempre estuvo presente, aunque muy enterrada, en las almas de cada ser, y esa meta les empujaba suavemente hacia delante. La meta era y sigue siendo la integración.

Queda claro que los comienzos de la entrada en la polaridad no fueron nada fáciles para los Fundadores. Ellos habían creado una ecuación que esperaban que diese unos resultados según sus cálculos. El movimiento de energía entre esas tres civilizaciones, (Lira, Vega y Apex) se volvió impredecible para los Fundadores.

El factor sirio

El reino de Sirio fue el primero en ser explorado por las conciencias curiosas que habían pasado por el Prisma de Lira y se habían separado de los Fundadores.

Después del comienzo, muchas conciencias que eligieron quedarse en un estado no físico se sintieron atraídas hacía el reino de Sirio. Fue aquí donde realizaron el trabajo de base, tanto físico corno no físico, para el papel vital que Sirio iba a jugar en el drama que se estaba desplegando. Ellos se convirtieron en los primeros ingenieros genéticos y etéricos que siguieron los pasos de los Fundadores.

Anticipándose a lo que iba a suceder, estos Sirios no físicos comenzaron a crear (mediante la transmutación de energía en materia) un mundo de tercera densidad que eventualmente seria capaz de albergar vida física. También crearon otros dominios con una vibración enfocada para las conciencias que iban a elegir existir ahí en estados no físicos. Debido a esto, gracias a su habilidad de crear feudos adecuados para todas las manifestaciones de conciencias, se les conoce como los Ancianos de Sirio.

Durante los conflictos entre los liranos y los habitantes de Vega representantes de ambas polaridades moraron en los campos de Sirio con el deseo de lograr una integración allí. Los Ancianos de Sirio se prepararon para una fuerte afluencia, tanto de energía positiva como negativa. Tenían bastante claro qué tipo de situaciones iban a presentarse.

Los habitantes de Vega que eligieron vivir en los dominios sirios decidieron encamarse físicamente en un marco de realidad de la tercera densidad. Culturalmente estaban muy anclados en la polaridad masculina y su filosofía era dominante, lo cual en la cuarta densidad era cada vez más difícil de sostener Ellos sentían que tenían que dominar a su entorno y controlar la evolución. Según ellos, eso les permitiría obtener una maestría sobre su terreno y desde ese punto de vista, su evolución progresaría a ritmo acelerado.

Debido a ese deseo, los habitantes de Vega comenzaron sus planes para colonizar un planeta que órbita uno de los soles de Sirio. Si querían mantener su filosofía dominante, la polarización natural inherente a ésta, sólo podía perpetuarse en una existencia de la tercera densidad. Iban a estar estrechamente ligados a lo físico, creando un velo de ilusión y de olvido más denso aun que el que existe actualmente en la Tierra. Estaban tan seguros de sus propias habilidades (y tan poco conscientes de la trampa de la separación existente en la tercera densidad) que comenzaron a acelerar apresuradamente el proceso evolutivo de la especie parecida a los primates que se desarrollaba en el mundo que ellos habían elegido. En el momento que el ADN de la especie indígena era compatible con sus deseos, ellos empezaron a encarnarse.

Casi inmediatamente, estos nuevos sirios perdieron su memoria con respecto de la conexión con Vega. El velo era demasiado tupido. Sus deseos de crear el olvido fueron tan fuertes que no recordaron nada de sus orígenes. Kilos no estaban interesados en perseguir actividades creativas, sólo querían mantener su estructura de autoridad. Cuando su afán se tradujo en una realidad física, éste creó una cultura aguijoneada por el deseo de dominar -sobre los otros y sobre todo el universo que les rodeaba.

Cuando el planeta negativo Sirio estaba en pleno desarrollo, un grupo de Lira decidió aventurarse al sistema de Sirio, Estos seres eligieron quedarse en ámbitos no físicos. Su orientación estaba polarizada hacia la idea del servicio a los demás. Estaban particularmente interesados en la sanación física de aquellos que sufrían. La combinación de sirios negativos (que negaron su sí mismo espiritual) y los sirios positivos, no físicos, de origen lirano (que entendieron que era su deber sanar a los que sufrían) creó una dinámica de tensión que resonó en todo el sistema sirio e incluso más allá. Así comenzó la saga. Los positivos comenzaron a bombardear a los negativos a niveles inconscientes y subconscientes con energía amorosa y sanadora. Debido a que los negativos estaban tan estrechamente dirigidos, esto les creó un malestar psicológico. Cuanto más se resistían los negativos, más energía sanadora mandaban los positivos. La fricción que se produjo debido a esta interacción fue muy incómoda para todas las conciencias arraigadas dentro del sistema de Sirio. Finalmente intervinieron los Ancianos de Sirio.

