Independencia financiera – Ramtha [Extracto]

Una vez le pregunté a un grupo de gente reunida en un salón qué querían. Y todos dijeron: “Ser Dios y ser ricos”. De modo que queréis dinero. Entonces vamos al grano

Queréis dinero; yo lo llamo oro, pero debemos aclarar este punto ahora mismo.

El lado oscuro

Vuestro gobierno ya no llama oro al dinero, no desde que la Decimosexta Enmienda a vuestra Constitución permitió la implementación de los impuestos y los banqueros internacionales dieron vida a la Reserva Federal. Apuesto a que pensáis que porque dice “Federal” es propiedad de vuestro gobierno. Bueno, no lo es. La Reserva Federal es propiedad de un grupo de personas que, durante miles de años, han creado la guerra para obtener poder por medio de dogmas religiosos. Son los mismos que ya no usan el oro para patrocinar vuestros dólares, porque vuestro país no posee oro suficiente para respaldar el papel. Y son estos individuos soberanos los que controlan vuestros gobiernos en todo el mundo. Ellos deciden cuánto vale vuestro papel. No sois vosotros los que producís la inflación o la deflación; vosotros no hacéis que las acciones suban o bajen. Eso lo hacen los que controlan el mundo por medio del dinero.

Habéis estado en una ignorancia flagrante en cuanto al origen de vuestro dinero.  ¿Se os ha ocurrido alguna vez que vuestro dólar podría perder su valor, sin importar cuánto tengáis en la caja fuerte? ¿Se os viene a la mente que hay gente en altas posiciones que controla el poder del mundo?

¡Despertad! Los que manejan el mundo, lo manejan por medio del dinero, porque éste es poder. Un hombre acaudalado es poderoso, y desea riqueza porque le proporciona poder. Poder es lo que él busca y la religión ha sido el peón en el tablero. Y las iglesias son parte de las entidades más ricas del mundo. Todas las guerras se han peleado por una creencia religiosa

Si comprendéis el lado oscuro del oro, entonces podéis entender la luz que saca a relucir las sombras. El oro, el poder y la religión han constituido una inicua combinación a través de vuestra historia, porque toda creencia religiosa está manchada con la sangre de los que conquistaron para establecerse.

Oro Vs Dinero

De modo que yo prefiero el oro por encima de todos vuestros dólares, porque, en un abrir y cerrar de ojos, vuestro papel puede ser inservible. Y el oro, que es un metal tierno, brillante y maravilloso, cuya belleza y rareza han adornado a reyes, nobles, a los ricos y, a veces aun a los pobres, siempre ha conservado su valor.

Entonces, ¿el oro ha conservado su valor por tanto tiempo sólo porque es brillante, amarillo y bello? No.

El oro es un metal imparcial; no establece el odio, ni el anhelo de poder, ni el amor, ni la pasión, ni la traición. El simplemente almacena la emoción. En otras palabras, el oro es el alma de todos los otros metales.

Más bien que dar credibilidad a esta engañosa ilusión de vuestro papel moneda, me referiré a vuestra búsqueda de la independencia financiera desde el punto de vista del oro. Porque cuando tenéis oro en vuestras manos, os volvéis inmortales con esa energía.

A propósito, el oro más grandioso que podáis obtener ha sido derretido y bloqueado, y nadie lo posee. Es así como se le puede transmitir poder y reacción emocional al metal.

Riqueza interior

Le habéis cerrado las puertas a vuestro entendimiento respecto de otras posibilidades. Si dinero es todo lo que queréis, entonces vais a morir infelices; os lo aseguro. Porque el dinero no valdrá nada cuando el espíritu llame al alma para que salga del cuerpo.

Vosotros y el Padre sois uno. Y la vida que lleváis, que respiráis, que impregnáis con vuestra existencia, es SU amor llamado gracia. El reino de los cielos está dentro de vosotros. No está en vuestros castillos, ni en vuestro dinero, ni en vuestra ignorancia. Está dentro de vosotros.

La ignorancia ha mantenido oprimido al hombre en un abyecto estado de dependencia y necesidad. Y en algún lugar allá adentro habéis marcado una división entre Dios que es espiritual y el oro que es dinero. Algunos de vosotros pensáis que de hecho hay alguna línea divisoria entre el oro y Dios. Y si estáis dentro de los que piensan así, sois, no solamente hipócritas, sino que os estáis autodestruyendo, porque los poderosos están acumulando el  oro en nombre de Dios.

Y el político hipócrita que dice que el hombre es malo si busca la riqueza, pero es divino si busca a Dios, está codiciando el oro que le dé el poder para reinar sobre los ignorantes. Nada de eso es malo; es simple y llanamente la manera como lo habéis prescrito. Pero el que condena el oro, condena a Dios. Porque, ¿de dónde viene el oro? ¿De qué está hecho? Si toda vida es Dios, entonces vuestro oro también lo es.

Un maestro no deja huellas en los últimos días antes de llegar a ser Cristo. Pero por ahora, con todo el oro que llevéis puesto alrededor del cuello o el que llevéis en vuestros bolsos o billeteros, vuestras huellas están muy marcadas.

Es importante que razonéis sobre lo que estoy diciendo, porque todo ello, si lo razonáis, hará realidad el sueño que tenéis, porque el conocimiento, no los rituales, es iluminación, lo cual significa estar “en conocimiento de”.

Cuando en un momento me despreciáis por algo que dije, pero que era dolorosamente cierto, y me amáis en el siguiente momento porque leísteis algo que os exaltó y que queríais que fuera cierto.

Así es como sabéis la verdad. Reaccionáis ante ella.

Os daré una verdad muy simple y profunda:Un sueño no hecho realidad es una limitación para llegar a ser Cristo.

Miraos a vosotros mismos: Tenéis todas esas ilusiones, sueños de lo que queréis hacer y tener. Tenéis que sentiros importantes, queréis seguridad, queréis sentiros a las mil maravillas. Vuestra lista de deseos va desde una cirugía plástica hasta poseer abundante tierra y la casa de vuestros sueños. Deseáis comida para cuatro años y la educación de los hijos pagada. Queréis almacenar todo cuanto hay, para así poder sentaros relajados a comer bizcochos con mermelada, limpiaros los dientes, mirar la puesta del sol y decir: “Aleluya”.

Todas esas cosas conforman las capas del núcleo del sueño; y pensáis que el dinero está en el núcleo de vuestras necesidades. Eso es lo que tenéis en común con todas las otras personas que leen este libro; eso es  vuestra conciencia colectiva. Pensáis que el dinero es la respuesta a todas vuestras oraciones. Algunos de vosotros hasta compraríais el amor para uno o dos días con dinero.

En vuestra conciencia el sueño de no tener dinero es una limitacón.

Es pensamiento limitado. Mientras ese pensamiento permanezca dentro de vosotros, nunca llegaréis a ser  Cristo. Y llegar a ser Cristo es el épico destino del hombre.

RÉQUIEM POR UN SOÑADOR

Sueños irrealizados

¿No os dais cuenta de que creáis el destino ante vuestras narices? ¿No sabéis que lo que deseáis con vehemencia, lo que envidiáis, lo que queréis, lo que necesitáis, lo que soñáis es destino no hecho realidad? ¿Y no sabéis que es cuando esos destinos se vuelven realidad cuando os liberáis de ellos?

Una manifestación ante vuestras caras no es un milagro de manifestación: ¡es un milagro de alivio!

Porque cuando el sueño es una realidad, entonces ya no os mortifica. Solamente deja de esclavizaros cuando se convierte en realidad y, al momento de manifestarse en el mundo material, os abandona.

No podéis desechar los sueños irrealizados. El hacerlo valiéndose de dogmas espirituales de los que no se ha obtenido sabiduría se llama hipocresía piadosa.(nota: ojo con la mente ajena, ego alterado,etc.)

Ahora, echemos un vistazo a las capas de la superficie de vuestras vidas. ¿Qué son? Aquí va un ejemplo. Decís: “Quiero hacerme cortar el cabello, pero no puedo porque mi amante lo adora. Pero si lo hago cortar, la gloriosa corona de Dios, no solamente seré una pecadora, sino que mi amante/esposo buscará otra”. De modo que laváis y peináis vuestro cabello con una ráfaga de viento.

¿Qué clase de sueño es ese?

El sueño que se esconde detrás de aquella afirmación es-“Quisiera librarme de este cabello”. Pero lo que os retiene es: “Me temo que ya no me amarán si hago lo que yo deseo”. De modo que el sueño original permanece en el alma sin realizarse. ¿Comprendéis?

El maestro que buscas eres tu mismo

El sendero se llama gozo del yo. Pero en realidad no habéis considerado eso; más bien habéis brincado al sendero de alguien más. Sois, en conjunto, busca-senderos, busca-gurús, seguidores de maestros. Y nunca aprenderéis hasta que miréis hacia adentro y sepáis.

El gozo es el alivio de la represión. Es lo que os permite trascender, ser lo que queréis ser. Sólo se necesita un momento para llegar a ese lugar en donde el sueño no os esclaviza.

