Oxitocina : la hormona del amor y de la guerra

Esta hormona sufrió el apelativo de “hormona del amor” durante mucho tiempo porque estaba asociada a la consolidación de relaciones sociales humanas de pareja y de la madre hacia su bebé. Ahora, también podemos certificar que es la hormona de los hermanos de armas (…) varios estudios recientes han ayudado a entender cómo se activa esta hormona no sólo en situaciones amorosas. En situaciones más oscuras, como cuando nos envuelven escenarios bélicos o racistas, los humanos también nos servimos de la oxitocina para encerrarnos con más fuerza en nuestra parroquia frente al enemigo o al distinto. http://elpais.com/elpais/2016/12/27/ciencia/1482843235_772600.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia. Guarda el enlace permanente.