Se decidió trasladar de nuevo el conflicto a otro lugar Esta vez se iba a intentar lograr la integración desde una perspectiva un poco menos polarizada. Los Ancianos buscaron un hogar para este conflicto. No les llevó mucho tiempo descubrir las propiedades electromagnéticas del entorno llamado Orión.

Una vez eliminado el conflicto inicial del sistema de Sirio, la civilización física se quedó. Ellos se habían alejado tanto del espíritu, incluso hasta la muerte, después de la cual ocurría una reencarnación inmediata en el sistema, alejándoles de cualquier forma de existencia no física.

Desde la perspectiva positiva (no física) de Sirio, ahora se estaba en condiciones de influenciar directamente a los negativos que sufrían. Hubo muchos que alegremente se aventuraron a visitar Orión para llevar a cabo esa tarea. Otros prefirieron quedarse en el dominio de Sirio, concentrando sus habilidades sanadoras en otros objetivos. Otros seres positivos de Lira se unieron a la lucha de Orión. Así nació la historia galáctica.

Debido al deseo de los sirios positivos de facilitar una sanación física (su deseo de servir a lo físico en lugar de elegir tina encamación) se aliaron con las energías de Arcturus. Arcturus está encaminado hacia la idea de la sanación emocional. Juntos forman la matriz Sirio/Arcturus. La matriz Sirio/Arcturus recuerda a los fragmentos su conexión con el Todo y sus habilidades naturales de autosanación.

Aunque sólo se trata de un pequeño porcentaje, un grupo de sirios positivos decidió también encamarse en lo físico. No obstante ellos rechazaron la forma humanoide por otra más representativa de su propia naturaleza. Esa forma es la forma de los cetáceos. Delfines y ballenas representan una traducción de la energía siria a un mundo físico y polarizado.

Es importante darse cuenta de que uno no debe referirse a los sirios como un grupo de extra terrestres, más bien se les debe entender como un grupo de conciencias expresándose a sí mismas tanto físicamente como en lo no físico. Ellos han sido una fuerza inspiradora para las civilizaciones en desarrollo en la Tierra. Tal como veremos más adelante, ellos son los caracteres principales en la creación de la especie humana de la Tierra.

Al explorar antiguos textos súmerios que hacen referencia a la historia antigua y a la naturaleza de los conflictos entre los dioses, uno percibe claramente que la Tierra (en conjunto o en parte) estaba involucrada en las disputas territoriales con diversos grupos en diferentes épocas.

Muchos de los antiguos sirios eran bastante hábiles en el manejo de la ingeniería genética. Durante la infusión de la Tierra, los sirios físicos implantaron un código de ADN oculto en los primeros humanos. Cuando los seres de la Tierra, como raza, llegan a una determinada frecuencia vibratoria, este código se dispara. Ese código ayudará a aquellos que viven en la Tierra a recordar el pasado galáctico de la humanidad.

Los sirios negativos contemporáneos han evitado estoicamente pasar a la cuarta densidad debido al miedo de la no existencia. Temen que sí la Tierra logra esta transición, ellos también tendrán que pasar y dejarán de existir. Creen que si mantienen a la sociedad encerrada en el miedo, la Tierra no será capaz de conseguir este cambio. Como un todo, no pueden determinar el destino de la humanidad, ya que los habitantes terrestres tienen más poder de lo que sospechan los sirios negativos. No obstante, continuarán en esta tesitura. No conocen otra manera.

Los vientos de Orión

Cuando se encuentran dos polaridades opuestas, se atraen de forma natural Cuando intentan fusionarse (en lugar de integrarse) producen una fuerza energética enorme.

Ése era el caso de las civilizaciones de Lira que intentaron la integración dentro de los sistemas estelares de Vega y de Sirio. El conflicto tuvo lugar allí fuera, pero se expandió energéticamente de tal forma que incluía a Orión.

Los limites estaban claramente marcados. El lado «negativo» eternizó la autocomplacencia. Según su filosofía, pensaban que si uno se servía a sí mismo, servía al Todo. De lo que no se dieron cuenta es que ellos mismos negaron el Todo debido a la manera que eligieron de poner en práctica esa filosofía, traduciéndose esta actitud en la necesidad de dominar.

La parte «positiva» sintetizó la idea de servir a los demás. Su creencia postulaba que la única manera de sobrevivir era sirviendo, incluso, a costa de uno mismo. De modo que se forjó una dinámica muy interesante. Había individuos dominantes y otros que estaban más que dispuestos a jugar el rol de víctima. Estos «positivos» entendieron que para sostener al Todo, tenían que servir al Todo y negarse a sí mismos. Lo que estaban haciendo en realidad era negar que ellos mismos formaban una parte válida de ese Todo.