La falta de gozo es la razón por la cual estáis refunfuñando en el oscuro pantano y viviendo vidas despreciables, porque los sueños que habéis guardado en los armarios han debido ser el catalizador de la experiencia que resulta  en gozo.

El sendero hacia el Reino de los Cielos está adentro y se llama gozo. Leed cuidadosamente ahora, esto es importante; aquí estamos hablando de cómo se crea vuestro destino: Cuando interiormente abracéis vuestros sueños que resultan en limitación y dentro de vuestra alma los hagáis florecer, se harán una realidad delante de vosotros. Lo que se acepta con emoción en el alma, se manifestará.

En este plano, el destino lo controlan el tiempo, la distancia, el espacio y la velocidad de la vida. Estáis en un flujo de tiempo.Vuestra mente está en el futuro, vuestras emociones en el ahora y vuestro cuerpo en el pasado. Así es como vivís.

Dualidad

Y hay otros entre vosotros que desean ser felices, pero se aferran a todas las razones por las que no lo son. Queréis ser bellos, pero cada vez que miráis en el espejo odiáis lo que veis. Queréis ser esbeltos, pero coméis hasta la saciedad cada vez que pensáis en ello. Queréis reír y ser felices, pero se considera vulgar.

Esa es la dualidad. Lo deseáis, pero pensáis que no lo merecéis.

Vivís en una dualidad, así que los sueños y deseos cuelgan del alma como una confusión. Y lo que inevitablemente sucederá es que terminaréis como la mayoría de vosotros ahora: corriendo como locos para encontrar a alguien que os proporcione equilibrio y propósito en la vida.

Necesitáis, queréis tener a alguien con quien compartir esta miseria, para que ese alguien lleve el peso de la  confusión y de la herida. Queréis a alguien que aguante la actitud psicótica pero que se siente allá, os sonría y diga: “Eres maravilloso. Maravilloso. Maravilloso”. Eso se llama echarle la culpa a otro.

SER UN CRISTO CONSISTE EN VIVIR LO QUE SOIS

Qué es la realidad? ¿Qué yace delante de vosotros y provoca vuestros sentidos? Ya sabéis, el tacto, el olfato.

La emoción es el poder verdadero, la coagulación de una manifestación que adorna los sentidos. Eso es la realidad. Sin emoción no hay sentidos; sin emoción, no hay nada.

Un ser de noble virtud es el que ha vivido todas sus limitaciones, es decir, todos sus sueños. Y cuando esos sueños desaparecen, se van, en ese momento él llega a ser un Cristo. Y cuando camina, no deja huellas, porque ya no hay nada qué dejar. Todas las cosas lo han dejado libre. ¿Comprendéis? Si no entendéis esto, vais a correr detrás de muchos maestros con las manos extendidas, con la esperanza de llevar puesto vuestro talismán o cualquier cosa que se necesite para ser bendito ese día, y vais a sufrir una gran desilusión.

¿Por qué creéis que Yeshua ben Joseph, el Cristo, se fue al desierto para ser tentado por Satanás durante cuarenta días? ¿Quién era Satanás? Era su ego falso. ¿Y cuál era la tentación? Ser lo suficientemente poderoso para reinar sobre el mundo. Durante esos días en el desierto, Yeshua vió frente a El las ciudades de Persia, Roma y Etiopía; vió a Mesopotamia y a los hititas; y vió a los formidables egipcios. Cada reino se le vino a la cara porque eso era lo que estaba ahí para que lo experimentara.

El Satanás interior es el ego falso en su necesidad.

Cristo los vió a todos y abrazó interiormente a cada uno de ellos; los saboreó; se convirtió en ellos y en cuarenta días lo dejaron tranquilo. ¿Cuál era el sueño? La tentación. ¿Y qué es la tentación? Es el sueño reprimido.

Cuando volvéis realidad vuestros sueños, cuando os enfrentáis a ellos y los poseéis como sabiduría, entonces ya no son una tentación. Sólo entonces desaparecen esos bloqueos internos.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver esto con las finanzas? Todo. Todos los que leen este libro tienen un deseo obsesivo de dinero. Si os diera un regalo resplandeciente, brillante y hermoso, caería en una mano que es maliciosa, infeliz y miserable y la energía de esa sola mano cambia el poder.

Se os pueden abrir las puertas de la oportunidad, pero si no estáis motivados, ¿qué os va a impulsar a poneros de pie y entrar por la puerta? preferís estar sentados y gemir y llorar porque no sucedió nada.

Hay mucha gente en este mundo que no sabe absolutamente nada de lo que sucede en vuestro gobierno y en el mundo en general. Son seguidores y  lamentadores. Hay personas que, por su ignorancia, dependen totalmente de alguien más para que tome todas las decisiones de sus vidas; carecen de vigor. Son más bien como una burbuja, esperan a que alguien los empuje y los mueva hasta el próximo lugar en la vida.

¿Qué quiero decir con esto? Solamente que mucha gente espera que otros les hagan todo, de modo que nunca saben. Tendrán que regresar en otra existencia para encarar los sueños que son sus limitaciones.

Todos los lectores tienen sueños que están suspendidos en el alma. ¿Por qué no pudisteis ver la luz? ¿Por qué no tuvisteis la visión? ¿Por qué no pudisteis curaros vosotros mismos? ¿Qué hay de todos esos milagros mitológicos  que grandes maestros ejecutan en lugares lejanos? Existen. ¿Por qué no podéis hacerlos? Porque queréis dar un salto largo partiendo desde allá afuera para llegar adentro hasta la luz.

¿Y sabéis qué más he observado en cuanto  a vuestro comportamiento? Si no veis la luz, juraréis que sí, sólo para no quedar mal con vuestros amigos. Queréis pasar por alto todos los sueños que os llevarían allá. ¿Sabéis lo que os ha pasado, entidades que creáis ilusiones y fantasías que son verdaderamente un éxtasis? Ahora he creado un sueño para vosotros -ir a casa,* iluminación. ¡Y habéis colocado este sueño al frente de todos los otros y estáis más atascados que nunca antes! Tenéis que ir más allá de todo eso para regresar al punto crucial de enfrentaros a vuestros sueños originales.

SI CADA UNO DE VUESTROS SUEÑOS SE BASA EN EL DINERO, ESTÁIS EXPUESTOS A UN RUDO DESPERTAR

Toda entidad que ha ganado su oro lo ha hecho a través de una cosa rara llamada sentido común; eso es lo que yo llamo genio. Y es el genio lo que también lleva de regreso a Dios.

¿Qué estáis buscando? Puedo ayudaros a encontrarlo, pero no puedo obligaros a conservarlo. Decidme cuánto oro queréis y os diré que esa cifra nunca será suficiente. Siempre querréis más.

No es el oro lo que hace realidad el sueño, sino el amor puro.

Cada sueño que se haga realidad os dejará en paz y podréis ir a un reino que no se puede explicar con palabras.

Hay algo que debéis saber sobre los hombres que usan la religión como medio de control: lo que realmente desean es poder. Y cuando os cuento acerca de hombres que acumulan oro, lo que en realidad desean es poder. Lo que ellos desean es el poder absoluto para controlar el destino de la humanidad. Y esos poderosos os desprecian, porque para ellos sois el populacho de la plaza pública. Solamente estáis ahí para ser explotados y manipulados.

¿Por qué existe tal actitud? Porque ella desea existir. Después de todo, ellos son dioses, como vosotros y su sueño consiste en ser poderosos y controlar. ¿Comprendéis? Es necesario aprender esto.

Sé que muchos leéis esto y pensáis: “Yo no pertenezco a ese grupo; no me interesa el control. Solamente quiero un trabajo que pague más”. Pues no engañáis a nadie; sólo estáis tratando de embellecerla apariencia. Vuestra actitud es lo que muestra la verdad.

Mi deseo es educaros, de modo que os digo: Vuestro papel moneda es controlado por los hombres que lo inventaron. Vuestro gobierno tiene dueño. Todo gobierno, con excepción de la India, es propiedad de los banqueros del mundo. ¿Lo sabíais? ¿Os escandaliza? Una vez que estéis bien enterados de esto, podéis empezar a evaluar  qué es lo que realmente queréis.

Los gobiernos y las potencias internacionales se sientan en vuestro maravilloso globo esmeralda como jugadores de una partida de ajedrez. Y hay uno que mueve las cuerdas y posee todo el dinero. Vuestro gobierno no va a la guerra por noble virtud; lo hace porque es un buen negocio.

Debéis seleccionar un sueño que no sea tan engañoso; un sueño que produzca fruto, que esté bien respaldado,  de modo que os deje libres y podáis continuar hasta la siguiente realización. Un sueño hecho realidad es uno que se respalda a sí mismo y, cuando se hace realidad, os deja en paz para que podáis lograr la siguiente realización. Ese es el camino a casa.

Permitid que vuestro cerebro se active y pedid que se os permita recibir un gran pensamiento que os ayude a comprender vuestras limitaciones que, por supuesto, son iguales a vuestros sueños. Es una tontería decir: “Soy el Señor Dios de Mi Ser y no quiero saber nada más”. Es absurdo decir: “Mi yo superior no está en armonía con mi yo inferior”. Eso es un factor disuasivo de la realidad. Discutir consigo mismo no lo hace a uno consciente de sus  sueños, ni lo acerca al yo ilimitado, que es donde necesitáis estar.

