Así es como los lobbies han arruinado tu alimentación

¿Crees que debes reducir grasas y hacer más ejercicio para adelgazar? Quizá te interese saber que eso es un mito de la industria para no señalar a los verdaderos culpables. La pirámide alimenticia no fue un acto de educación sobre la población, fue un acto de marketing para favorecer la industria autóctona.

KIKE VáZQUEZ

Actualmente muere más gente por obesidad que por hambre. Un tercio de la población mundial sufre, como mínimo, sobrepeso (se considera sobrepeso contar con un IMC > 25). Ningún gobierno del mundo ha conseguido reducir esta lacra en las últimas 3 décadas y, según McKinsey, en el 2030 a la mitad de la población mundial le sobrarán kilos. La obesidad es, de hecho, uno de los principales costes de nuestros sistemas sanitarios y no para de aumentar. Da igual que hablemos de países desarrollados o emergentes, estamos ante una epidemia silenciosa y global. ¿Qué está pasando?

(…) Tras meses y meses leyendo estudios científicos sobre nutrición. Mi conclusión actual es que casi todo lo que creemos saber sobre cómo alimentarnos no es correcto y, además, sí existen unos culpables claros en la epidemia de la obesidad.

Si las cosas son como son es, seguramente, por la fuerte presión que han ejercido los lobbies de la industria alimentaria en las últimas décadas. Si a eso le añadimos a gobernantes que han preferido velar por ciertos intereses privados en lugar de por la salud pública, y científicos que venden su voz a cambio de considerables sumas de dinero, ya tenemos el guion de esta historia.

(… ) un amplio poder en los mercados se traduce en poco tiempo en poder político, son pocos los gobiernos que han priorizado las cuestiones de salud frente a los grandes negocios. Tal y como hemos aprendido de experiencias anteriores, como con la del tabaco, cuando una corporación poderosa se lo propone, puede vender casi cualquier cosa a la población.

El azúcar o la harina blanca son adictivos, saben bien y son baratos, la industria no está preparada para prescindir de ellos (sus esperanzas a futuro están puestas en los controvertidos edulcorantes). Sin embargo lo más probable es que sean uno de los elementos más perjudiciales que tenemos en nuestra alimentación actual. Lo más probable es que esa tripa que tienes sea su culpa, no de la falta de ejercicio, no del exceso de grasas. Por supuesto que el deporte es sano, y no hay que caer en dietas extremistas, pero va siendo hora de poner las cosas en su sitio y señalar a los verdaderos culpables. ¿Los ciudadanos? No, las mentiras interesadas que nos han contado.

http://blogs.elconfidencial.com/mercados/perlas-de-kike/2016-11-22/obesiad-diabetes-lobbies-arruinado-alimentacion_1293210/

+info

Food, Inc. 2008

Una ácida y crítica mirada a la industria alimentaria en Norteamérica. (FILMAFFINITY)

Fed Up 2014

Fed Up descubre un sucio secreto de la industria alimentaria estadounidense (azucar), muchos más de nosotros de lo que nadie se podría imaginar enferma por lo que comemos. La cineasta Stephanie Soechtig y la periodista de televisión Katie Couric nos llevan a través de esta potente exposición a descubrir por qué, a pesar de la atención mediática, la fascinación del público con la apariencia, y las políticas del gobierno para combatir la obesidad en los niños estadounidenses, estos niños ahora tienen una esperanza de vida más corta que la de sus padres. (FILMAFFINITY)

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Espiritualidad. Guarda el enlace permanente.