La civilización de Orión fue una de las pocas que se desarrolló de tal manera que se convirtió en un estado altamente tecnológico, a pesar de permanecer en una actitud de intenso conflicto espiritual.

La lucha tuvo entonces tres facetas: existían los dominantes, las víctimas y la resistencia (La Liga Negra. incentivada por la fricción de las dos polaridades). La Liga Negra tuvo bastante éxito en invalidar los esfuerzos de los dominantes (conocidos como el Imperio de Orión); no obstante, sólo sirvió para frenar su momentum. De modo que se llegó a un callejón energético sin salida.

Desde estos niveles superiores pidieron a los Fundadores que les ayudasen a elegir otro mundo. La principal preocupación consistía en asegurar que las herramientas para un nuevo mundo estaban disponibles para aquellos seres atrevidos que querían comenzar con la transmutación de la energía de Orión. La principal herramienta era el Libre Albedrío, la libre elección.

La Tierra ha manifestado a lo largo de la historia de la humanidad el drama de Orión en su intento de equilibrar la polaridad.

Los primos pleyadianos de la Tierra

Durante el desarrollo de la civilización de Lira, un grupo de liranos decidió que prefería desarrollar su cultura lejos de lo que ellos percibían como influencias negativas. De modo que buscaron un nuevo hogar dentro de la galaxia. En su búsqueda encontraron un joven planeta rico en recursos naturales. Ese planeta era la Tierra.

Durante este tiempo incorporaron pequeñas cantidades de material genético de los primales para ayudarse a asimilar el medio ambiente de la Tierra. A lo largo de generaciones, su ADN se modificó levemente, lo que les permitió una mejor adaptación.

Mientras estos liranos de la Tierra incorporaban genes de primates en su propia genética, otros grupos de liranos estaban en el planeta para llevar a cabo los deseos de los Fundadores, además de los suyos propios, es decir, implantar genética tirana en el sistema de los primates. La llegada de este último grupo reavivó los conflictos por los cuales los liranos de la Tierra habían huido, y por ello volvieron a buscar otro sistema planetario para colonizarlo. Deseosos de crear una nueva cultura, aislada de los viejos conflictos enraizados en su pasado, exploraron toda la región concienzudamente antes de elegir un conjunto abierto de jóvenes estrellas azules conocido como las Pléyades.Cuando los liranos de la Tierra comenzaron a colonizar el sistema estelar de las Pléyades, su ambición consistía en crear una raza equilibrada e independiente.

Entretanto, las generaciones de pleyadianos que deseaban vivir en comunidad dieron tanta importancia a la paz y tranquilidad que llegaron a desdeñar cualquier forma de negatividad. Se sumergieron más y más profundamente en esa, para ellos, natural tendencia humanoide, hasta llegar a no encontrar nada más que el vacío dentro de su ser No hubo conflicto; no hubo resolución ni tampoco aprendizaje.

Desde ese pozo de desespero llamaron a sus antepasados liranos. Cuando se hizo saber a los pleyadianos la lucha que estaba llevando a cabo Orión, su propio «dragón dormido» se despertó. Sintieron pasión, Volvieron a sentirse vivos; una recóndita misión fue avivada en sus almas. Se ofrecieron a servir a Orión durante su lucha. Fue entonces cuando se comprometieron a luchar contra la negatividad de Orión.

En lugar de encontrar la verdad dentro de sí mismos. lo único que consiguieron fue perpetuar su odio con respecto a su propia negatividad. Solo cuando el Imperio de Orión destruyó a uno de sus planetas habitados se desentendieron de la conflagración de Orión.

El proyecto de la infusión de las dimensiones fue emprendido con toda fuerza en la Tierra. Los liranos eran los directores físicos de ese proyecto (bajo la supervisón de los Fundadores), y aceptaban también asistencia de otros grupos físico tales como los sirios. Pronto se vio que necesitaban una estructura genética de origen terrestre y también extra terrestre para su proyecto. Contactaron con los pleyadianos.

Se propuso que la transferencia del ADN pleyadiano a la especie terrestre se iba a efectuar a lo largo de un dilatado período, y que esto iba a crear una raza de humanoides que tuvieran tanto raíces terrestres como extraterrestres. I-os antepasados más cercanos de estos humanos de la Tierra serían los pleyadianos y, gradas a esos lazos familiares, los pleyadianos iban a tener permiso para implicarse en el desarrollo de la especie terrestre. Gracias a esa implicación, podían observar el desarrollo de esa raza, interactuar de vez en cuando para mantenerles en su camino y aprender, al mismo tiempo, de la negatividad humana. Esto sanaría el dolor del pasado de los pleyadianos. Después de cierta reticencia de volver a asociarse con los tiranos, un grupo de pleyadianos finalmente acordó participar.