En lugar de desear exclusivamente dinero, es mucho más astuto desear manifestar lo que se compraría con el dinero, más bien que usar dinero para obtenerlo. Entonces vuestro deseo se cumplirá el triple.

No pidáis el dinero para alimentar a vuestra familia; pedid el pan.

Esta mente de mono con la que vivís -vuestro ego falso y la conciencia social- os ha programado en este asunto de obtener riqueza Para vosotros, riqueza significa acumular activos y dinero, pero los activos sólo sirven si se pueden liquidar hasta el último centavo.

Eso quiere decir que la totalidad del YO SOY es DIOS. Por siempre y para siempre. Y una vez aceptéis esto y lo sepáis, si simplemente pedís lo que queréis, sin dinero, lo conseguiréis muy rápidamente.

¿Por qué os digo que pidáis el objeto que queréis, no el dinero para comprarlo? Porque sois gente con una conciencia de pobreza. Nunca tenéis dinero suficiente. ¿Cuál es la causa de discusión con vuestro amante? ¿De qué os quejáis sobre los hijos? Gastan demasiado dinero. Todo gira alrededor del dinero. ¿Cuál es vuestro proverbio? ¿Es ciertamente el dinero la raíz de todos los males? Analizadlo vosotros mismos. 

El viento viene de muchos puntos, no simplemente de uno. La respuesta a vuestros  sueños se aferra a la premisa llamada oro. Pero tenéis que cambiar vuestra actitud, porque para vosotros, el mundo gira alrededor del dinero.

Veis algo hermoso en la tienda y preguntáis cuánto cuesta. Todo gira alrededor del precio. Mientras sea así, esas ilusiones empañarán los sueños. Vuestra actitud dice: “No puedo comprarlo porque cuesta demasiado”. ¡Cambiad esa actitud! ¡Aceptad! ¡Sentios ilimitados! Para aceptar lo que deseáis, tenéis que desnudarlo.

Hay que aceptar el sueño internamente y en ese momento de alta emoción se os permite vivir el sueño de lo que queréis.

¿Cómo me hago entender?

Aquí hay algo que podéis entender. Hombres, ¿qué hacéis si queréis tener una erección? Fantaseáis el momento que os da pasión y placer. En la mente, vivís ese momento y vuestro cuerpo responde. Eso se llama manifestación; el cuerpo hace realidad una respuesta a las imágenes y al sentimiento que están en la mente. ¡Ese proceso funciona rápido porque sabéis que podéis hacerlo! Ahora, si frente a vosotros colocamos una mujer con pezones de color de pétalo de rosa, puede que no haya ninguna reacción. ¡Pero solos, en la oscuridad, sí creáis! (¡A veces no puedo  evitar burlarme de vosotros!). Vuestro cuerpo es bello; es una maravilla y nada lo iguala para explicar bien este punto. Así de poderosos sois. En un momento podéis crear una emoción y por ende una reacción a esa emoción. Y al derramar la semilla, la carga desaparece; ya no os esclaviza. ¿Comprendéis el ejemplo?

Si aceptáis el sueño simplemente por lo que es en sí, y lo vivís hasta el pináculo de la emoción,como lo hacéis en vuestra sexualidad, ese sueño, por ley, se manifestará.

En Dios no hay energía dividida; hasta lo positivo y lo negativo son uno. La energía es la energía. Dios no le puso más énfasis creador al átomo que al sol; es lo mismo. La ilusión es la separación. Es la misma cosa; en un momento, por medio de la emoción, podríais aceptar el sueño sin el oro. En un momento, podríais vivirlo con expresión emotiva  y por la ley que dice que todas las cosas dan su fruto a partir de un ser emocional, así se manifiesta. ¿Por qué? Porque no hay nada que lo bloquee; no cuesta nada; simplemente ES. Energía pura.

Para la gloria de Dios, se hará realidad. Y a medida que vais. realizando los sueños, más rápidamente sentiréis el gozo y vais a estar más cerca de casa.

Volver a casa no es caminar hacia adelante; es ir hacia adentro Y cada sueño os dejará más tranquilos para que podáis ir hacia adentro.

Hombre rico, cuando tus noches son solitarias, ¿por qué no eres feliz? ¿Qué es lo que quieres ahora? ¡Oh codiciosa entidad! ¿No ves? Pediste el dinero, no la emoción que esperabas que el dinero podría comprar. Si querías amor, debiste haber pedido amor, no dinero.

¡VIVÍS EN UN ESTADO LLAMADO CONCIENCIA DE POBREZA!

Sólo se necesita la manifestación de un sueño para haceros comprender la plenitud y poseerlo en su totalidad.

¡Gran cosa! ¡El reino de los cielos está adentro! Gran cosa, que sois Dios. Esto hay que vivirlo. Solamente se precisa de una manifestación que abracéis, que creéis, para empezar a llevaros a casa. Sólo se necesita un sorbo de ese poder primitivo para haceros entender que Podéis hacerlo. Entonces el juego ya no es cuánto oro queréis acumular en el sueño, o cuántos objetos.

El secreto está en que necesitáis saborear el poder de lo que es un Maestro regresando a Casa. Entonces ya no tendréis que decir: “Necesito la tierra, la comida, el oro”. Empezaréis a manifestar todos vuestros sueños y mientras más lo hagáis, más poderosos os volvéis.

Si eliminamos el dinero, ¿qué queda en el centro de vuestro  sueño? Lo que se llama genio. El genio es engendrado por el Padre. Cuando decidáis remover la estrechez de mente, la conciencia social, cuando todo eso no obstruya el camino, nacerá una mente ilimitada. Esa mente ilimitada es el corazón de Dios. Y esa mente, por medio del genio, da origen a todas las manifestaciones. Y no os cuesta nada.

Tenéis que llegar al punto en donde “Yo quiero ser Dios” sea el más grande deseo de todos.

Lo que estáis diciendo es: “Quiero ser rico y así tendré tiempo Para ser Dios”. Por favor…

Mi deseo es que logréis la soberanía.

EL PROCESO SE EMPIEZA POR MEDIO DE RECORDAR EL SUEÑO

Podéis escribir todos los que queráis, o simplemente uno. Podéis llanamente escribir: “Es sólo dinero; es todo lo que quiero”. Está bien. Pero es así como llegaréis a ese lugar donde un día habréis ganado lo suficiente como para ser magníficos y podréis decir: “Ya lo hice. Lo poseo como sabiduría.

Si habéis contemplado vuestros sueños a la luz de esta nueva información, entonces ahora los podéis apreciar como limitaciones que os están cohibiendo. Y tal vez habéis llegado a la conclusión, sin que yo os lo haya dicho, de que si estáis cargados de sueños, entonces no estáis listos para ir a casa.

SOBREVIVIR O ARRIBAR. ES VUESTRA ELECCIÓN

Después de todo, ¿qué es la vida?

Pero que uno debe pasar por alto la vida para servir a Dios. Eso sería una hipocresía. Dios no se puede separar de la vida. ¿Con qué fin estaríais aquí, si no fuera para experimentar la totalidad de la vida?

Y no evolucionaréis hasta que vuestros sueños sean una realidad.

Si el alma siente la necesidad, eso quiere decir que debéis poseerlo como sabiduría, sin importar lo que sea.

Cuando los sueños se reprimen, se cometen actos de ira, violencia y maldad. ¿No comprendéis eso? Los actos inicuos suceden cuando se reprimen los sueños.

¿Qué es lo que os hace felices? Obtener lo que queréis. ¿Correcto? Cuando sucede lo contrario, os sentís desdichados. Pero la gente os dice: “Ahhh, es mejor dar que recibir”. Así que os ponéis el manto del mártir. Cuando sois mártires, no sois felices.

(…)A propósito, Si pensáis sobre quién es el dueño de vuestro dinero, debéis seguir con el siguiente paso y daros cuenta de que nunca podríais ser libres si tenéis deudas pendientes. Si ya os habéis  percatado de eso, sois los más adelantados de la clase, porque eso es razón pura e indicaría que se están encendiendo algunas luces.

¿Por qué no todo el mundo lo entiende? Porque muchos de vosotros estáis encerrados en vuestra actitud y  simple y llanamente no permitís que ella os deje tranquilos para que podáis seguir hacia adelante. Todavía tenéis vuestras manos alzadas hacia arriba: “Dame, dame, dame. Soy digno de que me des. En realidad no me gusto mucho a mí mismo, pero sé que de todos modos me toca algo”. Esa es la paradoja que solamente os permite sobrevivir, pero en realidad nunca llegareis.

Hay aquí una maravillosa mujer que piensa: “Pero yo sola no puedo hacerlo”. Ciertamente podéis pensar de ese modo, siempre y cuando sepáis que habéis creado el sueño llamado impotencia.

