El miedo es un asesino – Barbara Marciniak [Reedición 30-12-16]

Os recordamos que vuestro poder acaba donde comienza vuestro miedo. Si teméis algo, es como si pusieseis un cartel sobre vuestra cabeza que diga: «Bienvenido, te estoy esperando».

La razón de ser del miedo es salvar vuestras vidas, catapultaros al «ahora» para actuar. Muchas veces sirve para apartaros de peligros y dirigiros hacia la mismísima esencia de vuestro Ser vital. Sin embargo, si hacéis del miedo vuestro estilo de vida y emitís la frecuencia de miedo a la vida, acabaréis con vuestro cuerpo y mataréis vuestra fuerza vital. Esto crea estrés, mala salud y envejecimiento. Vuestros pensamientos crean vuestra realidad. Forma parte de la iniciación de la conciencia pasar por la toxicidad y vuestro cuerpo físico necesita pasar por mas preparación y purificación que simplemente por lo que podríamos llamar intento y valor. Si moráis en el miedo lo dispersáis todo. Dispersáis vuestro propio poder. De modo que, para encontraros con algo que es muy poco familiar a vuestra mente lógica, tenéis que mantener la claridad del intento y una tremenda cantidad de valor, seguridad y desparpajo. Todo aquello que os aparta de conseguir algo es simplemente una idea.

El miedo es un asesino. Es una idea que se atasca. Cuando el miedo corre por vuestro cuerpo, éste recuerda a los elementos químicos que van con él a segregarse y llenar todo vuestro cuerpo. Estos elementos activan una espiral descendiente y la idea de la muerte. Básicamente, es así de simple.

El miedo se extiende electromagnéticamente, yéndose de un portador a otro que tenga un patrón o una vibración similar: «Yo pienso como tú. Mándame tus pensamientos». ¿Nos seguís? «Yo también tengo estas creencias de miedo. Estoy confundido y no sé qué pensar de mí mismo. No valgo nada. No tengo poder sobre mi cuerpo.» Este tipo de pensamiento se magnifica de tal manera que es como si colocarais una señal, un póster o una pegatina encima de vuestro campo áurico proclamando aquello que creéis que sois. Los virus se pueden distribuir electromagnéticamente y en un momento dado podéis llenar todo un área metropolitana con ellos. ¿Por qué?   El karma y la vibración de la gente os atrae a vivir en cierta ciudad o en cierto lugar.

Este mismo principio es válido para el corazón. Si el miedo se puede repartir electromagnéticamente, también se puede repartir la apertura del corazón y la idea de la Diosa. Quisiéramos que comprendieseis que siempre hay muchos planes en movimiento. La gente dice: «¿Por qué tienen que moverse vibraciones malas, negativas y bajas por ahí?» Pues, la gente las espera. La gente no se sienta y espera que les sucedan cosas divertidas y buenas. Más bien permanecen tumbados en una mecedora, fumando y esperando a que irrumpa un coche en su sala de estar. ¿Por qué? Porque ven la televisión. Vuestra mayor impresión procede de esta máquina controladora de la mente que, básicamente, os impregna de miedo. El miedo crónico será el asesino. Atraerá todas aquellas cosas que teméis y de las que estáis tan seguros de que os van a pasar. De todas las posibilidades que hay en el mundo ¿por qué elegís la que elegís?

Tierra: las claves pleydianas de la biblioteca viviente [Extracto] – Canalización de Barbara Marciniak

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Espiritualidad, Mensajes. Guarda el enlace permanente.