De ese acuerdo resultaron miles de años de interacción pleyadiana con prácticamente todas las culturas primitivas de la Tierra.

En determinadas fases del desarrollo de la especie humanoide, parece ser común entregar el poder personal a figuras divinas o mágicas. Finalmente, eso se convirtió en una práctica muy extendida y, pronto, los pleyadianos comenzaron a apreciar el poder que se les había otorgado. Comenzaron a adueñarse de él. Algunos utilizaron el miedo para manipular Su acuerdo, a nivel de alma, de aprender del desarrollo terrestre se transformó en un medio para satisfacer sus propios deseos. En pocos miles de años, los pleyadianos aumentaron su poder y después se les recordó duramente su lugar. Pronto se dieron cuenta de la ironía de la situación – ellos habían deseado entrar en contacto con su negatividad. Su deseo les fue concedido.

Aunque el contacto continuó de forma intermitente hasta el momento actual, resultó lento en comparación con los tiempos anteriores. La mayoría de los pleyadianos ya no considera a los humanos de la Tierra como niños, y permiten que la humanidad tome sus propias decisiones.

Los pleyadianos tienen razones específicas para estar tentativos en su actual interacción con la Tierra. Durante miles de años han entrado en nuestro planeta para protegernos de peligros o para controlamos como niños «por nuestro propio bien». Algunos grupos rebeldes, incluso han manipulado a los seres humanos en beneficio propio. Esto supone una fuente de enorme vergüenza para ellos. Ahora se han dado cuenta de que la humanidad debe tomar sus propias decisiones y que ellos han de confiar en la habilidad humana de ser capaz de tomarlas. Debido a su interferencia han creado un ciclo kármico. Para su propio crecimiento es absolutamente necesario que este ciclo se cierre. El mero pensamiento de perpetuar el patrón de interferencias en la Tierra es la idea más espantosa a la que se pueda enfrentar un pleyadiano.

 El portal de Arcturus

Hubo algunos seres que al pasar por el Prisma de Lira decidieron quedarse en una forma no física. Estos seres eligieron una existencia amorosa de servicio para aquellos que moran en realidades más densas, como por ejemplo la tercera densidad de la Tierra. Se dieron cuenta de que al desarrollarse los mundos físicos, la vida en fase evolutiva podía necesitar ayuda de otros reinos. Esa asistencia aparecería en forma de arquetipos, ángeles, guías o inspiraciones invisibles.

Estos seres se sintieran atraídos hacia la zona de la estrella Arcturus. Cuando repararon por primera vez en esa atracción, el campo estelar de Arcturus era ligeramente diferente de su manifestación actual, aunque la energía de la zona sigue siendo invariable. Existe un portal o un cruce en el tejido del tiempo/espacio en el área general de Arcturus. Estos seres pronto se percataron de que este portal atravesaba dimensional mente casi cada área habitada desde la infusión dimensional. Fue entonces cuando comprendieron que su propósito era ayudar a las conciencias procedentes de muchos niveles de conciencia.

El propósito de tos seres de Arcturus tiene muchas facetas. Una de ellas es que deben servir a la humanidad como modelo. Ellos representan el futuro mismo de un individuo o de una sociedad, Su energía es, debido a su naturaleza, un imán que atrae el potencial positivo y la integración desde las profundidades del ser Ellos reflejan a la Tierra en qué dirección está yendo su evolución. Una vez que la humanidad haya evolucionado a un estado no físico, la meta ideal será conseguir una conciencia similar a la conciencia colectiva de los seres de Arcturus.

El comienzo de la Tierra

Parece evidente que hubo tres grupos principales que orquestaron el Comienzo de la Tierra, Los identificamos como: los Fundadores, un grupo de lira y un grupo de Sirio, Los Fundadores facilitaron el Comienzo desde un punto no físico y fueron los supervisores de todo el proyecto- A espaldas de estas influencias no físicas, los liranos orquestaron físicamente el Comienzo y emplearon a un grupo de Sirios para ayudarles. Cada grupo tuvo sus propios motivos para estar presente en aquel momento. Pero, aunque los motivos eran diferentes, la meta era la misma, la creación de una raza humanoide en la Tierra.