Y vuestro sueño de pobreza ciertamente se hará más grande porque no podéis escuchar esta verdad y luego afirmar que no podéis hacerlo. ¡Porque únicamente habréis creado la necesidad! Y tener ese sueño no tiene nada de malo siempre y cuando seáis conscientes de que sois vosotros los que colocáis los bloqueos

Este proceso deja de ser un juego cuando origináis vuestra primera manifestación. El acto de soñar es sólo un juego cuando dormís y sentís que no podéis controlarlo; de ahora en adelante el soñar será un juego. Pero vosotros creáis el sueño y las circunstancias.

Sólo cuando sepáis lo que sois seréis felices. Os habéis atribuido todos los fracasos en la vida. Y les habéis echado la culpa a vuestros padres, al amante, al gobierno, hasta al perro del vecino. ¡Todo el mundo tiene la culpa de vuestra horrible vida! Pero, en general, habéis abonado a la cuenta vuestro fracaso y habéis aceptado la derrota.

Si tomáis esa misma energía y os dais cuenta de que vosotros creasteis el fracaso, entonces reconoceréis que era un sueño y que es hora de trascenderlo. Cuando os concentréis en vuestra propia manifestación, de la nada vendrá un viento que reirá con vosotros. Eso significa que estáis en casa, libres.

ACEPTANDO EL SUEÑO. EL PROCESO REAL

Vuestro cerebro es un receptor que permite que el pensamiento entre.

Por medio del cerebro, el pensamiento recorre todo vuestro cuerpo y queda grabado en el alma. Y es con ese conocimiento grabado en el alma con el que podéis percibir para poder trabajar con el futuro, el presente, el pasado, los deseos futuros, la emoción y el presente del cuerpo pasado.

El proceso real para materializar lo que uno necesita se efectúa sentado sobre el suelo, la tierra.De modo que sentaos sobre el suelo, no en una silla. Debéis sentaros alineados con el norte y el sur. Esto se hace para que vuestro campo áurico se mezcle bien con los campos electromagnéticos de la tierra, que oscilan de polo a polo y luego remolinean alrededor del trópico de Cáncer.

OjO Si dais más importancia al rito, habréis derrotado la meta que queríais lograr. Podéis sentaros allá, alineados con  el norte y el sur y con el trópico de Cáncer todo el día, hasta que os tornéis azules y cuando salgáis por la puerta, todavía seréis estúpidos. Bueno, no es mi intención ofender, sino bromear.

Los rituales son cosas aburridas. Esta es una acción que tiene un conocimiento como apoyo. También el silencio que hay en medio de las palabras tiene su fin. Las palabras son una limitación, pero en el silencio sois libres para explorar los reinos de la verdad emocional, con emoción. Todo lo científico está apoyado con emoción creativa.

Aprender a ser emocionales, en silencio, es la llave que abre las puertas del reino de los cielos, porque la emoción pura es la verdad pura.

Quiero que aprendáis a aceptar con emoción el sueño. Os convertiréis en el sueño. Iréis hacia adentro y, en un momento, empezaréis a abrazar el sueño apoderándoos de él y viviéndolo intensamente. En otras palabras, en un momento llegaréis a ser lo que queréis, emocionalmente. ¿Qué es lo que lo convierte en realidad? El convertirse emocionalmente en el sueño. Así es como llegáis a ser Dios.

Cuando hayáis aprendido a esquivar el oro, tendréis una enorme y libre plataforma desde la cual crear, porque no habrá nada dentro de vosotros que diga: “Pero para eso voy a necesitar mucho dinero”. Y si    después de saber todo esto, todavía pensáis que necesitáis el dinero, entonces merecéis caer de bruces, queriendo decir que no seréis capaces de hacer realidad el sueño. Si no obstante seguís con el sueño emocionalmente y lo aceptáis por el amor, por la necesidad, por el YO SOY, por lo que deseáis entonces será una realidad.

Proceso de manifestación

En el proceso de manifestación, debéis estar tan desnudos de energía como sea posible. No significa esto que tenéis que quitaros la ropa; sólo vuestra vieja energía e historias pasadas.

Quitaos todas las joyas. ¿Sabíais que portan la vibración de la historia de vuestra relación con ellas? Al remover vuestras joyas, removéis vuestro pasado, evitando así que el pasado interfiera con lo que estáis creando en este ahora.

Pensad un momento en el sueño que escribisteis. Traedlo de regreso a vuestra conciencia. Recordadlo con exactitud como cuando lo pusisteis en el papel.

Ahora cerrad los ojos e id al principio de lo que se llama alineación divina para manifestar.

Sabed qué es lo que queréis. Tenedlo bien claro, sin confusión. Hablad desde el Señor Dios de Vuestro Ser, porque él produce lo que llamáis el futuro, hasta lo que llamáis el presente, hasta lo que llamáis el pasado y con todo eso os alinearéis. En el momento de la alineación, desde el Señor Dios de Vuestro Ser, invocadlo con poder, hasta su manifestación. Depende de vosotros hacerlo.

Ahora, convertios emocionalmente en el sueño. ¿Qué significa? ¡No significa sentarse a meditar! La meditación es una oración monótona.

Debéis sentaros con los ojos cerrados, como para eliminar la realidad que se asoma amenazadora y para evitar cualquier restricción a la creatividad interior. No se supone que os sentéis allí a contemplar a Dios. Aún no sabéis lo que es Dios.

Quiero que participéis en esta fantasía al mismo grado que lo hacéis con las fantasías sexuales. Quiero que este sueño lo tengáis tan vividamente como una de esas fantasías.

Quiero que os convirtáis en el sueño.

¿Cómo sabréis cuándo estáis allá? Cuando nada más exista, excepto lo que sentís adentro. Cuando seáis capaces de soñar adentro y llegar a ser como un gran actor en el escenario de la vida, haciendo el papel en todo el esplendor de la profesión y convirtiéndose totalmente en ese papel. Sabréis cuándo sucede esto, porque nada más existirá y ocurrirá una suspensión.

Vuestro sistema cardiovascular se reducirá y vuestra respiración se hará más profunda. Habrá un cambio de temperatura en el cuerpo. Al ocurrir cambio de temperatura, hay cambio de frecuencia. Cuando todo esto suceda, estaréis allá.

Cuando el sueño os deje, os sentiréis débiles. En ese momento regresa al tiempo y atraviesa el proceso para  crear y formular vuestro destino.

Y cuando dominéis los procesos rudimentarios, vendrá una hora en la que vuestro movimiento no dejará huellas. Una época en la que lo que digáis será una ley en cuestión de un momento. Lo que sintáis será, cuando en un momento sea realidad.

Y llegará una época en la que ya no os sentaréis a aceptar desde el Señor Dios de Vuestro Ser, puesto que   seréis el Señor Dios de Vuestro Ser. Lograr llevar a cabo el sueño es lo que os llevará allá. Será entonces cuando caminaréis como un Cristo, cada cosa simplemente será y el poder caminará con vosotros.

Ahora, imaginad el sueño. Aceptadlo, vividlo, poseedlo, dejadlo ser.

¿Qué tal si os dijera que vuestro primer sueño se manifestará según la intensidad con la que lo aceptasteis?

Eso es muy importante; reflexionad un momento.

Si vuestro sueño se convierte en realidad y luego decís: “¿Por qué no siento gozo?” es sencillamente porque no lo creasteis con gozo. Podéis manifestar el sueño, pero no sabéis adónde se fue el gozo. Cuando el sueño se acepta vividamente, asiduamente y con la misma emoción que queréis expresar cuando se vuelva una realidad, entonces es de esperar que esa misma energía produzca los mismos resultados

Para aceptar el sueño, debéis vivirlo con la misma intensidad que cuando sea una realidad, porque las emociones gobiernan y promulgan las leyes para la manifestación. Más sencillo no se puede expresar.

LA VERDAD ILIMITADA NO SE EXPRESA CON PALABRAS

¿Cuántas palabras debo expresar desde mi boca para traeros hasta la sencillez de todo el poder creativo? Es la emoción dentro de vosotros. ¿Sois tan intelectuales que sólo os alimentáis del proceso de las palabras? ¿No sois más que matemáticos, para los cuales las cosas sólo tienen sentido si se suman? (…)Si deseáis ser intelectuales, entonces debéis llegar a ser indiferentes, sin emociones. Llegáis a ser sin Dios y en realidad nunca vivís.

Sois Grandes Dioses. Sois entidades humanoides que camináis en luz. Escuchad esto:

La voz de Dios no es el tañido de palabras poéticas; es el amor, es la emoción, es el sentimiento.

La sustancia del espíritu y del alma es la emoción. Y la emoción es simplemente el  Pensamiento de Dios aceptado dentro de un cuerpo emocional, y el alma y el espíritu albergan el pensamiento.

¡La luz! ¿De dónde creéis que vino la luz? La luz es el pensamiento que se sumió en contemplación de sí mismo  y, por medio de esa contemplación, dió origen a la emoción. La emoción es luz.

La gran voz que os habla es la emoción que está dentro de vosotros.

¿No sabéis que una célula siente? ¿No sabéis que un árbol siente? Se esfuerza por salir a la luz y posee gran inteligencia. ¿No sabéis que una roca siente?   Tiene  emoción. Sin las emociones, no sería pensamiento coagulado convertido en materia. El hecho de que existe prueba que tiene emoción.

