#R Sobre el suicidio

Realmente usted no necesita acabar con su vida, lo que necesita es acabar con la vida que lleva, que es bien distinto.

Cuando llegue al extremo de plantearse el suicidio como opción real, pruebe a dejarlo todo, absolutamente todo, y vivir libre sin miedo ¿Qué tiene qué perder?

+info relacionada : El hombre que se quiso matar (película de 1970)

Suicidio Espiritual

Cuando se llega a cierto grado de vibración (desarrollo espiritual) se puede elegir morir. OJO con el tema, porque a efectos prácticos es lo mismo. Si bien no lo es de cara a los demás, SI lo es en lo que respecta a usted, no deja de ser un suicidio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a #R Sobre el suicidio

  1. SamBell02 dijo:

    “LO QUE ESTAS HACIENDO ES UN ERROR”

    Muchas personas contaron que su experiencia de muerte clínica las había transformado, pero uno de los casos más asombrosos es el de una mujer de Washington, D.C., que intentó matarse. He aquí su relato:

    Cuando era adolescente decidí matarme porque mi tío me acosaba sexualmente. Tragué un puñado de píldoras y salí al patio. Estaba muy alterada; caí de rodillas y me eché a llorar.

    Luego me sentí mareada y caí de costado. Fue entonces cuando oí una voz. Estaba anocheciendo. Miré a mí alrededor para ver quién hablaba. Allí, de pie a mi lado, estaba mi abuela. Se había matado años antes por sufrir de una dolencia cardiaca crónica.

    Me miró y fue directo al grano.

    -Lo que estás haciendo es un error -dijo-. No debes matarte.
    El sitio donde ella se encontraba estaba muy oscuro, tal vez porque junto a ella había un punto que se iba haciendo muy luminoso, como si un tren viniera por un túnel. La luz me levantó y me estrechó contra sí.

    -No te ha llegado la hora -dijo-. Hay cosas que debes hacer por mí.

    Entré tambaleándome y llamé a la policía, que me salvó. Sólo hablé de la experiencia con amigos íntimos, pues ¿quién más podía entenderme? No creía que hubiera otros como yo.

    La experiencia de esta mujer le cambió la vida en muchos sentidos. Según dijo de algún modo la ayudó a ver un panorama más amplio. Comprendió que, si bien no podía cambiar lo que ya había ocurrido en su vida, el futuro era una pizarra en blanco. Sus calificaciones escolares mejoraron y comenzó a trabajar como voluntaria en hogares para convalecientes. Ahora es enfermera diplomada. “Si elegí una profesión de servicio fue específicamente debido a mi experiencia de muerte clínica”, me dijo.

    ECM: “Salvado por la luz”-Dannion Brinkley [Extracto]

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.