Como ya se dijo anteriormente, los pleyadianos se involucraron en la evolución de la Tierra buscando su propio beneficio. Pensaron que si interactuaban con los humanos, no sólo iban a ser capaces de formar parte del desarrollo de su anterior hogar sino que también iban a poder aprender todo respecto de la negatividad e integración sin tener que encamarse directamente en un mundo que estaba precisamente en esa fase. Los que pensaron así fueron persuadidos por un grupo de liranos que era perfectamente consciente de la compatibilidad genética de los pleyadianos con los nuevos humanos que se desarrollaron en la Tierra.

El grupo lirano pensó que tal vez, lo que le había faltado a lo largo de todo ese tiempo era un planeta cuyos comienzos ya estuvieran integrados en lugar de uno que siguiese esparciendo las semillas de la polaridad de otros sistemas estelares. Con esto en mente, empezaron a formular un plan muy rígido para el Comienzo de la Tierra.

Los Fundadores, sin embargo, tenían otros planes. Ellos sabían que la Tierra iba a ser, posiblemente, el lugar idóneo para sanar el drama de Orión, y por ello tenía que quedarse en un estado polarizado para poder resolver el conflicto. Los Fundadores permitieron que el grupo de lira llevase a cabo su plan, porque sabían que finalmente éste iba a impulsar el plan cósmico.

En lo que respecta al grupo sirio, sus motivaciones estaban más cerca de casa. Ellos consideraban que la llena formaba parte del sistema estelar trinarlo de Sirio; creían por ello tener el derecho a manipular la genética de la Tierra. Su interés consistía en establecer razas primitivas humanoides en la Tierra para que estos seres les sirvieran en los trabajos manuales; mientras ellos seguían expandiendo sus colonias, incluida la Tierra. Así que apoyaron el proyecto lirano sin olvidarse de sus propias metas. El proyecto del Comienzo de la Tierra arrancó.

Como ya se dijo, el grupo lirano quiso conseguir una especie basada en la integración. Por ello, pensaron que esa especie no debía conocer la polaridad, «el bien» y «el mal». Ellos controlaron estrictamente el entorno de estos nuevos humanos para que éstos se quedasen centrados en el desarrollo de un vehículo perfecto para la integración. No querían que los nuevos humanos se convirtiesen en ellos – se polarizasen. Lo que el grupo lirano no tuvo en cuenta fue que al mismo tiempo estaba restringiendo a los nuevos humanos las posibilidades de elección.

Los sirios que trabajaban con el grupo de liranos no estuvieron de acuerdo con esa filosofía. Ellos sintieron que el deseo personal de los liranos de crear esa especie no estaba alineado con los derechos de las formas humanoides. Estos sirios, aunque deseaban desarrollar una raza humana para sus propios propósitos, descubrieron que sentían un verdadero afecto por esos nuevos humanos. A pesar de esta dualidad, decidieron intervenir dando inesperadamente la oportunidad de elegir a los humanos.

Al ser confrontados con la elección y la necesidad de decidir sobre su existencia, los humanos lograron una conciencia de la tercera densidad, Cuando se dieron cuenta de que habían sido engañados por «Dios» optaron por el conocimiento. Una vez hecha la elección de recibir el conocimiento con respecto a la polaridad, fueron totalmente anclados en lo físico. Ahora poseían un ego, o el conocimiento del «Yo soy», y también tomaron conciencia de sí mismos.

No hace falta decir que el grupo de liranos no estaba muy complacido. Debido a su enfado negaron a los humanos el conocimiento del Árbol de la Vida (Herencia divina). De este modo, la raza humana fue obligada a desarrollarse sin el conocimiento de su conexión con la Familia Galáctica y con el Todo. Eso fue un verdadero reto.

¿Qué pasó con el grupo sirio que interfirió con los planes de los liranos? A causa de esa interferencia estuvieron ligados energéticamente al desarrollo de la Tierra. Siempre han tenido muchos trucos escondidos en sus mangas, y en este caso fueron los que rieron últimos. Cuando trabajaron con el grupo lirano en el programa genético insertaron un código latente de ADN dentro de las células humanas. Este código se dispara debido a una vibración acelerada que tiene lugar cuando una civilización comienza a desarrollarse espiritualmente. Era su manera de permitir que la humanidad comiese, después de todo, del Árbol de la Vida.

Zeta Retículi: transformación y despertar

Los principios de la civilización Zeta Retículi datan aproximadamente de los tiempos en que los Fundadores impulsaron el comienzo del planeta Apex del sistema de Lira. Su desarrollo es único y brillante, y tiene una significante relevancia en la historia de la evolución del planeta Tierra.

El planeta Apex permitió que la polaridad, de forma extremadamente individualizada, los destrozara. Su evolución tecnológica fue espectacularmente rápida, sobrepasando con creces su desarrollo espiritual.