Cada cosa está viva; cada cosa es un organismo viviente. La emoción es lo que determina la vida. Y de algún modo, de alguna manera, todo llegó a ser un organismo que respira y vive.

Cuando tocáis el yo emocional, él lo crea todo.

¿Queréis  ser  ricos?  ¿Tener  vuestra  propia  tierra?  ¿Y  vuestro  propia  alacena  de  comida?  ¿Queréis saber? ¿Queréis tener un auto nuevo? ¿Un mejor trabajo? ¿Queréis tener fama? ¿Gloria? ¿Queréis los medios para sobrevivir? ¿Preservación? ¡Que así sea!

Y cuando de veras entendáis esto y empecéis a hacerlo, superaréis ese sueño y saldréis al otro lado muy rápidamente. Lo poseeréis todo. ¿Y a qué le temeríais? Habréis abandonado la conciencia social y, ¿sería eso algo malo? La conciencia social es intelectual; no es emocional. Ya estaréis por fuera del lamento, la pobreza, la miseria, el hambre, los revolucionarios que existen por dinero, no porque sientan su ideal. Retirarse de la conciencia social no tiene nada de malo.

Y si ya lo habéis hecho, ¿por qué no lo tenéis todo? ¡Porque tomasteis la enseñanza sólo hasta el punto que os glorificara o funcionara dentro de vuestra caja! ¡Y la caja es el sistema! Ya conocéis el sistema. Es allá donde acumuláis el oro para poder tener el poder de dominar a los demás.

Permitid que os diga lo que sois mientras permanezcáis en conciencia social.

Sois el populacho esclavizado de las calles. Cuando tomáis esta enseñanza y la colocáis en la caja que es el sistema, no funciona. Pero cuando salís de la caja y buscáis la realización de la libertad, cuando esquiváis al opresor, ¡lo tenéis todo!

La única manera de obtenerlo sin comprarlo es sentirlo.

En ese momento lo poseeréis.

 Entonces llega de muchas fuentes. Habrá muchos mensajeros. Se abrirán muchas puertas y vendrán muchas oportunidades y todas serán espectaculares.

EL TRUCO ES ENSEÑAROS A POSEERLO

Algunos de vosotros os sentáis, os alineáis y hacéis todo esto pero cuando abrís los ojos y miráis en el espejo,  veis el mismo viejo rostro. Nada ha sucedido. Os sentáis allá y pedís y deseáis, soñáis y aceptáis con emoción, aun os sentís caminando sobre una nube. Y sabéis que las cosas van a mejorar, pero si después de media hora nada ha cambiado, exclamáis: “Este rollo no funciona”.

¿Sabéis por qué no funciona para vosotros? Porque la ignorancia está difundida por todas partes. Todo lo que habéis aprendido en este plano ha sido una limitación crasa, porque nadie en este plano sabía la verdad en cuanto a cómo funcionaba esto. Solamente os han entregado ritos. ¿Y qué ganasteis con aprender sólo la mitad de la verdad? Lo único que ganasteis fueron largos períodos de sufrimiento, celibato, ayuno, cánticos, guías, espíritus,  hectoplasma, maestros, canales (reales e irreales) y libros con fabulosos títulos: Cómo ser Dios en 30 días. El gozo de salir del cuerpo, por Ya Me Fui.

¿Veis por qué ha habido tanta basura? Todo lo que valorasteis en vuestro mundo material se creó acumulando oro, lo que condujo al poder que esclaviza. Nadie sabía algo mejor porque vivían en esa conciencia. ¿No veis? Traedlo a casa, adentro, allí es donde debe estar la verdad.

Si sois soberanos, entonces nadie podrá esclavizaros. Pero si no tenéis dignidad, no pertenecéis a la realeza, tenéis problemas de clase, podéis ser manipulados, esclavizados y engañados para otros fines que no van más allá de esta tierra.

Obtener información nueva implica mirar las cosas desde otra perspectiva. “Oh, no puedo hacer esto; no tengo el ingenio. Algunas personas nacen con él, pero yo no. Supongo que sí existe el karma”.

El karma es una limitación; una limitación que discrimina entre los sexos. Es una limitación clasista; exalta a los unos y destruye a los otros. No existe.

Os han arrojado pedacitos, y ávidamente os habéis posesionado de ellos. Tratáis de abordarlos, pero no funcionan. A vuestros amigos les decís que vuestra vida ha cambiado como resultado de vuestro más reciente entendimiento. Bueno, yo me avergonzaría si me dieran un cumplido así, porque, ¿en qué cambiasteis? Habéis estado dando vueltas alrededor de vuestra vieja caja. Estáis únicamente viendo el salón desde otro ángulo.

Nadie captó la idea completa, porque era demasiado simple. ¿Sabéis que en un abrir y cerrar de ojos podéis poseerlo?

SER EL SUEÑO

¿No sabéis que la maestría consiste en gobernar el sueño? No es exprimir el sueño. Consiste en ser el sueño.

Vuestras emociones son la verdad; eso es lo que es impecable.

El hombre que tuvo el sueño de Dios

Había un hombre que soñó que era Dios. En su sueño, todas las cosas eran posibles. Si lo deseaba, en un momento podía descender hasta lo más profundo, arrojar su red y sacar peces grandes, carnudos, brillantes y plateados. Cuando arrojaba su red, el mar le mostraba su gran abundancia.

En su sueño era Dios y a su vista nada perecía, ni el asalto de las estaciones lo afectaba. Tuvo un sueño de gozo, y todas las cosas resonaban con una música que nunca era desentonada, siempre era armoniosa. En su sueño, todo vibraba y los matices de los colores trascendían la percepción humana. En este sueño todas las cosas se combinaban y daban origen a la canción que es el pensamiento de Dios.

Y caminaba sobre praderas de color esmeralda, veía las flores brillar tenuemente en sus dorados pétalos. En ningún lugar de su sueño había furia, malicia, crítica o envidia. Tampoco había enfermedad, ni dolor, ni penas. Todo era como una eternidad que entonaba una canción de armonía.

Así era el hombre que tuvo el sueño de que era Dios. En ninguna etapa del sueño consideró la posibilidad de estar soñando, y despertó para darse cuenta de que estaba dormido.

Sed aquellos que tienen el sueño del Despertar

El sueño en el que vivís es el sueño.

Cuando despertáis, lo que veis alrededor ya no tiene sentido porque por fuera del sueño están las posibilidades armoniosas de la vida eterna. Por siempre, y para siempre.

Despertar emocional

La Manifestación -lo que estáis aprendiendo aquí- es la ciencia emocional. La emoción es lo que está vivo; vuestra lógica está muerta. La emoción es una vitalidad que trasciende los horrores del intelecto. ¿No sabéis que cuando estáis dentro del intelecto, nunca habéis vivido ?

Tenéis que saber esto; debe resonar con la verdad. Porque si el Reino de los Cielos está adentro, entonces es el adentro lo que crea todo el afuera.

 Es el adentro lo que os mantiene en esa estrechez de mente y de lucha. No os permite tener el privilegio de la  vida ilimitada. ¿Y sabéis porqué forcejeáis? Porque sois intolerantes, de mente estrecha. Porque estáis dormidos en un sueño en el cual estáis atascados. Cuando despertáis emocionalmente, toda la lucha, el dolor, la pena y la herida dejan de existir.

Cuando despertáis emocionalmente llega la armonía. Se os hace muy difícil abrazar este privilegio de saber. Es un privilegio saber lo que estáis aprendiendo, o sea, que tenéis que cambiar de actitud en cuanto a lo que es real y lo que es ilusorio.

Si queréis ser realistas, sentid emoción, pues en ese estado no hay hipocresía.

Si os aventuráis a presumir y ampliáis vuestra capacidad para alcanzar ese estado de razón pura, en donde dais a luz otra parte de vuestro cerebro que os permite aceptar la majestuosidad de un pensamiento más grandioso, de manera innata sabréis que lo que os he contado es una gran verdad. Vuestro cerebro se abrirá y fluirán pensamientos divinos, no pensamientos del drama humano. Y en ese pensamiento, en esa presunción, os empezaréis a dar cuenta de que, emocionalmente, habéis creado toda vuestra infelicidad, la cual se ha manifestado en vuestro sueño de limitación.

¿Y qué es lo que acumuláis que es eterno? El entendimiento de que emoción es verdad. Ver al mundo con la emoción adentro es la manera de acopiar la riqueza que se llama sabiduría y el saber interior que dan origen a un magnífico Ser de Luz que le ha ganado la guerra a la muerte y a todas las cadenas que os atan a la carne. Por siempre y para siempre.

No se puede ser un “realista” y saber de manera innata que se es eterno. Sólo se sabe que se es hipócrita, el que no tiene Dios nunca vivió. Saber que se aceptó el sueño, con las emociones, es la gran realidad y saber eso con absoluta certeza equivale a ser liberado del sueño, a despertar.

Actitud / Dinero

Parte del pastel es la capacidad para mirar vuestra independencia y tener la sensación de que estáis sólidos desde el punto de vista financiero, de manera que podáis dedicar vuestra vida a Dios, ¿correcto? ¡Pues no! Continuamente estaríais protegiendo las finanzas para que el balance nunca esté en rojo.