Desde el punto de vista de un observador en el espacio, el mundo de Apex fue totalmente borrado del mapa. Desde el punto de vista de los habitantes de Apex, ocurrió una historia absolutamente distinta. El planeta Ápex se volvió extremadamente tóxico La polución y los altos niveles de radiación hicieron que la superficie del planeta dejara definitivamente de ser habitable.

Esta reclusión bajo tierra dividió a los seres de Apex en varias fracciones. Los que se investigan en el presente capitulo pertenecen a una raza más benigna. Los seres negativos  han sido denominados «Sirios Negativos» o «Grises».

Cuando el planeta Apex se acercaba a su destrucción, la mente y el intelecto de sus habitantes estaban tan desarrollados que se hizo palpable esa evolución incluso en su forma física. Los cráneos aumentaban considerablemente de tamaño a lo largo de muy pocas generaciones. El parto natural era cada vez más difícil ya que los cráneos no podían pasar fácilmente por el canal de nacimiento. Los seres femeninos sencillamente no se adaptaron con tanta rapidez a ese crecimiento de los cráneos. Anticipando lo que podía convertirse en una crisis de espacie, los ingenieros genéticos comenzaron a aprender técnicas de clonación que en su momento, podían sustituir el proceso de nacimiento. Esta maniobra de los habitantes de Apex salvó su especie, ya que después de que la superficie de Apex se convirtiera en un lugar inhabitable se volvieron estériles.

El fuerte impacto y las correspondientes vibraciones que habían producido las explosiones atómicas anteriores provocaron que el espacio alrededor del planeta Apee se doblegara y que sus habitantes salieran «al otro lado» de un portal dimensional.

Actualmente, los Zeta Retículi necesitan encontrar una manera de fortalecer su línea genética para poder crear un futuro para su raza. Después de generaciones de clonación utilizando el mismo material genético existe un estancamiento en su crecimiento evolutivo.

Reconociendo su proyección, llamaron a los Fundadores. Éstos introdujeron a los Retículi en otro planeta que genéticamente poseía un fondo de genes de muchas especies de tipo humano que se remontaban, incluso, a la época de los comienzos de la raza lirana. En lugar de que los Retículi fuesen de civilización en civilización recogiendo material genético, ahora podrían obtenerlo en un solo lugar Este lugar es el planeta Tierra.Pero no solamente buscan información biológica de los humanos, también buscan un aprendizaje emocional.

Integración: la vuelta a casa

¿Qué estamos haciendo, aquí en la Tierra, para que esa integración pueda tener lugar?

Ante todo debemos saber que tendrá lugar con o sin nuestras actuaciones conscientes. La actuación consciente que acelerará nuestro proceso de integración es muy simple: darnos permiso.

La integración se dará en cuatro niveles principales: mental, emocional, espiritual y físico.

Mental

Integrar nuestra mente significa para nosotros que nos permitamos que se combinen no sólo nuestros procesos mentales sino también los intuitivos y emocionales. El tipo de pensamiento que se aprecia hoy en día está prácticamente centrado en la cabeza Fórmulas y cálculos determinan la realidad del siglo XX de la Tierra. Si nos permitimos entender que los procesos intuitivos y emocionales son igual de válidos y que son utilizados en combinación con lo mental, estaremos en el buen camino hacia la integración de nuestra mentalidad.

Emocional

Cuando hablamos de integración emocional, hablamos de empezar a aprender a abrazar nuestra sombra. Podemos abrir armarios interiores y hurgar en las profundidades del subconsciente y erradicar creencias que nos tienen amarrados. En la mayoría de los casos, estos aspectos negados de nosotros mismos sólo quieren que les prestemos atención. Al igual que los pleyadianos descubrieron, y antes que ellos los liranos, sólo la negación prolonga el dolor de la existencia. Deberíamos aprender de estos otros sí mismos de mundos distantes. ¡No repitamos las mismas lecciones una y otra vez!

Espiritual

Integrar lo espiritual, tal vez, es lo más fácil de todo. Todos poseemos una espiritualidad interior no ligada a ninguna doctrina. Si liberamos la doctrina y tocamos la espiritualidad innata, el proceso de integración comenzará. Cuando honramos la verdad de cada persona como manifestación de la Verdad Única, irradiamos hada fuera y abrazamos al planeta. Esto nos permite coexistir con nuestras creencias sin necesidad de cambiar las del otro. El hecho de que Dios/ Todo Lo Que Es exista no se puede cambiar debido a nuestros argumentos con respecto a la cuestión de qué color es el manto que lleva. Tenemos tanto miedo a estar solos que creamos más separación debido a nuestro deseo de una doctrina única. Si tenemos el valor de empezar a tocar esa espiritualidad interior, empezará nuestra transformación.