¡ vosotros los que necesitáis dinero! Cuando lo gastéis todo, vais a necesitar más.

¿Cómo conocéis la forma de abrir el gran séptimo sello, la pituitaria, el guardián del asiento del cerebro? ¿Como lo abrís? Si tratáis de lograrlo mediante las drogas, moriréis. Si ensayáis los cánticos, os volveréis roncos. Si tratáis con la meditación, sólo correréis alrededor de las esquinas de vuestra caja. Lo lográis al invertir con intensidad la actitud; entonces, desde ahí, empezaréis a cuestionar el otro lado de ella.

Las mentes perezosas, las mentes metafísicas, los maestros espirituales, las dietas, los cristales, los amuletos y los circones no hacen más que adornarla caja. Nada más. Vais a morir, bien adornados. Es que no está afuera; está adentro. Sois la máquina más maravillosa que se haya construido. Sois el cuerpo viviente del Dios viviente, y él está allá, detrás de los sueños. Y el genio está allá, en el punto donde la actitud se cambia.

La conciencia social es una ilusión; la emoción es una realidad.

La limitación más grande de todas es la actitud

Vuestra mente y emoción son los más grandes activos que poseéis

En el proceso de manifestación, obtendréis el gran milagro y os preguntaréis por qué todavía no sois felices. En un momento sentiréis un arrebato, celebrando vuestro éxito con toda pompa, pero luego se presenta otra cosa y ya olvidáis todo lo que habéis aprendido. ¿Por qué? Porque asumís una actitud de ansiedad nerviosa.

Yo únicamente puedo alimentaros con conocimiento y animaros a discernir cada palabra; con esto se logra un impacto emocional, empezando a abrir el cerebro. Entonces, poco a poco, se encenderán las luces y podréis decir:” ¡ Desde el Señor Dios de mi Ser, lo hice! ¡ El pastel es mío!” ¿Y qué os he dado? ¿Cuál es mi legado? Una profunda verdad.

Llegar a la eternidad es cuestión de cambiar la actitud hacia adentro.

Razonadlo. ¿Qué tal si…? ¿Qué tal si…? Sumadlo como en matemáticas; actuadlo con emoción, contempladlo. Todo lo que habéis hecho en la vida lo hicisteis porque queríais hacerlo. Eso, por sí solo, fue un deseo a partir de la emoción. Querer es emoción.

¿Qué os impelió a tomar este libro? ¿Un sentimiento? ¿Y qué le agregasteis a ese sentimiento? Que, de algún modo, este libro os ayudaría a convertiros en millonarios. Esa fue vuestra actitud. ¿Pero cuál fue la espontaneidad dentro del alma? La emoción, emoción.

Yo os digo que aquellos que viven en el mundo “real”, a los que han adorado el intelecto y han abandonado su emoción, relegándola a las mujeres tontas y los niños inmaduros. Ellos nunca han vivido. Y, un día, tendrán que comerse sus propias palabras, porque no tendrán otros bienes.

Afuera está lloviendo, soñadores, pero sé que si podéis razonar un momento veréis que es la actitud con la que aceptáis lo que diferencia la vida de la ilusión.

LA VIDA Y LA ILUSIÓN

Cuando no comprendáis algo, sospechad de ello. Lo sabéis todo, y lo sabéis por medio de la emoción. La emoción es lo que enciende el fuego y permite que llegue el conocimiento.

Vosotros sois los libros escondidos; los habéis escondido en la ilusión fantástica.

El destino

Tenéis que levantaros y caminar hacia el destino.

Ser genios no tiene nada que ver con aceptar el sueño. Mientras esté adentro, no es el genio, es la limitación. El genio aparece cuando el sueño se manifiesta y lo aceptáis o abrazáis en el plano físico. Vais a tener que hacer eso hasta que hayáis realizado todos vuestros sueños, hasta que un día, os podáis sentar usando nada más que una sencilla túnica y ya no deseéis nada más de este plano, excepto bañaros con el calor de la luz matutina.

Os podréis sentar en el trono de Cristo solamente cuando hayáis concluido todos vuestros sueños.

El siguiente pedazo del pastel consiste en caminar hacia el destino que habéis creado para que podáis sentir, palpar, oler y llevar puesto el sueño, porque el alma ya está vestida de ese sueño. Y luego debéis continuar con el siguiente sueño, y después el siguiente, y el siguiente.

Los hacedores son los genios. ¿Qué hace a un genio? ¡La aplicación del sueño!

Hacer es vivir. Si os sentáis dentro de vuestras cuevas y pensáis que Dios os debe algo porque habéis llegado a saber todo esto, el sol nunca brillará dentro de vuestra cueva. Permanecerá oscura y húmeda, y vuestros huesos artríticos dolerán.

¡La vida es un regalo al que hay que despertar! Es la realidad. El genio se logra haciendo. Las puertas se manifestarán, pero tenéis que entrar por ellas.

¡Despertad! Id y abrazad un árbol. La primavera llegó. Estáis vivos. Despertad de la pobreza. Levantaos y salid por la puerta, sentaos en la pradera y dejad que el polen cubra vuestro rostro de abundancia. Está sucediendo. Las semillas son los sueños que soplan en el viento. Ellas mismas se injertarán en el fértil útero de la grandiosa madre tierra, y se levantarán y florecerán. Ellas se levantan y hacen. Vosotros soñadores que yacéis en medio del sueño y sólo soñáis con perseguir la cola como el gato en medio de malas relaciones amorosas, en ser infelices, en ser las víctimas de vuestra propia creación; vuestro sueño consiste en ser la víctima. Todo el tiempo os sumís en los profundos abismos de la tristeza y allí os revolcáis. Recorréis las esquinas de vuestra propia caja de sueños de infelicidad.

¡Vosotros, los espirituales! ¡Hipócritas! Vosotros, los que pensáis que poseéis a Dios, la verdad, el sendero y la  luz, ¡despertad! No sois más que hipócritas, y moriréis frustrados.

Sois los que no tienen Dios. Despertad y observad cómo llega el alba. Os dirá todo lo que queríais saber.

Eso es la vida; es Dios. ¿Qué amuleto que poseáis puede igualar el esplendor del crepúsculo? ¿Cuál es la voz  que escucháis? ¿Quiénes son vuestros maestros? ¿Qué os pueden decir que no lo sepa el silencio? Vosotros sois Dios. ¡Despertad! Hipócritas. Entidades espirituales… no existe tal cosa. Es un sueño. Decir: “Quiero ser espiritual” es realmente afirmar: “Soy un fracaso; deseo ser espiritual”. Significa que no lo poseéis.

Vosotros sois Dios, soñando con un hombre que es limitado.

¿La voz de quién escucháis en el desierto? ¡La vuestra!

YO SOY. YO SOY. YO SOY. No hay duda.

Razonemos sobre esto: Si os esforzáis por ser buenos, significa que sois malos. Si os esforzáis por ser “la entidad metafísica” que va más allá de la ira del dogma, quiere decir que sois el dogma. Nunca vais a salir de él y seguiréis caminando en vuestra Nueva Era. Nunca llegará. El futuro nunca llega, porque estáis soñando con algo que espera en el futuro, lo que quiere decir que no es ahora. ¿Veis?

No hay tal cosa como la Nueva Era. El mañana nunca llega si abrigáis esperanzas, porque si eso hacéis, quiere decir que no lo poseéis. Estáis dormidos y nunca habéis vivido. ¡Despertad! El sol brilla. Las rocas están bajando de la montaña.

¿La voz de quién escucháis en el desierto? ¡La vuestra!

YO SOY. El centro del YO SOY es eterno por siempre y para siempre. La atrevida, humilde y gentil luz de una entidad pura está adentro; es lo que yace debajo de todos los sueños: de todos.

Vosotros sois Dios, soñando con un hombre que es limitado.

Y sobre el camastro del soñador nada evoluciona. Desde mis días no habéis evolucionado. ¿Y vuestra era tecnológica? En mis días yo la conocí. Sois muy similares a como éramos en mis días.

¿Y quién os proporcionó el conocimiento tecnológico? Un genio atrevido que tuvo el sueño y caminó hacia su destino.

Observad vuestra fuente de luz. Vuestra luz ya no sale al quemar aceite de ballena; habéis atrapado la magia de  lo invisible – “el electrum”. ¿Quién pensó en eso? No vosotros, sino el soñador que abrazó con emoción y caminó hacia su destino. Todavía estáis dormidos en vuestra era dinámica. No habéis evolucionado desde mis días. Vuestras cabezas no han crecido para dar cabida a una actividad cerebral mayor. Pero no es necesario, después de todo usáis solamente un tercio de vuestro cerebro.

Sois entidades perezosas y letárgicas que esperan que otro les haga todo. Nunca despertaréis; nunca viviréis. No os gusta escuchar eso, os duele. Entonces regresad a dormir.

Pero estáis equipados con todo; sabed eso. No vinisteis a esta vida carentes de algo que sea necesario para recorrer todo el camino.

Relaciones sentimentales

¿Y qué tal de los que piensan que lo que arreglaría sus vidas sería otro ser humano que los haga sentir amados? Necesitan de alguien para hacerlos sentir especiales. ¿Sabéis por qué deseáis con vehemencia una relación?

¿Sabéis por qué pasáis de una relación a otra? Porque dais vueltas y vueltas en una caja de frustración, y creéis que una relación es la respuesta y que si podéis encontrar a alguien que os acaricie, entonces el dormir en la noche ya no es tan estresante.

Todo el lío de buscar una relación es en realidad genio frustrado

Todo el lío de buscar una relación es en realidad genio frustrado. Cuando despertéis y os convirtáis en el hacedor y toméis el resto del pastel, la energía que está frustrada en los órganos sexuales cambia de rumbo, la pituitaria se abre y el cerebro empieza a florecer y toda esa energía camina hacia su destino. Estáis haciendo, estáis creando.

¿No sabéis que la energía que está en lo que llamáis el chakra de la raíz es el genio en bruto? ¡ Y vuestra naturaleza es encontrar a alguien para que la descargue! ¡Derramáis vuestra vida en el suelo!

Cuando sois célibes, la energía cambia hacia un flujo natural de creatividad.

El celibato no es algo forzado; espera allá. Es el puente que os conduce del sueño a la realidad.

Buscáis relaciones como locos Para poder sentiros bien al ir a la cama.

Cuando despertéis del sueño en el que vivís, puede que os deis cuenta de que caminaréis solos hacia vuestro destino, porque lo habéis creado de ese modo para alcanzar esa meta.

Cuando abandonáis este plano no os casáis, no hacéis el amor en una nube. Sois energía de luz pura. El Dios  que despierta convierte la energía del elemento humano dentro de vosotros en el genio creador y se convierte en  ese genio. ¿Cómo? Por medio de vuestros sueños; abrazadlos y esperad a que se manifiesten en frente de vosotros. Caminad hacia ellos, salidles al encuentro. Cread, complaceos en ello; abrid vuestro cerebro, más allá del fuego en aras del conocimiento Y entonces, oh, humanos, Dios caminará en vuestra forma. Réquiem por el sueño. Réquiem por el sueño.

No dejar huellas

(…) Pero voy a hacer un trato con los que desean seguir adelante. Un día cuando estéis sentados afuera de los portales, estudiando a todo el mundo, por decirlo así, y ninguno de los transeúntes tenga algo que no podáis poseer emocionalmente, empezaréis a no dejar huellas, y yo os veré en la luz. Que así sea.

SOIS DIOS QUE SUEÑA QUE ES HOMBRE

El color de vuestra piel es como una paleta. Algunos tenéis la piel de caoba pulida, un bello y rico color. Algunos sois amarillos, aun más pálidos que un narciso. Algunos sois rosados, con un rubor adentro. Sois hermosos; no existen diferencias entre vosotros. Sois todos parte de la luz y sois exquisitamente bellos.

Cuando miro dentro de vuestros ojos y veo vuestro cabello, observo eso que va más allá del sueño en la realidad llamada “magnífico despliegue del drama humano, desarrollándose, despertando, convirtiéndose otra vez en esa luz”.

Cuando lleguéis a ser la luz, la podréis ver en otros. Ninguno es más pálido que el otro. Sois hermosos, así es.

Extraordinario será cuando vosotros, maravillosas entidades que buscáis la libertad, podáis mirar a todo el mundo y no considerar a ninguno menos que otro. Cuán maravilloso será cuando podáis mirar a vuestros semejantes y no envidiéis ni sintáis celos, pues eso es lo que ha formado esas profundidades  de vacío insondables dentro de  vosotros. Cuando vuestra actitud cambie, empezaréis a ver las cosas desde otro ángulo.

¿Sabéis que cuando envidiáis, cuando estáis vacíos, es precisamente aquello que no poseéis lo que os mortifica? Cuando lo poseéis, reina la paz.

Cuando amáis, os retiráis del juego

Cuando todos empiecen a tomar su lugar en el juego final, imaginad a aquellas entidades cuyo método de juego ha sido el del dinero y del poder. Los mansos que poseen el amor no serán afectados, pues no se les puede manipular, controlar o hipnotizar. Su paz procede del manantial del alma, en la cual yace la riqueza de las cosas nobles: del honor, el amor, la impecabilidad, la verdad, el perdón y la gentileza del espíritu. ¿Sabéis cuánto daño os hacéis a vosotros mismos cuando juzgáis a otro? Hacéis más grueso el sueño. ¿Realmente vale la pena juzgar?

Cuando os amáis a vosotros mismos con la fuerza suficiente para despertar de vuestros sueños, de vuestro cautiverio, o de vuestro sueño de ser víctimas, ser criticados, ridiculizados y perseguidos, eso significa que estáis empezando a amar lo que sois. Amarse a sí mismo es ser egoísta, pero si no es así, no podéis amar a otro.

Aprendéis a amaros a vosotros mismos. Empezáis a admirar lo que sois, a respetar vuestro genio y vuestro coraje. Y comenzáis a admirar el despliegue, si queréis, del esfuerzo y el deseo ¡Si os veis como seres admirables, honestos con vuestras emociones, de modo que vuestras palabras corresponden a vuestros sentimientos, encontrareis que sois criaturas adorables! Y no lo olvidéis: Solamente podéis ver en otros lo que veis en vosotros mismos.

Y ahí es donde comienza el amor. Eso es lo que significa amor incondicional.

Cada manifestación que realicéis, cada sueño de cuya carga os liberáis, os lleva más cerca del amor. El solo acto de abordar las posibilidades del yo es amor.

Cuando paséis por este proceso, sueño después de sueño, concentrándoos en vuestras necesidades, aseguraos de que, al salir de la caja, dejéis la puerta abierta para otras posibilidades. Hacedlo con un gran entendimiento y un gran amor, de modo que a través de ese flujo de amor, en el proceso natural de evolución, permanezcáis en armonía con la naturaleza.

¿Qué es la naturaleza? Es Dios; si permanecéis alineados con la naturaleza en este proceso, permaneceréis por fuera de aquello que tiende un lazo, aquello que ata y ata; obtendréis esa gran independencia que deseáis.

El genio

Todas las grandes ideas se originan en un creador emocional que las soñó.

Voy a repetir lo que dije en cuanto el genio, porque sé que algunos ya lo han empañado: El genio consiste en la habilidad para tener el sueño y luego hacer algo con él

¿Habéis oído del Maestro da Vinci? El fue un genio, ¿verdad? Todo lo que abrazaba con emoción, lo colocaba sobre papel. Ahora, se le conoce como un genio, pero en realidad fue un soñador, porque no fue hasta mucho más tarde en vuestro fluir de tiempo cuando lo que él dibujó se convirtió en la brillante idea de otro. El estaba muy adelantado a su tiempo. Pero realmente se quedó en una caja. ¿Comprendéis? ¿Qué tal si hubiera seguido hacia adelante y hubiese creado lo que concibió?

¿Qué es lo que se necesita? ¿Qué hace la diferencia? Amor.

Se necesita amor. Eso es lo que os da las agallas para atravesar la puerta. Es amor lo que abre la puerta,  lo que deja las maletas atrás. Es el amor lo que ve las cosas como oportunidades. Y es el amor lo que os saca del estado que os mantiene dormidos.

Si sentís, entonces habéis aprendido, porque hay algo que no se hace en el sueño: no se olvida lo emocional.

Hay algo muy frustrante que yo le digo a mi hija cuando ella está pasando por la amargura de todas las cosas. Yo le digo que no hay tal cosa como un problema. No existe a menos que lo queráis ahí. Y, por supuesto, si podéis crearlo, la respuesta yace dentro del problema.

Absolutamente todo lo que creáis lo podéis deshacer. Todo. Incluso la nada se puede deshacer.

NO HAY PALABRAS

Es muy complicado tratar de explicar con palabras esta verdad acerca de Dios, acerca de los sentimientos y la manifestación. Es arduo comunicarse con entidades sensitivas que sólo oyen porque son intelectuales.

Nunca habéis entendido a Dios, porque no sabíais sentir. Y en el pasado, habéis tomado mis palabras, las memorizasteis, las entallasteis y las saboreasteis hasta que se convirtieron en una verdad intelectualizada.

Las destilasteis solamente hasta el punto “Vosotros sois Dios”.

Y habéis usado esa verdad para justificar vuestro mal comportamiento y dualidad. Sirvió para un propósito.

Pero comunicar lo que está adentro, eso es poder puro, poder absoluto. Permanece quieto en su propio tiempo.

No existe el tiempo cuando vais adentroy abrazáis la emoción. Solamente es; es el SER. Para eso no tengo palabras.

Pero al utilizar este proceso, al hacer contacto con vuestra propia emoción y soltar vuestro propio poder, estáis encontrando vuestra propia verdad.

¿No sabéis que esas son las mismas palabras que nunca pude encontrar? Hay que usar vuestras palabras para encontrar vuestra verdad.