Físico

La integración física es ligeramente diferente Implica un reconocimiento de nuestro pasado y de nuestra historia como parte de un escenario más grande a escala cósmica. Nos hemos fragmentado de la Fuente y de los Fundadores. Hemos estirado nuestra individualidad hasta límites insospechados. Volver a unimos requerirá de nosotros volver a reconocernos y aceptamos como parte de la Familia Galáctica. Al superar nuestros miedos raciales y dejar de creer que el color de la piel o las diferencias culturales son una barrera entre nosotros también superaremos nuestros miedos a celebrar la comunión que nos ofrecen los Zeta Retículi. Podemos permitir la integración a todos los niveles en nuestra vida física aquí en la Tierra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Autores, Espiritualidad, Mensajes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Prisma De Lira – Lyssa Royal [Extracto]

  1. Pingback: Ballenas y Delfines | ETnoesmiamigo

  2. Pingback: El Karma de los pleyadianos con la Tierra | ETnoesmiamigo

  3. SamBell02 dijo:

    C: He aquí algo para considerar: ¿porqué es que sus científicos parecen ignorar en forma repetida lo que resulta ser evidente al análisis cuando insisten en que no es posible que seres alienígenas viajen a la Tierra desde un sistema distante?

    R: (L) ¿Y qué es eso tan evidente?
    C: Que aun si fuera imposible viajar a velocidades iguales o mayores que las de la luz – y hay que aclarar que sí es posible – no hay ningún motivo que impida a una raza alienígena construir un “arca” espacial y vivir durante varias generaciones dentro de la misma. Podrían viajar grandes distancias a través del tiempo y del espacio en busca de un mundo susceptible de ser colonizado. Una vez localizado el mismo, podrían instalar esta arca en una órbita distante, construir bases en varios planetas sólidos dentro del sistema solar, y proceder a manipular pacientemente a las civilizaciones escogidas hasta desarrollar una adecuada infraestructura tecnológica. Luego, habiendo instituido un proyecto a largo plazo y en gran escala para realizar una lenta y sutil programación mental, podrían simplemente infiltrarse y tomar control directo una vez que la situación fuera propicia.

    R: (L) ¿Es esto, de hecho, lo que ha sucedido, o está sucediendo?
    C: Podría ser, y tal vez ha llegado el momento de que conozcan a fondo los detalles.

    R: (L) Bueno, ¿sería esa una raza de la 3ra. o de la 4ta. densidad?
    C: ¿Porqué no podría tener elementos de ambas?

    R: (L) ¿Cual sería el lugar de procedencia más probable para tal raza?
    C: Bien, quizás Orión, a manera de ejemplo…

    R: (L) OK. Si tal raza de hecho hubiera viajado hasta esta zona del espacio/tiempo, ¿cuántas generaciones podrían haber transcurrido dentro del arca espacial antes de llegar a su destino, y asumiendo que tal cosa haya podido suceder?
    C: Quizás 12.

    R: (L) Bueno, eso implicaría que tendrían que tener una duración de vida bastante extensa…
    C: Sí…

    R: (L) Asumiendo que este fuera el caso, ¿cuál sería en promedio la duración de sus vidas?
    C: 2,000 años.

    R: (L) Y asumiendo que tal grupo haya podido viajar…
    C: Esto sería en condiciones de permanencia en el espacio…

    R: (L) ¿Y cual sería el promedio en tierra firme?
    C: 800 años.

    R: (L) Bueno, ¿y no se les habría ocurrido entonces que permanecer en el espacio sería mejor?
    C: No. La vida en los planetas es más deseable y “confortable”.

    R: (L) Bien, suponiendo que un contingente así haya podido viajar hasta aquí…
    C: Hemos discutido ya acerca de conflictos inminentes… Quizás nos hacíamos eco de fuentes tales como su propia Biblia entre otras cuando hablan de “la batalla final entre las fuerzas del bien y del mal…”. Cuando se piensa acerca de esto resulta evidente que todo tiene implicaciones cósmicas, ¿no es así?

    R: (L) ¿Significa esto que hay más de un grupo involucrado en viajes por medio de arcas espaciales?
    C: Podría haber otro más en camino, así como “refuerzos” para uno o ambos bandos en conflicto, de igual manera que varios tipos de observadores imparciales pero interesados en el desarrollo de los acontecimientos históricos al margen de toda intervención directa.

    R: (L) Bueno. ¡Fantástico! ¡Mi apacible vida se va por el desagüe!
    C: Nunca tuvo tal.

    R: (L) Si, ¡pero estaba planeando tener una!
    C: Ustedes escogieron encarnar en el momento presente con absoluta previsión de las cosas que estarían ocurriendo. Refiérase a sus sueños acerca de ataques espaciales.

    R: (L) Bien, ¿de qué tipologías raciales estamos hablando en relación a estos hipotéticos alienígenas?
    C: Tres tipos básicos: Nórdicos, Reptilianos y Grises. Muchas variantes del último tipo, y tres variantes de los dos primeros..

    R: (L) ¿Cual de los tipos raciales corresponde a lo que llamaríamos “los buenos”?
    C: Nórdicos, en afiliación estrecha con “guías” de la 6ta densidad.

    R: (L) ¿Y esos son todos los “buenos” que hay?
    C: No necesitan de más.

    R: (L) ¡Maravilloso! Si se trata de un Gris o de un Lizzie, sabremos que no son “buenos sujetos”, mientras que si es un tipo alto y rubio, ¡haremos toda clase de preguntas!
    C: Los conceptos de “bueno” o “malo” son altamente subjetivos. ¡Algunos individuos de la 2da. densidad podrían considerarlos a ustedes, cuando menos, como “tipos desagradables”!

    R: (L) ¡De eso no hay duda! ¡Especialmente las cucarachas! …Quizás debiéramos tratar de contactar a alguno de los tipos “buenos”…
    C: A su debido “tiempo”.

    R: (L) Hablando de tiempo, ¿tienen alguna indicación adicional al respecto?
    C: Solo pongan atención a los signos, por favor. Ayudará el ubicarse uno mismo en un vacío de permanente alerta.

    R: (L) No creo que me encuentre en un vacío de permanente alerta. Por otro lado, se habla de manera profusa acerca de los avistamientos en el Sudoeste americano. Hay quienes dicen que se trata de la “nueva” invasión inminente o desembarco masivo. ¿Puede comentar al respecto de esta actividad?
    C: Preludio a la “ola” más grande de todos los tiempos.

    R: (L) ¿Y cual será el escenario de esta ola?
    C: El planeta mismo.

    R: (L) ¿Cuando se espera que de inicio?
    C: Ya lo hizo.

    R: (L) ¿Será esta ola solamente una ola de avistamientos, o será una invasión?
    C: Aún no.

    R: (L) ¿No una invasión?
    C: Así es.

    R: (L) Entonces solo dará pie a toda clase de especulaciones de la gente…
    C: La invasión tendrá lugar cuando la programación haya sido completada…

    R: (L) ¿Qué programación?
    C: Refiérase a la Biblia, el libro “Lucid”, el material de “The Matrix”, “Bringers of the Dawn” (Mensajeros del Alba -N. del T.), y muchas otras fuentes, luego coteje los materiales.

    R: (L) Bueno, si algo es seguro es que, ¡no tendremos tiempo de hacer todas estas cosas que nos han sugerido!
    C: Sí lo tendrán, con toda certeza.

    R: (L) Bueno, ¡es que el solo pensar en todas estas cosas me hace sentir completamente desmoralizada!
    C: No debe ser así.

    R: (L) ¿Tendremos tiempo para hacer todas estas cosas, todos los proyectos que ha recomendado que emprendamos?
    C: Todas esas cosas fueron sugeridas por esta razón en particular, entre otras más.

    R: (L) ¿Así que todas las cosas que ha sugerido tienen la finalidad de prepararnos para estos eventos?
    C: Sí.

    R: (L) Entonces será mejor que nos movilicemos de inmediato: ¡No hay tiempo que perder!
    C: Procederán al ritmo que sea requerido; no pueden forzar los eventos o torcer el Brazo del Destino.

    R: (L) ¡No me gusta NADA como suena eso! ¡Quiero irme a casa!
    C: La alternativa es mucho menos deseable.

    R: (L) ¡Sin duda! ¡No quiero convertirme en el almuerzo de alguien!
    C: Más bien reencarnación en la Tierra de la 3ra densidad en el cuerpo de algún “morador de las cavernas”. Estaría rodeado de escombros bajo un resplandeciente cielo rojo y un sempiterno viento frío silbaría…

    R: (L) ¿Porqué está el cielo en un rojo resplandeciente?
    C: Contemple.

    R: (L) ¡Por supuesto! ¡Polvo cometario! Claro, ¡todo el mundo sabe eso…Maravilloso! ¿Alguna otra cosa más?
    C: Solo sintonicen la correcta frecuencia para toda información pertinente.

    http://www.bibliotecapleyades.net/ascension/esp_ascension_7.htm

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.