Y si habéis ganado eso de esta información, entonces gracias a Dios. Aferraos a ella por siempre y no permitáis que nadie os la arrebate. Vais a ver a Dios en esta existencia. Que así sea.

Abrazando el sueño de Dios

Bueno, es hora de hacer algo grande.

Deseo que abracéis y manifestéis a través de la emoción.

Deseo que creéis un drama, un gran drama. Y en el momento de ir adentro, para crear el drama, quiero que  estéis conscientes de que estáis sintiendo el sueño de Dios.

En  otras  palabras,  abrazad  con  emoción  y  poder  para  que  todo  lo  que  abracéis  sea  la  verdad  viviente.

¿Entendéis?

Dejadme decir esto otra vez, de otra forma. Abrazad y cread un drama, una fantasía, una escena bella, salvaje, deliciosa que os dé lo que sea que queráis, como si tuvierais el toque de Midas, pero que ese toque sea mágico.

En este proceso, deseo que viváis y contempléis todo lo que deseáis y lo veáis sucediendo en el momento. ¡Así es como se hace posible!

Aquí estamos tratando con el sueño que retiene todo lo demás y lo deja atrás. Se llama actitud.

 Vuestra escena actual dice: “Esto es real. Aquello es fantasía”. Lo que este sueño hará, si lo poseéis, es invertir eso, de modo que vais a decir: “Ya veo: Aquello es real y esto es fantasía. ¡Yo lo tuve al revés todo el tiempo!”

El proceso: Instrucciones físicas

Poneos cómodos. Sentaos sobre la tierra o el suelo. Aflojad vuestra ropa. Tomad responsabilidad por vuestra vida. Si estáis haciendo esto en un grupo con fines de demostración, esta vez, si vuestro vecino rueda por el suelo, rodad con él. Si está riendo, reíd con él, no de él, con él. Si ella le hace cosquillas a vuestra fantasía y deja salir un torrente de regocijo maravilloso, permitídselo.

¡Eso se llama emoción! ¡Es alegre! Es dulce y refrescante y acelera el sueño.

Recordad: Sois hermanos entre vosotros.

Estáis conectados por medio de la mente de Dios.

Estad en paz con todos los que os rodean. Cuando sintáis esa conexión, caminaréis en paz. Preparaos. Quitaos todos los adornos.

Recordad: vuestros metales conservan la frecuencia del ayer.

Para llegar a la alineación con el ahora, vuestro cuerpo debe estar desnudo de metal. Y los que ya estáis saciados, estáis perdonados.

Aflojad vuestra cincha. Quitaos los zapatos.

No empecéis este proceso hasta que estéis cómodos. Si estáis en un grupo y no podéis hallar comodidad en ese medio ambiente, escuchad y aprended de los que os rodean. Podéis hacer esto solos cuando estéis en casa sin necesidad de una demostración. Respirad. Cerrad los ojos.

Oración de manifestación

DESDE EL SEÑOR DIOS DE MI SER AL PADRE INTERIOR

TODO LO QUE TU ERES SALGO DE VIAJE

A ESTE HORA LLEGO A CASA. A ESTA HORA

SACA A LA LUZ EL PODER EL SABER INTERIOR

LA MANIFESTACION.

DESDE EL SEÑOR DIOS DE MI SER HACIA EL PADRE INTERIOR

ES LEY.

¡QUE ASI SEA!

Dad las gracias al Padre interior por lo que es la verdad, lo que es real, lo que es ilimitado. Porque en Dios, todas las cosas son posibles. Agradecer por todo eso le da reconocimiento al Señor Dios de Vuestro Ser, a vosotros, cualquiera que sea vuestro nombre.

QUE TODOS VUESTROS DESEOS SE CONVIERTAN EN REALIDAD

Jeshua ben Joseph dijo, cuando estuvo cuarenta días en el desierto: “Apártate de mí, Satanás”. Se estaba dirigiendo a su ego falso. Durante ese proceso en el desierto, él abrazó todas las ciudades del mundo; las poseyó, una por una. Cuando terminaba con una, seguía con la otra, y la otra. Se retiró del desfallecimiento de ellas y, cuando terminó, salió hambriento y sediento, y derecho para una boda.

La verdad es que el Hombre Maravilloso se convirtió en tal por medio de eliminar todos sus sueños. ¿Y qué son  los sueños? ¡ Tentaciones suprimidas! Y no lo hizo con menos vigor, drama y sincera emoción de los que vosotros deberíais estar usando ahora.

Dinero

Entonces, ¿de qué modo regresa todo esto a la independencia financiera? Por medio del conocimiento. Habéis aprendido sobre el oro y los dólares de papel. Los Hombres Grises son sus dueños. Vosotros no.

Por medio de este entendimiento y la razón, saldréis de la visión intolerante y llegaréis a la esfera ilimitada. Sentid deseo de lo que queréis; vividlo; sedlo; saboreadlo; oledlo. ¡Es una realidad!

Nunca deseéis tener dinero para pasar tiempo con Dios. Con toda vuestra mente y todo vuestro ser, desead ser Dios. El resto es incidental.

Sed amables con vosotros mismos. Si estáis ansiosos de salir corriendo a invertir en algo que os hará ricos de la noche a la mañana, invertid en vosotros mismos permitiéndoos tiempo para volver a tomar estos preciosos momentos. Permitios tiempo para ser emocionales, para vivir el sueño, para comer el pastel. Es vuestro. Ved cómo la manifestación se realiza.

Caminad hacia adelante en vuestro destino. Poseedlo, sueño tras sueño, tras sueño.

Y un día, entidad, ya no habrá más qué poseer, porque seréis todas las cosas. Ese es el secreto de cada entidad que llegó a ser Dios y despertó del sueño de ser hombre.

Ramtha – Independencia financiera

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Independencia financiera – Ramtha [Extracto]

  1. Pingback: ¿Cómo reconocer la verdad? Ramtha | ETnoesmiamigo

  2. Pingback: Hipócritas espirituales – Ramtha [Reedición 30-12-16] | Laberinto 2.0

  3. Pingback: La limitación más grande de todas es la actitud – Ramtha | La Salida del Laberinto 2.0

  4. SamBell02 dijo:

    [Canalización Casiopeos]

    R: ¿Nos estás preguntando cómo ganar más dinero?

    P: (L) ¡Sí!

    R: ¡Mi querida Laura! Posees literalmente miles de posibilidades para lograr ese fin, ¿No es así?

    P: (L) ¡Todo cuesta dinero!

    R: Aquí va de nuevo ese prejuicio. Hemos dado mucho alimento para el pensamiento en esa área para ayudarlos a aprender, contemplar, meditar.

    P: (L) Es muy difícil hacerlo cuando una está preocupada en cómo mantener la luz encendida y alimentar a los niños.

    R: Esto es interesante. No puedes meditar o contemplar cuando estás preocupada por tu próxima comida. Entonces creo que esto significa que nunca nadie en la tercera densidad ha podido contemplar o meditar mientras se preocupan por lo que van a comer en la próxima cena. Mmmmmmm.

    P: (L) El punto es que un estado constante de preocupación, otra crisis cada día, la preocupación perpetua, finalmente agota a la persona al punto en el que uno ya no puede concentrarse en otros asuntos.

    R: ¿Quizá uno puede resolver las crisis enfocándose en otros asuntos? Mira, cuando constriñes el flujo, constriñes el canal. Y cuando constriñes el canal, cierras posibilidades. Y haces difícil, sino imposible, ver lo que está ahí. En otras palabras, lo obvio es omitido debido a la constricción del flujo.

    Este es el porqué hemos recomendado evitar todos los rituales, ya que el ritual restringe el flujo, por lo tanto restringe las posibilidades. Y lo que describes es una “situación desesperada”, como ustedes la llaman –y presiones de gran magnitud– las cuales te restringen.

    Pero de hecho, es tu concentración en ello que está restringiendo, no la situación en sí. Y nos damos cuenta que es difícil que enfoques tu atención, o, más importante, que abras el flujo del canal. Pero no es imposible realmente. Especialmente para un individuo tan fuerte como tú. Es lo que eliges hacer, no lo que DEBES hacer. Es lo que ELIGES hacer.

    https://es.cassiopaea.org/2011/07/06/la-onda-capitulo-10-la-verdad-esta-ahi-fuera-pero-%c2%a1no-confies-en-nadie/

    Me gusta

  5. Pingback: Hipócritas espirituales – Ramtha | La Salida del Laberinto 2.0

  6. Pingback: El camino de la ascensión es emocional, no intelectual – Ramtha | La Salida del Laberinto 2.0

  7. Pingback: Cómo crear una manifestación – Ramtha | La Salida del Laberinto 2.0

  8. Pingback: La tentación – Ramtha | La Salida del Laberinto 2.0

  9. Pingback: Siguiendo el camino de los demás – Ramtha | La Salida del Laberinto 2.0

  10. Pingback: Dualidad: buscar pareja – Ramtha | La Salida del Laberinto 2.0

  11. Pingback: Error en la evolución personal: No realizar los sueños | La Salida del Laberinto 2.0

  12. Pingback: Las joyas (metales) tienen memoria – Ramtha | La Salida del Laberinto 2.0

Los comentarios están cerrados.